Adaptaciones de la personalidad

01/02/2004

Resumen

Los tipos de personalidad y los acercamientos psicoterapéuticos para cada uno, están representados en el marco conceptual de las adaptaciones de personalidad y en las “puertas” a la terapia.

Condensando la psicopatología y la desadaptación en 6 clasificaciones (Histérica, Obsesivo-compulsiva, Esquizoide, Antisocial, Pasivo-agresiva, y Paranoica), el autor describe los acercamientos respectivos para hacer contacto (la puerta abierta) y aquellos que hay que evitar (la trampa) con el cliente. También sugiere la dirección continua para cambiar (la puerta Objetivo) con cada una de las adaptaciones de la personalidad. La influencia de mandatos y contramandatos en la formación de las distintas adaptaciones de personalidad es esbozada aquí con las características de cada uno. Se citan extractos de las sesiones de terapia de los autores para ilustrar los acercamientos e intervenciones usados con cada adaptación de personalidad.

Este modelo de terapia es valioso para el entrenamiento de individuos para llegar a ser terapeutas y para terapeutas en práctica que han alcanzado un punto muerto con su cliente.

Una forma de entender cómo la gente llega a ser de la forma que es y funciona como lo hacen es examinando los tipos de personalidad básicos en el contexto del marco de AT. El contacto con el cliente se facilita aprendiendo de las características de su personalidad y patrones de adaptación; un proceso que cual ayuda a clarificar los interrogantes del terapeuta.

Ya que cada tipo de personalidad tiene su propio patrón, el terapeuta debe entender el área en la que cada cliente invierte la máxima energía, tanto si es en los sentimientos, pensamientos o en comportamiento como introdujo inicialmente Erskine. Este artículo presenta el concepto de las adaptaciones de personalidad y sus respectivas “puertas” las cuales permiten al terapeuta hacer un contacto inicial efectivo e “ir con la resistencia”. En esencia, sugiere la dirección que el terapeuta debería tomar en la relación y tratamiento con el cliente.

Desarrollo

Según el Doctor Eric Berne, la personalidad puede estar dividida en 3 estados del yo: el Padre, el Adulto y el Niño. El niño nace de los padres con los 3 estados del yo. Tradicionalmente en nuestra cultura, la madre ha tenido la responsabilidad de cuidar de su indefenso recién nacido e inicialmente funciona en una simbiosis normal con el bebé. Cuando el bebé llora la madre debe pensar por él, averiguar lo que está mal, y resolver los problemas. Si sus necesidades biológicas y emocionales son satisfechas, el niño crece física y emocionalmente, y en el proceso, aprende a pensar. Sin embargo, este pensamiento inicial es primario e intuitivo más que cauteloso, objetivo o secuencial. A medida que el niño continúa creciendo también aprende cómo cuidar a otros, y al hacerlo, aprende cómo cuidarse a sí mismo. Gradualmente, su pensamiento se vuelve más sofisticado y abstracto al tiempo que aprende a cuidar a la gente a través de jugar a ser papás y mamás. La mayoría del aprendizaje de cómo pensar, así como de cómo cuidar de los demás, es un desarrollo natural de la relación del niño con sus padres y otras figuras de adultos importantes en su vida. Si las necesidades biológicas y físicas han sido satisfechas crecerá con normalidad, aprenderá a pensar claramente, a cuidar de otros y de sí mismo efectivamente. Las dependencias simbióticas no existirán más y gradualmente el niño llegará a ser autónomo.

Cuando el niño está totalmente absorto en sus necesidades y el mundo responde a sus llantos, es, de alguna forma, más poderoso de lo que lo será nunca. Pero la realidad, por supuesto, es que una persona no siempre tendrá todas sus necesidades satisfechas. Por consiguiente en el proceso de crecimiento los niños deben adaptarse al mundo que le rodea y deben elegir uno de los tres posibles caminos. Pueden permanecer indefensos y pequeños, de ese modo invitando a otros a continuar cuidando de ellos a través de que estos piensen por ellos. Un segundo modo de adaptación es cuidando a otra gente, agradando a otros y siendo servicial. Una tercera forma es siendo hiriente o rebelde con una actitud de “lucharé contra ti” o “no me puedes”.

Aquellos que aprenden a cuidar a otros puede que lo empiecen a hacer muy pronto en la vida; tan pronto como a la edad de 3 ó 4 años. Si uno de los padres está en una situación indefensa el niño invertirá los roles, y de un modo rudimentario, pensará y cuidará del padre indefenso. Aquellos que se adaptan siendo hirientes o rebeldes continúan durante todas sus vidas enganchando con gente que intenta hacerles hacer o pensar de cierta forma y ellos continúan su batalla. La gente se adapta fundamentalemente en uno, pero en alguna medida, hasta en dos de esto caminos y continúan adaptándose una y otra vez conforme viven sus vidas.

Mandatos e Impulsores

En el proceso de crecimiento los niños reciben 2 clases primarias de mensajes de los padres y de otros adultos significativos; mandatos e impulsores (mensajes de contraguión) los cuales influyen de forma más específica en la adaptación de la personalidad. Los mandatos transmitidos por los padres muy temprano en la vida del niño en desarrollo le dicen qué no hacer, cómo comportarse, pensar y cómo sentirse. Desarrollado por Robert Goulding (1972), el mandato es un concepto extremadamente útil para entender cómo la gente llega a ser como son y cómo su crecimiento emocional es impedido y obstaculizado. Enumera 13 mandatos: NO; NO SEAS; NO ESTES CERCA; NO ESTES BIEN; NO ESTES SANO; NO SEAS NIÑO; NO SIENTAS; NO CREZCAS; NO PIENSES; NO PERTENEZCAS; NO TENGAS ÉXITO; NO TE DIVIERTAS; NO SEAS IMPORTANTE. Ciertas combinaciones de mandatos resultan en un tipo específico de adaptación de personalidad. Además, algunos como NO SEAS y NO TENGAS ÉXITO (los más dañinos y destructivos) contribuyen a una mayor adaptación patológica que otros.

Terapia

Dados estos 2 tipos de mensajes como determinantes del comportamiento, el niño entonces elige uno (o más) de los 6 principales tipos de personalidad como su modo de adaptación, aunque muchos individuos no son tipos puros. Los niños reciben mensajes de los padres (u otras figuras adultas significativas) que no son tipos puros, generalmente llegan a ser una mezcla de dos tipos principales de personalidad con una adaptación de personalidad primaria y una secundaria.

Los 6 tipos son: la personalidad Histérica; la Obsesiva-Compulsiva; la Esquizofrénica; la Antisocial (o en vieja terminología, la Sociopática o Psicópata); la Pasivo-Agresiva; y la Paranoica. Otros tipos enumerados en el Manual de Diagnóstico y Estadística III (1980) no parecen ser claras adaptaciones de personalidad. (Remitir a la tabla 1).

La Personalidad Histérica

Las personalidades histéricas invierten su energía, en su mayor parte, en sentimientos. Ellas demuestran estimulación, inestabilidad emocional y hiperreacción. A menudo son calificados como dramáticos cara a la obtención de la atención y a menudo con comportamiento seductor. Los histéricos son descritos como inmaduros, egocéntricos y presumidos. Aunque son excitantes y divertidos para estar con ellos, las relaciones con estas personas pueden ser difíciles. Ellos se enganchan con otros, permanecen cercanos, llegan a ser dependientes e invitan a conflicto en la persona de la que son dependientes. Su impulsor número 1 es COMPLACEME o COMPLACE A OTROS. Su impulsor número 2 es INTENTALO DURO o DATE PRISA, o el contrario. Los mandatos que impiden el crecimiento son NO CREZCAS, NO PIENSES y normalmente, NO SEAS IMPORTANTE. Los mensajes a menudo vienen de los padres del mismo sexo. Si el histérico es un hombre, a él probablemente le han dado el mandato de NO SEAS TU o NO SEAS DEL SEXO QUE ERES, mandatos que puede que lo dirijan a una adaptación homosexual.

Para hacer contacto con personalidades histéricas e invitarlos a cambiar, el terapeuta comunica y conecta con ellos primero a un nivel de sentimientos, que es donde su energía está invertida. Él entonces invita al histérico a cambiar a través de su puerta objetivo (sus procesos de pensamiento) y es cuidadoso al relacionarse con ellos desde un OK más que desde una posición superior. La Puerta Trampa a evitar es el comportamiento del histérico, el cual normalmente ocurre en el nivel inconsciente. Si el terapeuta confronta su comportamiento intentando hacerlo cambiar, él terapeuta se estancará y errará con el cliente.

2004-02-01

Adaptaciones de la personalidad (Tabla 1)

Por otro lado, si el contacto con histéricos es hecho en el nivel de los sentimientos y son invitados a pensar, el terapeuta finalmente tratará sus comportamientos, donde ocurrirá el cambio mayor. A medida que ellos aprenden a pensar y a sentirse bien acerca de sus pensamientos, las personalidades histéricas también aprenden a apreciar las caricias condicionales por actuar y hacer, lo cual llega a ser crucial en el crecimiento de sus vidas.

En una reciente entrevista que tuve con una joven chica histérica, yo estaba asombrado por lo atractiva, encantadora, mona y emocionalmente energética que era. A medida que se inclinaba sobre mí, contactamos emocionalmente cuando la encontré juguetonamente a un nivel de sentimientos. Mi primera intervención terapéutica después de que esto ocurriera fue cuando hice comentarios sobre su pensamiento. Ella incluso dijo, “Todo lo que tengo que hacer es pensar y esto es para lo que necesitaba tiempo para hacer”. Mientras ella hacía esta afirmación significativa, yo anclaba o reforzaba su pensamiento inclinándome y tocando su brazo.

Al continuar hablando, ella claramente demostró su impulsor COMPLACEME utilizando frases como “Tú sabes” y “Yo creo” y “Es cierto”. Varias veces interrumpí su impulsor DATE PRISA para invitarla a pensar claramente y para cerrar su proceso de pensamiento mientras ella empezaba a resolver un problema. A medida que ella mencionaba la furia que sentía acerca de la relación simbiótica que tenía con su madre yo la acaricié, intervine y acabé la sesión diciéndole que la forma de encontrarse mejor es creciendo, pensando y llegando a estar separados.

El Obsesivo-Compulsivo

El homólogo de la personalidad histérica es el obsesivo-compulsivo. Caracterizado por su conformidad, el conformismo de los obsesivo-compulsivos a las reglas y regulaciones, posee una conciencia abiertamente estricta y son sus propios peores críticos. Al invertir considerable energía en deberes, encuentran muy difícil relajarse. Una mayor indicación de su éxito de tratamiento ocurre cuando aprenden a relajarse y a jugar.

El impulsor número 1 para los obsesivos-compulsivos es SE PERFECTO con el impulsor número 2 frecuentemente SE FUERTE o ESFUERZATE DURO. Muy pronto en la vida reciben el mandato NO SEAS UN NIÑO y lo aceptan suprimiendo sus sentimientos. Un segundo mandato recibido por los obsesivos-compulsivos es NO SIENTAS o NO SIENTAS CIERTAS COSAS, particularmente NO SIENTAS ALEGRIA. Ellos también recogen un mensaje NO ESTES CERCA el cual les causa la lucha en las relaciones. Sin embargo, a pesar de esta lucha y sus dificultades con sentimientos de diversión, ellos desean mucho tener relaciones cercanas. El terapeuta debe tener mucho cuidado cuando trabaje con obsesivos-compulsivos ya que ellos integran información muy bien al nivel cognitivo, pero no al nivel de los sentimientos.

En el salón de baile ellos pueden ser vistos riendo y aparentemente divirtiéndose, pero en sus mentes estarán diciendo, “1,2,3, a 1, 2,3”, todavía trabajando en la diversión, trabajando duro para actuar bien.

Perfeccionistas, brillantes y organizados, los obsesivos-compulsivos invierten su energía en su mayor parte en pensar (su Puerta Abierta). El terapeuta debería primero acariciarlos para pensar en algo como “Dios, estoy realmente impresionado con la claridad de tu pensamiento”. “Mientras estabas pensando eso, ¿qué estabas sintiendo?”. El obsesivo-compulsivo es probable que responda con “Bien, estaba pensando”, y el terapeuta tendrá que intervenir con “Sé que eso es lo que estabas pensando, ¿pero qué estabas sintiendo?

La Puerta Cerrada para los obsesivos-compulsivos es su comportamiento. Si el terapeuta cae en la trampa de decirle a este individuo que cambie un modelo de comportamiento, es probable que no se produzca ningún cambio como resultado. Por ejemplo, sencillamente diciéndole al individuo compulsivo que tiene una fobia de lavarse las manos para que pare de lavarse las manos, es en vano. Primero él debe ser invitado para moverse desde su Puerta Abierta de pensamiento a la Puerta Objetivo del sentimiento, antes de que resulte ningún cambio de comportamiento.

La siguiente interacción la tuve con una mujer de mediana edad obsesiva-compulsiva, durante una sesión de terapia de grupo, además ilustra esta adaptación de personalidad.

Después de decirme cómo era de exigente consigo misma, ella empezó a balancearse, proporcionándome la oportunidad de concederle permiso y ánimo para sentir. Moviéndose además en la Puerta Objetivo del sentimiento aprendí el lenguaje de su cuerpo, mientras ella acariciaba su pierna con su mano, y le pedí que pusiera palabras a su mano, a la cual ella respondía. Mientras ella experimentaba lo que estaba sintiendo, yo me moví atrás y la acaricié por pensar y por cuidar de ella misma tan bien. Yendo un paso más allá, la invité a pedir a miembros del grupo que cuidaran de ella.

Durante esta sesión, las tendencias perfeccionistas del cliente, la inhibición, el conocimiento de cómo cuidar de otros, la falta de permiso para ser un niño, y la supresión de sentimientos, todos los cuales la ayudaron cuando era una niña, fueron bastante obvios. Como niña, ella había aprendido literalmente a ser una adulta mientras incurría en la dificultad de estar cerca, divertirse y permitir a otros cuidar de ella. Sus impulsores SE PERFECTA y SE FUERTE eran muy evidentes en la comunicación simbólica como, “Lo debería hacer perfectamente”, “Eres responsable de hacerlo todo” y “Si eres lo suficientemente buena, todo irá bien”, (SE PERFECTA) Y “No debes mostrar tus sentimientos”, y “Debes cuidar de ti misma y no ser vulnerable”, (SE FUERTE).

Guiándola desde su puerta abierta de pensamiento a través de su puerta objetivo del sentimiento, y finalmente a la puerta del comportamiento, el comportamiento emocional correctivo fue experimentado a través de que pidiera que la cuidaran y entonces permitiéndose ella misma ser cuidada.

Moviéndonos de este modo, de pensamiento a sentimiento y finalmente a los sentimientos placenteros de diversión, es la meta global del tratamiento para los obsesivo-compulsivos.

La Personalidad Esquizoide.

Vamos a considerar próximamente la adaptación de la personalidad esquizoide y sus características. Los individuos esquizoides son pasivos y particularmente pasivo introvertido. En la discusión de la pasividad, Jackie Schiff (1971) dice que la comprensión y la confrontación de la pasividad es el secreto del tratamiento para los esquizoides. No sólo son introvertidos de un modo pasivo, sino que también sueñan despiertos y se involucran ellos mismos en actividades pasivas. Si son esquizofrénicos, tienen alucinaciones, permanecen separados y evitan la cercanía y situaciones competitivas. Tímidos y abiertamente sensibles, los esquizoides son también con frecuencia descritos como excéntricos.

Al evitar el contacto con otros, ellos parecen extraños por su introversión y su aislamiento en su propio mundo.

El impulsor número 1 del esquizoide es SE FUERTE y el impulsor número 2, ESFUERZATE DURO o COMPLACE A OTROS. El COMPLACE A OTROS es una adaptación para enganchar con otros de un modo dependiente o simbiótico, por lo que ellos no tienen que ser activos, hacerse valer ellos mismos o tomar sus propias decisiones. Ellos reciben el fuerte mandato de NO TENGAS ÉXITO o por supuesto NO TENGAS ÉXITO CON LAS RELACIONES. Ellos SE SIENTEN AMOROSOS O CARIÑOSOS y NO TIENEN SENTIMIENTOS SEXUALES. Otros mensajes relacionados con NO TE DIVIERTAS, que el esquizoide recibe son NO PERTENEZCAS, NO TE LLEVES BIEN CON OTROS. Este es dirigido para funcionar de una forma aislada o de una forma de no pertenencia a relaciones dependientes con otra gente, con un sentimiento de ser diferente y marginado. Algunos esquizoides con el mandato NO ESTES BIEN (NO ESTES SANO, SE LOCO) y que demuestran un comportamiento psicótico, tienen la enfermedad de la esquizofrenia.

La puerta abierta para los tipos de personalidad esquizoide es su aislamiento, comportamiento pasivo donde ellos invierten su energía. Su puerta objetivo es el pensamiento y empiezan a sentirse bien en su mayor parte cuando aprenden a pensar claramente, esto es, aprender cómo resolver problemas y llegar al final de sus pensamientos. Su escotilla es sentir, particularmente sentimientos negativos. Si los pacientes esquizoides están con sentimientos negativos y el terapeuta intenta conectar con ellos a través de esa puerta, sus sentimientos negativos se refuerzan y el proceso terapeutico se bloquea. Se debe recordar que la cura de los esquizoides es un proceso lento, concienzudo, dando sólo pequeños pasos en cada momento.

El siguiente describe a uno de los esquizoides más severos con los que nunca he trabajado e ilustra el acercamiento de arriba.

Este cliente había sido hospitalizado porque no podía mantener un trabajo. Cuando se relacionaba con otra gente en el trabajo, se convertía en introvertido, “tan cortado y nervioso” que era incapaz de conducir un coche o funcionar con normalidad. Cuando le pregunté cómo mostraba él su nerviosismo, él respondió, “tiro mucho de mi rodilla”. En vez de querer trabajar, a una parte de él “le gustaría sentarse y escuchar la radio y dormir, levantarse y terminar con el día, y volver a la cama”. La timidez, la introversión, la separación del cliente y su “vivir en su propio mundo” eran particularmente notables en esta entrevista.

El impulsor SE FUERTE era evidente en la falta de emoción de este cliente. El COMPLACER A OTROS salía a la superficie, mientras él se adaptó a mis invitaciones, incluso repitiendo algunas de mis palabras, a su propio pensamiento. Los mandatos NO SIENTAS, NO TE DIVIERTAS Y LOS RESULTADOS de NO ESTES SANO eran claramente vistos. Un NO CREZCAS y un NO PIENSES, estaban indicados por su incapacitación y rechazo a tomar responsabilidad de él mismo. Finalmente un NO PERTENEZCAS era evidente por su introversión con otros.

Ya que su nivel de energía era muy bajo, tuve que poner bastante de mi parte en la sesión para avanzar con su pasividad introvertida, su puerta abierta de comportamiento. A medida que entraba en su mundo, le invité a su puerta Objetivo de pensamiento, de ese modo forzándolo a moverse de un estado pasivo a uno activo. Entonces concluí la entrevista invitándolo a apropiarse de su comportamiento pasivo. Cuando lo hizo, estuvo preparado para cambiar y sentirse bien. Una vez que el esquizoide empieza a sentirse bien llega a ser insistente y experimenta sentimientos positivos y empieza a relacionarse con otros.

La Personalidad Antisocial.

La próxima adaptación de personalidad es la Antisocial o Desorden de Carácter (C.D), formalmente conocida como el sociópata o psicópata. En conflicto con la sociedad, los antisociales tienen una tolerancia baja a la frustración, problemas con las con las reglas y normas y tienen frecuentes problemas con las autoridades legales. La característica más importante a menudo pasada por alto en los antisociales, es la búsqueda de excitación y drama, ya que estar en contacto con los sentimientos requiere demasiado esfuerzo. El antisocial puede ser además descrito como egoísta, irresponsable, impulsivo, e insensible o inflexible. Pero, ellos son también encantadores y astutos y expertos en complacer a otra gente por conseguir lo que ellos quieren para ellos mismo. Ellos a menudo fuerzan, pegan y de otra manera engañan manipulando a otros para conseguir lo que ellos quieren.

El impulsor número 1 del antisocial es SE FUERTE, un impulsor que necesitaban para hacer frente en su temprano mundo a la privación emocional. Su impulsor número 2 es COMPLACE A OTROS, porque la parte inteligente de ellos es decir, “te agradaré y estaré de acuerdo contigo, si hago esto de forma efectiva, puedo conseguir que hagas lo que quiero que hagas”. Sus mandatos son una mezcla de NO SEAS UN NIÑO y NO SIENTAS o NO SIENTAS CIERTAS COSAS. Ellos están particularmente guiados para no sentir miedo o tristeza. De forma interesada, ellos también consiguen un NO PIENSES (o NO PIENSES EN TERMINOS DE FUTURO) o NO RESUELVAS PROBLEMAS, a pesar del hecho de que ellos aprenden muy rápido de forma sobresalientemente inteligente y a poner en ridículo a otros.

Los antisociales explosivos también tienen un NO TENGAS ÉXITO, pero a pesar de cuán listos o cuán inteligentes sean ellos siempre son cazados, lo cual es parte de su programación. El otro mandato claro que ellos tienen es NO ESTES CERCA, o más apropiadamente NO PERMANEZCAS CERCA. Ellos son maestros en dar una fachada superficial de cercanía y conectan rápido con otros, pero su relación no dura. Ellos usan a los demás y cambian su camino. Los antisociales son particularmente propensos a atraer a histéricos y a conectarse rápidamente con ellos.

La principal puerta abierta de terapia de los antisociales en su comportamiento agresivo activo. Ellos viven a costa de los demás y los derriban para conseguir lo que ellos quieren y son muy agradables y astutos. El terapeuta empieza confrontando este comportamiento y entonces se dirige a su puerta objetivo, el sentimiento. Ya que la Puerta Trampa de los antisociales es el pensamiento, debería ser evitado debido a su poca sinceridad, rápido e inteligente pensamiento y la habilidad para superar al terapeuta. Por consiguiente, su comportamiento debe ser confrontado y ellos deben conectar con sus sentimientos, permitiéndoles pensar de forma diferente. Esta es toda la base para el Juego de Synanen y el modelo Aeskalepian, desarrollado por Marty Groder, el cual está diseñado para confrontar el comportamiento, analizar las defensas, dejar a los antisociales abiertos a sus sentimientos y después invitarlos a pensar.

Lo siguiente es un extracto de una entrevista con un joven hombre antisocial que no estaba demasiado irritado. Por consiguiente, yo era capaz de confrontar su comportamiento e invitarlo a estar en contacto con sus sentimientos sin ser tan directo como el terapeuta que a menudo tiene que serlo con un antisocial. Empecé la sesión confrontando su comportamiento de una forma juguetona, pero hablando en términos sobre los que él conocía, sus respuestas evasivas resbaladizas. Su impulsor SE FUERTE y su modelo de mantener cosas fuera de él mismo eran bastante evidentes, a medida que usaba la palabra “ello” una y otra vez. En el momento oportuno, me moví a su puerta objetivo de sentimientos con la pregunta, “¿Qué sentías?” y por un segundo vi la tristeza en sus ojos. Sin embargo, él huyó rápidamente de sus sentimientos a su estructura de defensa, un muro resistente que él había aprendido a construir alrededor suyo para sobrevivir. Para cubrir su tristeza él rió abiertamente a mi confrontación. Sin embargo, una vez que hizo contacto conmigo y aceptó mi confrontación, yo sabía que podía invitarlo a cambiar, y esta vez confronté su terquedad. Recurriendo a la evitación, él respondió con, “Yo no pretendo ser inflexible”. Yo permanecí con él y él continuó evadiendose. Finalmente, fui capaz de contactar con él en un nivel de sentimiento auténtico. Era bastante evidente en la entrevista su economía de caricias negativas, caracterizadas a través de captar la atención de una forma negativa, lo cual es típico de los antisociales.

A medida que empiezan a cambiar sus modelos de caricias, los antisociales a menudo sienten un déficit porque ellos no saben cómo obtener reconocimiento y caricias positivas. Cuando se trata a un antisocial como a éste, la mayor meta es quitarle la costumbre de un modelo de caricia negativo y enseñarle uno positivo.

La Personalidad Pasiva-Agresiva.

Un quinto tipo de adaptación de personalidad es la Personalidad Pasivo-Agresiva. Caracterizada especialmente por la pasividad agresiva (agresiva de modo pasivo), los pasivos-agresivos están enfadados y resentidos con el mundo, son obstructores, que hacen pucheros y son tercos. Otros sienten resentimiento, además de la experiencia de ser “absorbidos”. Los pasivos-agresivos son abiertamente dependientes en las relaciones con los demás, a pesar de sus alborotos, peleas y quejas.

Sus impulsores son ESFUERZATE DURO, LUCHA, HAZ DIFICILES LAS COSAS. Otros mensajes que reciben son SE FUERTE, NO DEJES A NADIE SABER QUE ESTAS HERIDO DENTRO, NO DEJES A NADIE SABER QUE TÚ REALMENTE QUIERES SER DEPENDIENTE DE ELLOS. Los mandatos que sustentan su posición de vida son NO CREZCAS y NO SIENTAS. Ellos también reciben un NO ESTES CERCA y NO TENGAS ÉXITO, lo cual les causa el luchar, y finalmente un NO TE DIVIERTAS.

Su energía es invertida en su comportamiento de pasividad agresiva, su puerta abierta. El terapeuta tiene que evitar su trampa, que es el pensamiento. Los pasivos-agresivos son pensadores resbaladizos, como lo son los antisociales pero en una forma diferente. El terapeuta debería empezar confrontando suavemente su comportamiento, pasando después a su puerta objetivo de los sentimientos describiendo su comportamiento pasivo, y diciéndole cómo se siente él acerca del comportamiento. Una de las formas para contactar con ellos en el nivel de los sentimientos es aceptando su pasividad, e invitándolos a comunicarse.

Una entrevista que tuve con un joven chico pasivo-agresivo revela la inflexibilidad y la pasividad agresiva descrita arriba.

Él continuamente demostraba dobles mensajes cuando se le lanzaba un balón, diciendo que él no lo quería coger, mientras que al mismo tiempo sonreía, lo cual indicaba alguna aceptación de la interacción. Esto es la absorción y la repulsión, lo cual ocurre simultáneamente y frustra a aquellos que no saben tratar con esta adaptación de personalidad.

A medida que el paciente empezó a hablar (sin mi presión), él puso su mano sobre su boca silenciando sus palabras. Consume bastante energía por parte del pasivo-agresivo, preservar mucha comunicación. Este comportamiento junto con su poca conversación, demostró sus impulsores ESFUERZATE MÁS y SE FUERTE, invitándome a ser derrotado por él, lo cual sólo le habría causado hundirse más y más en su pasividad. Demostrando un acercamiento magistral, mi co-terapeuta (Ellen Bayder) contactó con él de una forma cariñosa y juguetona diciendo, “Hey, he oído lo fuerte que eres”. En ese momento, sus compañeros del grupo nos recordaron que realmente no era fuerte en el fondo.

Los típicos pasivos-agresivos están muy solos en el fondo y quieren contactar, pero el conectar no les va con su mandato NO ESTES CERCA. El paciente responde al acercamiento de Ellen con la clásica respuesta pasiva-agresiva “No lo sé”. La última cosa inteligente que hizo Ellen fue contactar con él diciendo, “Estoy interesada en ti y cuando tengas algo que decir, házmelo saber, estaré escuchando”. El patrón pasivo-agresivo demostró en esta sesión de terapia que es muy contraproducente, porque debajo de su terquedad el individuo está protegiendo su deseo real de ser cuidado. Ya que su mandato NO TENGAS ÉXITO está continuamente operando, los pasivos-agresivos fuerzan a la demás gente a controlarlos mientras ellos permanecen pequeños y dependientes.

Uno de los secretos para tratar con este tipo de personalidad es estar pendientes de ellos y contactar suave y repetidamente con ellos en el nivel de los sentimientos.

La Personalidad Paranoica.

Otra adaptación de personalidad es la paranoica, la cual está caracterizada por la grandiosidad y la rigidez, especialmente en los patrones de pensamiento. Su grandiosidad, reflejada en expectativas no realistas de ellos mismos, está cubiert por un sentimiento profundamente asentado de inseguridad e inadecuación.

Los paranoicos proyectan fuertemente qué es lo que piensan y sienten en otros, y son muy culpabilizantes. Celosos y envidiosos, son hipersensibles en un grado que sus sentidos perciben estímulos en su entorno que otros no perciben. Operan con un modelo de permanecer y marcharse, contactando con alguien un día y yéndose el otro.

El impulsor número 1 de los paranoicos es SE FUERTE y el número 2 es SE PERFECTO, lo cual les pone en una atadura real. Aunque el SE FUERTE les ayuda a sobrevivir solos, y a tapar los sentimientos.

Los paranoicos son también muy críticos con ellos mismos y con los demás con el pensamiento imperativo de actuar mejor y mejor. Muy temprano en la vida reciben mandatos de NO CREAS, NO SEAS UN NIÑO, NO SIENTAS, NO ESTES CERCA y NO PERTENEZCAS. Su puerta abierta está en el pensamiento, que ellos pueden hacer con cuidado y de forma precisa debido a su mecanismo hipersensible y perceptivo. La puerta objetivo o de acceso es el sentimiento y su trampa es el comportamiento.

Si su comportamiento es criticado, ellos se convierten más recelosos y engañados, y empiezan a proyectar para culpar a otros.

La siguiente entrevista con un joven paranoico muy brillante, altamente sensible y muy perceptivo, ilustra cómo pasé de un nivel de pensamiento al de los sentimientos, de un modo dulce y apoyador. Al principio de la entrevista, ella me habló acerca de algunos cupones que había estado coleccionando, durante nuestra relación, lo cual indicó su pensamiento sensible y cauteloso. Sentada tranquilamente al principio, ella invirtió considerable energía en pensar mientras, aunque no de forma deliberada, realmente estaba ausente. El primer paso que tomé fue invitarla a compartir su pensamiento en alto y compartir los sentimientos negativos que estaba teniendo, para que pudiéramos tratarlos. Si el terapeuta está a la defensiva y no es franco, construirán una barrera alrededor suyo. A medida que la acariciaba por su pensamiento claro, mi co-terapeuta, Taibi Kahler, intervino de forma experta, cuando él dijo, “me imagino que tienes muchos sentimientos acerca de Paul”, y avanzó sobre su SÉ FUERTE y su NO SIENTAS. Cuando ella empezó a llorar y me miró, me trasladé y contacté con ella a un nivel sentimental. Aunque cuidadosa y severa con ella misma; estaba más accesible (teniendo una buena terapia anteriormente) a los sentimientos, al contacto emocional, y a cambiar, entonces muchos paranoicos lo están. Su mandato NO ESTES CERCA era evidente en el sobresalto que ella sintió con la cercanía y los sentimientos positivos. Para los paranoicos como ella, debe haber un cambio de costumbre a sentimientos positivos y un reaseguramiento continuado de que preocuparse por alguien y estar cerca, aunque asustante, no será destructivo.

2004-02-02

Puertas de la terapia de las Adaptaciones de la Personalidad. (Tabla 2)

Consecuencias.

Un examen cuidadoso de los 6 patrones básicos con que los individuos asumen la adaptación a sus respectivos entornos. Cada personalidad de forma típica invierte su energía o en el pensamiento, el sentimiento o el comportamiento, y para facilitar el cambio el terapeuta debe entender estos modelos.

La puerta abierta es donde los individuos invierten su energía y el camino que el terapeuta toma para la comunicación es inicialmente estableciendo contacto aquí. Entonces procede a través de la puerta objetivo o accesible, para invitar al cliente a que se aleje de la resistencia que éste está ofreciendo. Finalmente, hacia la mitad o el final de la terapia, la trampa se convierte en la meta, donde el cliente hace un trabajo significativo. Los terapeutas efectivos han estado siguiendo estos procedimientos durante mucho tiempo, a un nivel intuitivo o inconsciente. Sin embargo, entendiéndolos a un nivel cognitivo, pueden ser integrados intuitivamente y el conocimiento de los terapeutas puede ser aplicado automáticamente. (Tabla 2).

Las adaptaciones de personalidad y las puertas a la terapia son un concepto particularmente útil para el entrenamiento de individuos para llegar a ser terapeutas. Para terapeutas en prácticas que puede que hayan llegado a un punto muerto con un cliente, puede ser de ayuda ir hacia atrás y determinar si se han deslizado en la trampa de un tipo de personalidad a parte de con la que ellos pensaban que estaban tratando.

Cada cliente es diferente y aprende a adaptarse, no obstante lo desadaptado que pueda ser, de la manera con que mejor encaje.

Un entendimiento más claro de estos modelos de comportamiento puede lograr la efectividad del terapeuta invitando a los clientes a entenderse mejor ellos mismos y comprometerse con el crecimiento y el cambio.

La potencia sexual, el impulsor, y el poder, y el poder de los seres humanos son hasta cierto punto determinados por su herencia y su química, pero ellos incluso parecen estar influidos más fuertemente por las decisiones del guión que hacen en la temprana niñez, y por el programa de los padres el cual ocasiona esas decisiones. De este modo, no sólo la autoridad y la frecuencia de su actividad sexual en toda su vida, sino también su habilidad y buena voluntad para amar, están hasta cierto punto decididas a la edad de 6 años. Esto parece aplicarse incluso más fuertemente a las mujeres. Algunas de ellas deciden muy pronto que quieren ser madres cuando crezcan, mientras que otras resuelven en el mismo periodo permanecer vírgenes o novias vírgenes para siempre.

En todo caso, la actividad sexual en ambos sexos es continuamente interferida con las opiniones de los padres, precauciones de los adultos, decisiones de la niñez, y presiones sociales y miedos, para que los deseos y ciclos naturales sean suprimidos, exagerados, distorsionados, ignorados o contaminados. El resultado es que de la forma que sea llamado el “sexo” se convierte en el instrumento del comportamiento jugador

¿Qué dice Ud. después de decir hola?,Eric Berne.

Paul Ware

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies