Derribando barreras

01/02/2012

jose zurita

José Zurita

No creo que mucha gente se sorprenda si digo que en la infancia tomamos decisiones que nos hacen ser como somos, y que en muchos casos permanecen activas durante el resto de la vida.

Realmente estamos continuamente tomando decisiones según experimentamos en nuestro día a día, aunque efectivamente las decisiones de la infancia sean mucho más profundas y tengan mucho más calado en la formación de nuestra personalidad.

Aprendemos de nuestra experiencia, de la interacción con el medio y por supuesto de lo que incorporemos de la vivencia familiar. También tiene su importancia lo que aprendemos en la escuela, instituto y universidad. Cuando empezamos nuestra vida laboral el nivel de nuevos conceptos y decisiones. En la adolescencia aprendemos de cómo es la vida y sobre todo lo social, y también tomamos decisiones que quedarán activadas… hasta que algo las desactive…. pero no será fácil.

Las decisiones de supervivencia son todavía más difíciles de cambiar, pues se fijan en momentos en los que la vida está en peligro y el riesgo a saltarse lo que allí y entonces se decidió adquiere tintes dramáticos en la fantasía. Para resolver éstas necesitamos lo que conocemos por Redecisión, y para lograrla sólo conozco dos caminos: Una psicoterapia profunda (logrando una protección terapéutica tan sólida y poderosa que nos permita dar ese paso desde esa máxima seguridad), y redecidir en una situación de cercanía a la muerte (en la que, ante un peligro de muerte tomamos nuevas decisiones de supervivencia que nos permiten evitar el peligro).

A partir de aquí me gustará mostrarte el camino para ir cuestionando esas decisiones (excepto las de supervivencia) que un día de tu pasado tomáste y que todavía, aunque a veces de forma inconsciente, siguen activadas. Las habrá con mayor o menor trascendencia o importancia en tu vida presente, pero inevitablemente limitan tu vida.

No puedo hacer…, no sé cantar, no le gusto a los demás, soy aburrido, no soy capaz de…, es imposible que yo…, soy lento, soy frágil y enfermizo,… la lista podría ser interminable. No te quedes con que es imposible, cuestiónatelo y afronta el reto. Demuestra que para ti sí es posible.

Lo que decidiste en el pasado fue en relación con tus circunstancias de aquel momento. Ahora eres distinto, has cambiado y también las circunstancias de aquel momento desaparecieron. Hoy eres otra persona y puedes afrontar cualquier objetivo que te propongas.

Te propongo que cuando termines este párrafo, cierres los ojos por un momento y que pienses en algo que no puedes hacer o conseguir por una decisión que tomaste en el pasado (que no sea una decisión de supervivencia). Una decisión que toma forma de creencia, que tienes desde hace tiempo y que te impide realizar algo que te gustaría.

¿La tienes? Formúlala en una frase lo más concreta posible, repítela mentalmente un par de veces más, ¿cómo te sientes cuando escuchas esa frase?, ¿desde cuando te acompaña? Piensa cuántas cosas te has perdido por esta creencia limitadora.

Ahora lo que te sugiero es que la formules en positivo. Prueba las veces que necesites hasta que acuñes la frase adecuada. Repítela varias veces hasta que te suene bien. ¿Cómo te sientes? Deja que el poder de esta frase positiva y poderosa te llene y dé fuerza a tu interior.

A continuación te propongo que imagines tu vida presidida por esa frase positiva y poderosa. Visualiza las actividades que ahora están a tu alcance. Disfruta de todo lo que ahora puedes hacer que antes no podías.

Y ya no te queda más que hacer realidad esto que has imaginado. Convéncete de esta nueva realidad y pasa a la actuación. Llévala a término. Al principio puede que te cueste un poco más de energía, pero enseguida lo harás fluidamente. Cuenta con tu poder para cambiar y crecer. Piensa en positivo y cree en ti. Las barreras están para ser derribadas.

Espero que os guste este número de BONDING y lo difundáis entre vuestros amigos y colegas (animarles a suscribirse y así les llegará gratuitamente cada mes) y ya sabéis que estamos permanentemente en www.bonding.es

Un abrazo a tod@s.

José Zurita

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies