Voy a hacer algo excepcional

03/09/2012

jose zurita

José Zurita

En tiempos excepcionales hay que tomar medidas excepcionales. Y no hay duda de que este momento que estamos viviendo es excepcional. Y en este clima imperante volvemos de las vacaciones de verano, como cada año, un poco descolocados.

Ahora es el momento de centrarnos y prepararnos para un nuevo curso. Es el tiempo de los buenos propósitos. Este año voy a …, este curso quiero hacer…, lo que tengo que hacer sin falta este curso es …

Quiero proponerte dejar de hacer buenos propósitos y tomar algunas decisiones. No muchas pero si buenas decisiones. Buenas para ti y para lo que te rodea. Algo que signifique un cambio que, aunque creas que es pequeño, seguro que los resultados son poderosos.

Cada vez que pienso en la toma de decisiones me acuerdo de mi querida Rosa S., que ante una decisión se cuestionaba la siguiente simple pregunta: ¿Esto es bueno para mi?, si la respuesta es si, lo haré. Si la respuesta es no, lo desestimaré.

Si el clima que nos están haciendo respirar es de miedo, vamos a contrarrestarlo con su antídoto: el amor. Y desde el amor dejar que nazca el deseo de cambio. Para realizarlo bien te propongo que te prepares y te tomes un tiempo pequeño pero suficiente para hacer un ejercicio y sobre todo que te liberes de interferencias. ¿Te apetece hacerlo bien?, pues adelante.

Siéntate en un lugar confortable donde no te molesten ruidos ni otras cosas. Respira profundamente y relaja tu cuerpo. Visualiza cómo de tus pies salen unas raíces que se introducen el la tierra y que profundizan hacia el centro de la Tierra y cómo por esas raíces sube hasta tu corazón, la energía de la Madre Tierra que te llena. Conecta con el AMOR. Con el amor que has recibido desde que llegaste a este mundo hasta ahora. Con el amor que sientes por ti. Por el que sientes por los tuyos. Por los proyectos en los que depositas tu energía,… permítete durante unos minutos conectarte a ese AMOR. Deja que el AMOR se expanda por todo tu cuerpo y te llene.

Ahora visualízate en el centro de un gran prado verde limpio y bien cuidado, tu sentado en una pequeña elevación puedes contemplar cómo a tu alrededor se van sentando todas las personas conectadas contigo a través del amor. El amor os une y sientes cómo esas conexiones amorosas interactúan entre vosotros potenciando ese amor. Deja que tu mirada se vaya deteniendo en cada una de las figuras que te rodean en ese gran espacio verde. Y según vas enfocando a cada una siente cómo se integra en ti, pasa a formar parte de tu ser amoroso y desaparece de ese prado verde. Poco a poco se van incorporando hasta que todas esas figuras forman parte de ti.

Ahora te sientes un ser lleno de AMOR. Así eres siempre aunque a veces se nos olvide. Y desde ese sentir es desde donde puedes repasar cómo está tu vida en este momento y qué quieres cambiar. Es importante que decidas tus objetivos para las diferentes áreas de tu vida (pareja, familia, profesión, ocio-amigos y área personal en su dimensión corporal, emocional y espiritual)

Te sugiero que te tomes un pequeño tiempo para escribir estos objetivos. Recuerda que la mente a veces nos hace algunas trampas para no cambiar. Y en función de esos objetivos, chequea cuales son los pasos que puedes dar ahora, que te acerquen a esos objetivos.

Conecta con tu creatividad y busca que ese paso que quieres dar sea diferente, especial. Que realmente suponga una diferencia y genere un cambio positivo en tu vida. Pregúntate si esto que quieres hacer es bueno para ti y si la respuesta es sí, entonces toma la decisión. Anota en tu cuaderno las decisiones que has tomado, concretando el qué, el cómo y el cuando lo harás.

Es importante diferenciar un propósito de una decisión. Mientras que el propósito muestra un deseo, la decisión ratifica un compromiso. El primero saldrá del estado Niño del Yo, mientras que la decisión será adulta. El propósito es una fantasía y la decisión se traducirá en una acción.

Si al leer esto te has motivado y te has permitido hacer la visualización y escribir los objetivos y ya has tomado algunas decisiones de cambio, te felicito. Seguro que serán muy buenas para ti.

Ahora a lo que te animo es a que te plantees el tomar una decisión de cambio excepcional. Algo que de verdad sea bueno para ti, algo que te ofrezca un gran paso hacia delante en tu vida. Algo especial que te ayude a superar este momento de crisis general. Sé valiente. Estás conectado con tu AMOR profundo. Aprovecha esta gran energía positiva y ve más allá. Piensa en algo que te sirva definitivamente para mejorar tu vida y decídete a hacerlo.

Enfréntate con energía a los pensamientos que te abordarán en cuanto se te ocurra ese paso profundamente especial. Recuerda que no estás solo. Multitud de seres invisibles están contigo desde el amor y te ayudan en los momentos más difíciles. Puedes unir tu poder creador a la intención de cambio y seguro que obtendrás la manifestación positiva. Confía en ti y da el paso.

Será un maravilloso regalo para ti y para todo tu entorno, ya que será un buen modelo de cómo algunas personas valientes se enfrentan a los malos momentos.

Espero que os guste este número de BONDING y lo difundáis entre vuestros amigos y colegas (animarles a suscribirse y así les llegará gratuitamente cada mes) y, ya sabéis que estamos permanentemente en www.bonding.es

Un abrazo a tod@s.
José Zurita

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies