Somos expertos negadores de nuestra realidad más profunda

02/07/2018

Empezamos a tomar conciencia de nosotros mismos cuando aprendemos a comprender nuestros sentimientos y emociones.

En este proceso, podemos experimentar diferentes emociones, y en ocasiones puede llegar a ser incluso una experiencia bastante atemorizante. Sin embargo, según vamos tomando conciencia del movimiento de nuestras emociones, vislumbramos más claramente esos impulsos ocultos que nos llevan a actuar de una manera u otra.

Lo cierto es que muchas veces nos comportamos guiados por miedos o enfados rechazados, evitados o no reconocidos. Algo muy similar también a las propias proyecciones en las que cargamos de responsabilidades y atributos propios a otras personas.

No basta con identificar las emociones. Eliminar bloqueos pasa por experimentar de nuevo la emoción y permitir un re procesamiento de la información, desde un espacio de seguridad y confianza. Esto es importante, pues todos sabemos que experimentar determinadas emociones puede ser algo poco agradable. En general, acabamos cortando por lo sano antes de llegar a ese punto. Nuestras resistencias toman el mando presentándose en forma de defensas, pero también impidiendo una autoconciencia, y avance en nuestro proceso personal.

Lo cierto es que cuando tomamos conciencia de los sentimientos rechazados y bloqueados, y los experimentamos, estos acaban reduciéndose. No experimentarlos puede implicar también no verlos, y ser ciegos respecto a nuestro cuerpo y sus sensaciones, nos hace ciegos también en nuestras relaciones familiares, sociales y laborales. En definitiva, nuestra relación con el mundo queda fragmentada y distorsionada por asuntos no trabajados, “enfrentados” u olvidados para nuestra mente, pero no tanto para nuestra realidad inconsciente. Desde esta posición, es mucho más sencillo caer en la adicción, pudiendo acabar adictos al “amor” (amor dependiente), al sexo, a la ansiedad, al juego, al vacío interior, o a cualquier sustancia, actividad o hábito que nos sirva de analgésico emocional.

No saber lo que sentimos significa no experimentar lo que las cosas significan para nosotros. Así, vivimos desconectados de nosotros mismos y de nuestra realidad interna, considerando normal y natural este estado ya desde el comienzo de nuestra infancia. Desde pequeños comenzamos a atacar nuestras propias emociones según lo que el contexto o nuestros padres vayan esperando de nosotros. La comprensión de la emoción queda desviada a nivel mental, pasando a tensar nuestro cuerpo, a disminuir la respiración y a bloquear nuestra capacidad de sentir. Acabamos siendo expertos negadores de nuestra realidad más profunda.

Nosotros, como terapeutas, hemos de comprender además, que en mayor o menor medida, todas las personas cargamos con cierta cantidad de dolor no reconocido y no descargado.

Tomemos nota, debemos aprender a escuchar nuestro cuerpo y trabajar sobre ello. A partir de ahí, nuestros actos y decisiones serán más libres.

 Ángeles Álvarez

Psicóloga, Psicoterapeuta Humanista Integrativa

Periodista y Comunicación, Marketing Educativo y Profesora, Colegio Hélade.

 

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. Alberto dice:

    Me ha encantado tu artículo. Un gusto encontrar algo de sentido común en las redes.

  2. adriana dice:

    Excelente articulo. Muy serio y a la vez agradable de ser leido.

  3. María dice:

    Excelente lo que has manifestado. Claro , preciso, pero por sobretodo has logrado reflexión sobre puntos claves. Me encantó!!!

  4. José Luis Lobete Pastor dice:

    Muybien.Identificamosynreconocemosnuestrasemociones.¿Yluego?

    C.omosesuperalaemocionnegativa?

    • Angeles Alvarez dice:

      Hola José Luis.
      Todo el proceso es importante. Si lo permitimos, llegará un momento en el que más allá de identificar la emoción pasaremos a conectar con la misma. Ese momento es más fisico/corporal que racional. Por ejemplo, desde la Psicoterapia Humanista Integrativa, el terapeuta acompaña al paciente en ese proceso, propiciando al mismo tiempo un espacio seguro en el que se acaba “expresando” esa emoción.
      Por ejemplo, el llanto es una vía de expresión o canalización de la emoción por excelencia, y que sin embargo cortamos su flujo en nuestro día a día.
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies