Mi experiencia por Marta Gómez de la Vega

01/12/2014

Marta Gómez de la Vega

Mi experiencia ha sido realmente maravillosa.
Recuerdo las palabras que dijo el Director del Máster «este máster os va a cambiar la vida» y yo pensé «qué exagerado» y ¡me ha cambiado la vida!!!!

Siempre he sido una persona muy exigente y con una gran capacidad crítica y sin embargo, por más que me he esforzado en sacarle defectos a este máster….finalmente no cabe duda, mi valoración es muy positiva, sorprendentemente no le encuentro ninguna pega importante. Un máster semi presencial que pude realizar con bastante comodidad desde mi lugar de residencia, Murcia. Un máster con un completo contenido teórico, una plataforma telemática cómoda y unos ejercicios muy muy pensados para desarrollar en nosotros las capacidades profesionales necesarias. Realmente puedo afirmar que he aprendido mucho, pero sobre todo, HE DISFRUTADO mucho con ello. Por fin me he quitado el mal sabor de boca que me dejó la carrera, otro máster y otras pequeñas formaciones que en muchos casos lo único que generaron fue frustración y desencanto. Después de este viaje de dos años he llegado al destino deseado. He podido reafirmarme en mi vocación de ayuda, encontrando un enfoque de trabajo humano e integrativo en el que sentirme cómoda.

Decidí inscribirme al máster con el deseo de crecer como profesional. Sentía que no tenía suficientes herramientas terapéuticas para acompañar a la gente como a mí me gustaría, en un trabajo profundo que permitiera cambios a largo plazo. Tampoco sentía que mi abordaje terapéutico fuera completo ni que tuviera el estilo con el que yo sentirme cómoda. Entonces decidí que a pesar de contar ya con formación, la misma seguía siendo insuficiente y decidí apostar por el Máster de Psicoterapia Humanista Integrativa. Y no me arrepiento. La inversión en tiempo, esfuerzo y económica ha merecido la pena. A los pocos meses el cambio fue sustancial. Poco a poco fui adquiriendo mayor confianza y seguridad, hasta sentirme en la actualidad, sin que me dé vergüenza decirlo, una gran psicoterapeuta. Me ha cambiado la vida a nivel profesional, pero sobre todo destacaré que me ha cambiado la vida a nivel personal. El trabajo terapéutico personal ha sido intenso y aunque al principio no me gustó que fuera un requisito imprescindible hoy estoy agradecida pues ha supuesto una oportunidad para adentrarme en mí, descubriendo mis carencias y también desarrollando mis potencialidades. Desde un entorno protector y amoroso he crecido como persona infinitamente. He trabajado mucho, con entrega, compromiso y dedicación y estoy muy orgullosa de mí misma y de la profesión que he elegido. Amo esta profesión y me encanta haber encontrado una forma de acompañar a las personas desde lo que yo soy, desde lo auténtico, lo genuino, lo creativo, lo relacional. Desde el amor.

No puedo terminar mencionando lo importante que ha sido para mí compartir este camino con un grupo de personas que para mí son ya mi familia. Ha sido maravilloso ser testigo de su crecimiento; a nivel personal y profesional y ha sido increíble sentirme parte de este sueño conjunto; el de la psicoterapia/counselling humanista integrativa.

Cada fin de semana era un soplo de aire fresco en mi vida. Ha sido la primera vez que yo he conocido y experimentado el valor mismo del respeto, la seguridad, la intimidad y el amor incondicional. Eso es lo más grande que me llevo. Un grupo de personas (profesores/as y compañeros/as) que me han sostenido, acompañado, motivado, incentivado. Mirándome, reconociéndome, permitiéndome ser con lo bueno y lo malo, con mis fortalezas y con mis miedos. El recuerdo en mi piel de todas las experiencias compartidas lo llevaré conmigo siempre y por la posibilidad de haber vivido esta experiencia doy gracias a la vida. Gracias por ser inquieta, por no conformarme, por desear crecer y buscar lo que intuitivamente sabía que estaba esperándome. Gracias por encontrar el folleto del Instituto Galene, gracias por vencer el vértigo de la gran inversión económica. En su día intuí con fuerza que iba a ser bueno para mí y no me equivoqué… Tomé la mejor decisión…

Marta Gómez de la Vega
Psicóloga-Psicoterapéuta humanista integrativa

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies