Tratamiento de guiones culturales

01/02/2005

En análisis transaccional, el objetivo central del tratamiento consiste en liberar a las personas de su “guión de vida”.

En términos simplificados, los guiones son limitaciones ilusorias que se imponen las personas en su infancia con la ocasión de decisiones de supervivencia tomadas en un momento de tensión donde ellos perciben una amenaza para su vida. El tratamiento les permite liberarse de estas limitaciones y de convertirse en autónomos, poderosos, auténticos y “presentes”.

Pero otros orígenes de tensiones engendran igualmente decisiones de vida patológicas. Se trata de tensiones inducidas por la sociedad y presentes prácticamente en cada dominio de la vida, desde el nacimiento a la muerte. Ellas empujan a las personas a coger y a ratificar sin cesar decisiones que les obligan a crear así guiones que, aunque de origen social, son tan limitantes como los guiones de vida individuales. Las tensiones debidas al hecho de ser blanco, negro, rubio o pelirrojo, de ser hombre o mujer, de condición acomodada, mediana o pobre, conducen continuamente a las personas a definirse de manera estereotipada. Estas definiciones imponen limitaciones ilusorias a la potencia y al poder personal y establecen exclusiones en las relaciones. Por eso, ellos perpetúan grandes problemas sociales.

Según Eric Berne, la cultura es arrastrada por la familia. Los trabajos de Claude Steiner sobre los guiones sexuales comunes, igual que los de Graham Barnes sobre los escenarios raciales y étnicos, indican que el racismo y el sexismo derivan de mandatos que pasan del Niño de un padre (o de su sustituto) al Niño del niño. El tratamiento de la patología sexual o racial no consiste, simplemente, en eliminar una contaminación de los padres (Berne), ni en eliminar una grabación parental (Harris). Al contrario, el tratamiento de los guiones culturales conlleva un trabajo de redecisión, poniendo en juego al Padre, al Adulto y al Niño.

Se pueden representar todas las dimensiones de la persona por sucesivas envolturas: personal (guión de vida), sexual, familiar, étnica, de clase social, regional y cultural.

Mientras que las envolturas están uniformemente curvadas el ser humano está unificado en su vida entre las realidades de su existencia personal única y de su existencia social general .Al contrario, una tensión que deforme cualquiera de esas capas produce una distorsión de toda la persona.

Mandato primario en el ámbito personal

1.Desarrollo personal

2.Desarrollo sexual

3.Desarrollo familiar

4.Desarrollo étnico

5.Desarrollo regional

6.Desarrollo de clase social

7.Desarrollo cultural

1.Mandato primario en el ámbito personal: “No existas”

2.Deformación sexual: “No seas un hombre”

3 Deformación familiar: “No tengas apegos”

4:Deformación étnica: “No seas íntimo”

5:Deformación regional y de clase: “No seas poderoso”

6: Deformación de clase social: “No confíes en ti”

7: Deformación cultural: “No te sientas igual a los otros”

Si la envoltura está deformada por la decisión “El mundo iría mejor sin mí”, esta deformación influiría sobre las otras envolturas de su existencia. Inversamente, una persona a quien se le deforma la envoltura étnica por tensiones que resultan de su color de piel, desarrollará y mantendrá anomalías de comportamiento que afectarán a la vez su interacción social y su propia imagen.

Tomamos el ejemplo de un mandato primario del guión “No existas”.

Una redecisión de vida corregirá la deformación mayor del desarrollo personal. Tendrá una influencia beneficiosa sobre las otras áreas, pero éstas no serán necesariamente rectificadas, por ello: una tensión de origen social puede reforzar los mandatos secundarios.

El terapeuta, por consiguiente, deba estar preparado para tratar el conjunto de las decisiones.

Si, al contrario, la tensión primaria está al nivel étnico, el tratamiento de la deformación al nivel personal no producirá el cambio deseado. Por ejemplo: un cliente judío de mediana edad, siguió seis años de tratamiento con varios terapeutas de diversa tendencia. Decía: he hecho todo, he experimentado todo. Después de mis conversaciones con él, los tratamientos anteriores no parecían ni mal aplicados ni incompletos, pero su depresión y su desesperación no se la había quitado. Un día, le pregunté de qué se sentía orgulloso; él respondió: “ la única cosa de la que jamás he estado orgulloso es de ser judío, y eso no es estar OK.” Le pregunté por qué: “ porque cinco millones y medio de judíos han sido aniquilados en Alemania. Bajó la cabeza mirando al suelo.

Mandato primario al nivel étnico

1. Deformación personal: “No existas”

2. Deformación sexual: “ No seas un hombre”

3. Deformación familiar: “No seas íntimo”

4. Mandato primario al nivel étnico: “No te sientas orgulloso”

5. Deformación regional: “No tengas apegos”

6. Deformación de clase social: “No seas importante”

7. Deformación cultural: “No tengas apegos”

Lo anterior representa esta situación. Su tratamiento, además de largo y variado, no había incidido más que sobre las manifestaciones de sus mandatos de infancia al nivel personal, (guión de vida), pero no había redecidido nunca lo que era OK, sentirse plenamente orgulloso de ser judío. Ha tomado esta redecisión, ha terminado su terapia y ha abandonado su desesperación. Su larga búsqueda había terminado y ha proseguido su vida.

Una persona sometida a una tensión, en algún nivel sufrirá limitaciones ilusorias en muchos terrenos de su vida, hasta que sea suficientemente tratada y haya rebasado las decisiones tomadas anteriormente acerca de sí misma y de su poder.

Un blanco que no ha afrontado la tensión cultural y étnica de ser puesto desde su nacimiento en competición con todo el mundo, tendrá comportamientos anormales en la medida donde considerará todas las otras personas como rivales a los que debe pasar para estar ok. Esta deformación es muy difícil de tratar a partir de una teoría del guión de vida: su origen se sitúa en las zonas sexuales y étnicas del guión cultural.

La tabla 1 muestra algunos esquemas de mandatos sociales que he observado. Estos mandatos se combinan y entremezclan con los mandatos personales de cada uno. Poner al día un mandato permite al terapeuta y al paciente reparar la acción del guión, es decir, la manera en la que el guión está realizado. El terapeuta que tiene en cuenta las normas sociales está más capacitado para tratar íntegramente a la persona: individuo, relaciones e inserción social

La cuestión primordial es siempre la misma: ¿Cómo sacar provecho en el tratamiento de la información que tenemos sobre el guión? ¿Cómo integrar nuestra información en los guiones culturales de nuestros programas de tratamiento que tratan personas que nos llegan bajo tensiones de orden personal? ¿Y cómo tratar las enfermedades sociales, haciendo que la persona no caiga engañada en un sistema estático que se siente imposible de cambiar?

Existen una cantidad de herramientas y de experiencias que se pueden poner en acción al principio del tratamiento. La herramienta más simple es “El cuestionario de vida racial”, puesto a punto por Grahan Barnes, de F.R.E.E. (Fellowship for Racial and Economic Equality), en el “South-East Institute”. Sin embargo, mi primer interés va al tratamiento del individuo en un grupo. En el contexto terapéutico, no hay más herramientas que nosotros mismos. Si guardamos el espíritu que los mensajes del guión primario pueden situar en otros ámbitos del desarrollo personal determinado por la infancia del paciente (guión de vida), nuestra conciencia se agudiza y aportamos a nuestra terapia los más grandes recursos.

2005-02-01

TABLA 1- Mandatos Sociales

En the Politics of Therapy, Seymore Halleck hace las siguientes recomendaciones a los terapeutas:

1- haced conocer al paciente vuestros valores morales

2- hablad en los grupos de sujetos morales y sociales

3- convertirse en una persona real

Firmando estas recomendaciones, estimo que no dejan de responder a la pregunta enunciada más arriba . He aquí como combino la psicología gestáltica y la teoría del guión para descubrir y tratar las normas primarias de origen social.

Desde luego, integro el binomio gestáltico figura- fondo y la teoría del guión. En Gesttalt, se produce una dificultad cuando la persona está bloqueada en su capacidad de organizar el flujo sensorial entrando en la figura perseguida sobre el fondo donde él tiene la experiencia primaria.

En A.T. un truco semejante resulta de una limitación ilusoria que la persona se impone a sí misma, y que se basa en una decisión tomada en un momento de tensión, por costumbre, esta decisión estaba en el origen de una decisión de supervivencia. En Gestalt, la deformación, la dificultad, el bloqueo se produce cuando el fondo se convierte en figura, en todo o en parte. Para el terapeuta de A.T. esto obedece a una norma procedente del pasado más que ir hacia delante con la vida en la situación actual. Ahí está la acción del guión. El que no organiza el flujo sensorial entrante siempre en un fondo en movimiento se encuentra en un callejón sin salida que informan al terapeuta acerca de eventuales normas subyacentes a esta acción del guión.

Joe es un negrito extremadamente inteligente y gentil, tiene 35 años, desde hace 10 años su vida está estructurada en un entorno de crímenes violentos que lo han llevado a la cárcel. Durante nuestro primer encuentro pega frecuentemente la espalda de una mano contra la otra, para mí este gesto se convierte en figura y le planteo hacer dialogar las dos manos, la que pega y la que recibe “¿ No hay nada que puedas hacer acerca de este bebé… solo tienes esta piel morena que te lo impide “. Después dice que si no naciera con esta piel morena hubiera sido un personaje: es un juego interno de “si no fuera por culpa tuya” Sus crímenes son todos de carácter autodestructor: sus normas son “no existas”, “no seas un hombre” , el mensaje del contraguión es “se fuerte” , estos tres mensajes lo empujaron siempre a considerar la raza como figura cuando sus estímulos se presentaban, recibe continuamente las intervenciones exteriores como agresiones contra él, lo que le impide organizar cualquier información nueva al servicio de sus deseos.

Keit es una joven oriental de 18 años, inteligente y un poco aislada, según ella, su madre no le ha tocado desde que tiene 10 u 11 años. Su cuerpo es muy rígido, su voz es muy débil y cada vez que habla de algo que le es muy cercano se pone a llorar, no consigue hacerse amigas en la escuela y el único motivo es porque su profesor le ha poseido y no supo decir no . Para ella la figura es su origen oriental. Es incapaz de aceptar estímulos exteriores acerca de su belleza, inteligencia y de su femineidad. Su norma de guión “ no seas íntima “ se encuentra fortalecida por su entorno y su cultura. Además su postura rígida refleja su estado de no OK y desanima a las demás personas a hacer cualquier movimiento que pueda conducirlas a la intimidad con ella.

Ring es un mestizo, media sangre de origen americano, durante su primera infancia, su padre caucásico tenía una granja en las tierras de su madre que se encontraba en una reserva natural. Ring comprendió que su padre lo tenía con él para poder tener la granja pero que no lo aceptaba como persona, lo enviaron a varias escuelas con buenos resultados y acabó los estudios secundarios siendo el primero de su quinta, sin embargo tuvo constantemente problemas, esas escuelas eran escuelas para militares y su conducta le ha impedido conseguir grados. El se vanagloria de ser el primero de la quinta en la universidad, era un estudiante muy bueno pero se desconocía él mismo constantemente como persona, para él la figura es ser medio sangre, estructura su vida siendo siempre la mitad, estudiante bueno pero con problemas disciplinarios, aceptable desde el punto de vista académico pero no social, imprescindible para su padre con el fin de guardar la granja, pero inútil como persona. La norma de su guión es “no existas” y el mandato de su contraguión es “aprueba”. Su comportamiento ha fortalecido estos mensajes y ha contribuido a hacerle guardar como figura su calidad de media sangre.

Es incapaz de organizar su flujo sensorial cuando se trata de su valor como persona, uno de sus comentarios característicos es : “soy un indio dócil”.

Cuando Jesse viene a terapia tiene cuarenta y cinco años, tuvo un ataque al corazón y no tiene empleo estable desde hace dos años. Según él no es tan bueno como los otros en el trabajo, estaba en esta empresa desde hace veinticinco años y siempre trabajaba más que los otros pero “sabe “que no es tan bueno como los otros. Habrá recibido críticas por parte de sus jefes durante sus veinticinco años de trabajo?, solo informa de cosas buenas. ¿Cómo sabe que no es tan bueno como los otros? “Lo sé porque soy mejicano”, ser mejicano para él es ser figura y es alrededor de eso que organiza todas sus transacciones, los estímulos sensoriales que le llegan. ¿Cómo son los mejicanos? “Estúpidos y vagos”. ¿Él hacía cosas estúpidas en el trabajo? “No, él era contramaestre”. ¿Era vago? Aún siendo contramaestre trabaja siempre más duro que los otros y eso le ha producido su ataque al corazón. Está claro que la tensión por el hecho de ser mejicano en esta empresa le ha conducido a excluir la realidad de las experiencias reales . Su norma es “No pienses” y el mandato “Trabaja duro”.

Bill vino a terapia después de un violento altercado con su mujer, le ha pegado porque según él “no se preocupa de lo que me está pasando”. Según él esto antes no era así; los primeros años ella era muy estimulante y se las arreglaba para que él lo pasara bien, pero ahora ella prefiere que él se divierta sólo. Él es inteligente, de buena educación y de buen tipo. Sin embargo nunca ha logrado mantener durante mucho tiempo un trabajo, lo han despedido: cada vez tuvo fuertes discusiones con el jefe. Su aparente frialdad y su voz insensible traicionan la norma de “no sientas” y el mandato “entra en competición”. Su problema matrimonial es que su mujer se hartó de tener que estimularlo siempre y ahora ya no lo hace.

En el trabajo siempre compite con sus jefes y al final lo despiden. No tiene ningún amigo íntimo, piensa que debería tener más, pero es incapaz de generar cualquier movimiento para lograr intimidad, para él la figura es la calidad del macho blanco interpretado como competitivo e insensible, excluye la organización de información exterior acerca de la persona y de sus sentimientos.

En resumen la tensión sigue vinculada a la situación social de una persona deforma para el individuo la figura y el fondo. Cuando esto sucede las personas se vuelven oprimidas y limitadas en sus posibilidades.

Fuera de su conciencia estructuran situaciones y acontecimientos que refuerzan la rigidez de su figura y de su fondo. Los guiones culturales regionales, étnico, sexual, familiar y de clase social se cruzan con el guión de vida personal; Para conseguir la autonomía deben ser abordadas las dos caras del guión.

Denton L. Roberts 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies