Un cielo despejado

01/08/2016

Daniela Mahuad

Hace algunos  años, cuando terminé mi carrera profesional como Psicóloga, me vinieron a la menta muchas nuevas preguntas. ¿Ahora qué haré con mi vida?, ¿Qué seguirá?, ¿Hacia dónde iré?, preguntas llenas de miedo y de incertidumbre hacia mi futuro como profesional. Sabía que era Psicóloga y  me gustaban las corrientes humanistas,  pero mi confusión me nublaba la vista y la realidad es que no tenía nada claro.

Esta experiencia yo la relaciono como un cielo nublado por la noche, miras hacia el cielo y lo único que alcanzas a ver es un cielo gris y obscuro por las nubes, así me sentía yo.

De pronto, se cruzó en mi camino un Máster de Psicoterapia Humanista Integrativa en el Instituto Galene, un Máster que me permitía estudiar, no solo una corriente humanista,  si no integrar varias, e incluso incorporar otras teorías muy interesantes.

A partir de ese momento, varias nubes se apartaron de ese cielo gris y me permitían ver una estrella. Pero me seguía preocupando el hecho de incorporar más información teórica a mi cabeza y quedarme con la misma sensación de vacío. Sin embargo,  me animé a ir más a allá y tome la decisión de realizar este Máster.

Si me preguntas ahora, ¿estabas segura?, no realmente no lo estaba, pero algo en mí, una corazonada, un presentimiento, una intuición o el nombre que quieras darle me decía que era lo correcto.

Entonces, más nubes de ese cielo gris se apartaron y una nueva estrella apareció.

Fue así que comencé el máster, y si me permites darte un dato curioso, yo soy una persona sumamente exigente y preocupada por dar los mejores resultados, me dan pánico las evaluaciones, y durante mi carrera, realizar los trabajos y deberes eran para mí un peso enorme de responsabilidad, a pesar de que me gusta la Psicología. Pero en esta ocasión, algo era diferente, todas esas cosas que menciono no existían, algo sucedía porque realmente disfrutaba cada apunte, cada ejercicio, cada clase. Me apasionaba lo que leía, me apasionaba lo que escuchaba, me sentía llena y motivada, con mucha hambre de aprender más y más.

Así, poco a poco se apartaron mucho más nubes del cielo y empecé a ver cada vez más estrellas.

Pero a la vez que avanzaba, mis miedos crecían, temía no poder ser apta para ser Psicoterapeuta. Pero este Master creía en mí, sabía que yo podía hacerlo porque por eso estaba allí. Esa confianza que me depositaron  al darme la oportunidad de acompañar a mis maravillosos pacientes,  y ver que todos esos conocimientos los podía poner en práctica y observar cómo con esa preparación recibida ellos avanzaban y mejoraban en sus vidas,  me llenaron de empoderamiento, de confianza y de seguridad.

Nuevamente comencé a ver más estrellas.

Conforme iba avanzando en ese camino, tuve la fortuna de llevar un proceso personal, un proceso de terapia que me permitió contactar conmigo misma, conocerme y descubrirme. Entonces me di cuenta que no solo me estaba formando en lo profesional, si no en lo personal también y esto a su vez me iba a permitir ser mejor Psicoterapeuta y poder dar lo mejor de mí a mis pacientes.

Para este momento, ya alcanzaba a ver casi todas las estrellas en el cielo y pocas nubes podían nublar el paisaje.

En la recta final, me sentía satisfecha, orgullosa, contenta, animada, feliz, empoderada y una lista interminable de sensaciones positivas….

Por fin el cielo se había despejado, no había nubes, veía todas y cada una de las estrellas, no podía pedir más.

Este Máster, me ha hecho crecer, me ha hecho ser mejor persona y mejor profesional. Ahora más que nunca creo en mí, por que tomé la decisión de estudiarlo con el corazón, y cuando las cosas se hacen de corazón y con amor el resultado siempre será positivo. El Máster de Psicoterapia Humanista Integrativa me ayudó a confirmarlo.

Ahora veo un cielo despejado y lleno de estrellas, estas estrellas para mí representan sueños. Ahora toca alcanzarlas y estoy segura que este Máster me ha dado las herramientas para llegar a ellas. Ah pero eso sí, siempre con amor y el corazón en la mano, como he aprendido en este trayecto.

Daniela Mahuad

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Miriam dice:

    Muchas felicidades estoy segura que todas las estrellas que quieras alcanzar las tendrás por tu tenacidad y valentía estoy orgullosa de ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies