Un simple gesto

01/10/2015

A veces un simple gesto es suficiente para cambiar nuestra forma de ver el mundo.

Traducción:

  • “¿Aún te acuerdas?”

La mujer niega con la cabeza

  • “Su nombre es Gordon. Es mi padre. Era soldado. Fue prisionero de guerra. Fue un infierno. Empezó a creer que ya no existía la bondad en el mundo. Cuando acabó la guerra él cambió. Recuperó su fe. Dedicó su vida a ayudar a la gente. El día que murió me pidió que encontrase a la persona que le cambió. ¿Qué le dijiste?”

“¿No le dijiste nada?”

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies