Enfrentarse al monstruo

03/07/2015

José Zurita

José Zurita

Hace poco más de un mes Maca (mi mujer) y yo estábamos en un momento excelente de nuestras vidas. A unos días de celebrar los 60 años de Maca, con ilusión, ella preparando la fiesta, y los demás sus regalos. Trabajando más de lo deseado, pero en conjunto podríamos decir que “todo estaba bien”. Satisfechos en lo profesional, tranquilos y contentos en lo familiar, bien con nuestros amigos, genial como pareja…

Y de pronto, como si de un Tsunami repentino e inesperado se tratase, la vida nos dio un bofetón en plena cara y apareció el monstruo.

Fuimos juntos a recoger el resultado de una prueba médica rutinaria de Maca y aparece el nombre del Monstruo: Cáncer.

No nos lo podíamos creer. No dábamos crédito a la frase que venía detrás de la palabra Diagnóstico, escrita en negrilla al final del informe de la mamografía. ¿Pero cómo puede ser?, nos preguntamos. Nos miramos y nos abrazamos conteniéndonos y protegiéndonos el uno al otro. El impacto fue brutal. Corrijo: el impacto es brutal. Las consecuencias de esa palabra en el informe y el resultado de todas las pruebas que rápidamente le sucedieron son brutales.

Saliendo de la natural primera reacción de negación, enseguida comenzamos a actuar. Al principio conmocionados pero con un Adulto activo que pensaba y tomaba decisiones para comenzar el enfrentamiento con fuerza y celeridad. De manera alternativa a nuestros momentos adultos aparecía la rabia generada por la agresión a nuestras vidas y las de nuestro entorno afectivo.

En esos momentos piensas en ella y en ti. Y enseguida en lo que sentirán nuestros hijos, mi suegra, nuestros hermanos, nuestros pacientes, amigos, familia, etc.

Al día siguiente al primer impacto, antes de iniciar el recorrido de médicos y pruebas diagnósticas, hice una llamada a Antonio Conejos (excelente sanador energético junto a su compañera Tuti) que enseguida se puso en disposición de ayudarnos y comenzó un tratamiento de energías que, estoy convencido, nos ayudará a resolver. Ya en esa primera sesión trabajamos el conflicto que estaba por debajo e iniciamos el tratamiento.

El siguiente paso, dos días después, con una excepcional homeópata experta en cáncer Lola C. Iniciamos otros tratamientos alternativos que darán su beneficio.

Cambió nuestra vida en unos minutos. Todo se trastoca. Comienzas a pensar en recolocarte y reestructurar tu vida, pero todos sabemos que los tsunamis tienen replicas, y las pruebas y las visitas al oncólogo te sacuden bofetadas de realidad cada vez que te enfrentas. Te vas dando cuenta de la magnitud del monstruo que tienes delante. Cada vez que te tiran te vuelves a levantar, y la energía con la que te enfrentas es cada vez mayor y más decidida.

Cambia tu visión del mundo y, sobre todo, tus prioridades. Todo lo anterior queda relegado a lo único importante, como dice Pedro el oncólogo. Agradeces muchísimo el trato cercano y amoroso de las enfermeras y médicos de la unidad de mama de la Beata (Hospital privado de Madrid llamado de la “Beata María Ana de Jesús”) estupendamente dirigida por el reputado Dr. Pedro Aramburo al cual, aunque tan sólo acabamos de empezar, estamos muy agradecidos.

También agradeces muchísimo las infinitas muestras de amor de todas las personas que nos quieren y que, cuando se enteran de la noticia, nos envían por todas esas vías nuevas de comunicación que la tecnología nos facilita en este momento.

Ante el deseo de poner todo lo que esté de nuestra parte para vencer la lucha hemos iniciado en paralelo al tratamiento oncológico de la medicina alopática, varios tratamientos de medicinas complementarias que nos permitan no sólo dar con más fuerza y desde más sitios, si no también tener una mejor calidad de vida durante el proceso.

Por decisión propia y recomendación de todos hemos decidido seguir con una vida normal, mejorando el descanso de Maca y extremando los cuidados. Eso es bueno para ella y para mi, ya que no sabríamos quedarnos al margen esperando que todo pase. Tampoco sería bueno.

Antes de que se le cayera el pelo, Maca decidió rapárselo, y yo decidí que la acompañaría. Una mañana de fiesta en Madrid de hace unos días nos pusimos manos a la obra. Lo que pudo ser un momento duro y dramático se convirtió en unas risas, momentos de intimidad de pareja que nos unió y con lo que nos divertimos. Después hicimos un video – selfie y compartimos nuestra nueva imagen sin pelos. Fue un acto conmovedor para nosotros y para nuestro entorno con quienes lo compartimos. Las devoluciones cargadas de amor nos hicieron mucho bien.

Si antes de esto me sentía enamorado de Maca, ahora es mucho más. Mi Amor por ella se acrecienta día a día. Cada vez que la miro siento más intensamente lo que nos une, lo que la quiero. En cada paso que doy en mi vida, ahora ella está más presente, más necesaria, más conectada. Mi pareja y mi relación ha tomado mayor protagonismo si cabe en mi vida. El amor en cada momento se muestra como lo más importante y lo que nos une. Más amor y más unión cada día.

Los dos creemos que el amor es el mejor aliado de la curación. Queremos que este periodo de tiempo de enfrentamiento esté impregnado de amor, y ahora mismo estamos llenos gracias a todos los que nos rodean y nos lo ofrecen.

Gracias.

José Zurita

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies