¿Tú también quieres cambiar el mundo?

01/03/2016

José Zurita

José Zurita

Han pasado ya 5 añosdesde que, al inicio de la primavera de 2011, tuve una idea que podría haber ayudado algo a este mundo tan maltrecho en el que vivimos, y eso que no estaba tan mal como ahora mismo. Han pasado cinco años en los que el nivel de violencia y de desestabilización general ha ido en aumento. Aquella idea era el realizar una campaña llamada “Cambia tú, cambia el mundo”.

 

Partía delas siguientes premisas:

“El mundo está compuesto por las personas que vivimos en él”

“No puedo cambiar al otro, tan solo puedo cambiar yo”.

“Cuando tú cambias, tu entorno se mueve, se adapta a tu cambio, evoluciona”.

Y se componía de diez pasos que, si cada persona los practicase, cambiarían su vida. Ese cambio generaría otros cambios pequeños, pero significativos en su entorno. Las personas cercanas unidas por una relación a la persona en proceso de cambio evolucionarían a su vez, generando más cambios.

De una idea pasó a ser un proyecto que partiría de un sitio web como centro de actuaciones, y llamé a una serie de personas que pensé que podrían iniciar el proyecto con sus acciones, y una vez lanzadas conseguiríamos “contagiar” a otras que cogerían el testigo, y poco a poco se propagaría. Mi ilusión y Niño idealista minimizó las dificultades que nos encontraríamos por el camino, y sobre todo la cantidad tan tremenda de tiempo y de dinero que necesitaríamos para llegar a esa “masa crítica” de personas que se sumasen al proyecto y lo moverían tras el equipo inicial.

Una vez comprado el dominio web, que ya dejamos morir, iríamos colgando allí los materiales de cada paso del proyecto. Cada punto se iniciaría con un video que buscaría mover el interior de cada persona que lo viera e incitara al cambio.

Para formar ese equipo pensé en varios directores de cine que harían los videos iniciales. Debían ser unos videos hechos con el corazón y con gran efectividad a la hora de mover las emociones de la gente. En los guiones trabajaríamos en equipo varios psicoterapeutas, guionistas, actores y actrices, y profesionales de otros ámbitos que pudieran enriquecer el impacto del video con diferentes perspectivas. Después trabajaríamos sobre ese contenido para dotarlo de explicaciones teóricas, ejemplos de la vida cotidiana, material accesorio que ayudase a la profundización sobre cada punto determinado. Por último, los psicoterapeutas de Galene prepararíamos una serie de ejercicios vivenciales que facilitasen el cambio.

La idea era que, una vez que cada persona se uniera y participase  e interactuase con el material de cada punto, fuera aportando su experiencia personal junto a materiales que cada uno encontrase que ayudaran a que los siguientes tuvieran más fácil el cambio. Cuando las personas que realizasen el proceso de cada punto incorporasen sus testimonios y ejemplos personales, subieran “sus canciones” relacionadas, aportasen sus ideas tan valiosas…. Cada vez sería más y más fácil para los siguientes.

Siempre he creído en ese núcleo sano y puro que cada persona tiene. Trabajo a diario con esa parte “sagrada” de mis pacientes. Estoy convencido de la capacidad de cambio que cada uno de nosotros tenemos, y doy por hecho que todos queremos mejorar, que todos queremos cambiar para ser mejores personas. Si no lo hacemos, si nos resistimos al cambio, siempre es por miedo. Ese miedo profundo a perder aquello que conseguimos cuando tomamos nuestras “decisiones arcaicas de supervivencia”. Tenemos miedo y por eso no cambiamos. Desde ese núcleo sano y con la protección adecuada es más fácil y posible el cambio.

Estamos atados a esas decisiones primarias con las que en el “allí y entonces” nos aseguramos la supervivencia. Cambiar nos coloca en una posición de riesgo frente a la “seguridad” de lo conocido. “Más vale malo conocido que bueno por conocer”, dice el refrán. Así nos va. Cuando alguien encuentra una vía en la que se siente más seguro, la elige con mucha facilidad, aunque no le aporte una mejora en su vida, aunque le separe del camino hacia su objetivo. El ser humano busca seguridad y estabilidad, y para conseguirlas está dispuesto en general a perder aspectos importantes para su vida.

Con nuestro proyecto, lo que buscábamos era ofrecer esa vía facilitadora para el cambio que aportase la protección necesaria para que cada persona se atreviera a dar el paso ,y que cambiase ese aspecto concreto en su vida. Él o ella cambia. Las personas con las que está relacionada cambian. Estos, a su vez, también generarán cambios.

Naturalmente aquél proyecto se frustró por la falta de tiempo y dinero para el segundo paso, es decir, una vez iniciado, conseguir el material necesario para lanzar la web con un mínimo de contenido como para enganchar a quien entrase en ella. Todos los que formábamos el equipo inicial estábamos con muchísimo trabajo y, por tanto, faltos del tiempo necesario para hacer los deberes que nos encomendábamos en cada reunión.

Mi deseo de ayudar a cambiar el mundo, de aportar a que el mundo en que vivimos mejore al menos un poquito, sigue intacto. Una y otra vez me surge de dentro un impulso de acción. Una y otra vez debo refrenarlo. Una voz dentro de mí me dice que soy demasiado pequeño, demasiado insignificante ante tantísima gente poderosa que maneja lo hilos de este sistema tan perverso en el que vivimos. Otra parte de mí se revuelve ante esa idea con fuerza. Esta fuerza es la que me lleva a escribir este Editorial de Bonding, que es el que introduce los siguientes diez artículos que escribiré durante este año 2016.

En cada uno de los meses sucesivos desarrollaré los diez puntos de los que constaba la campaña. Aunque aquello quedara apartado en la cuneta junto a otros proyectos que hay que aparcar por la fuerza de la realidad, quería compartirla desde aquí y si le sirve a alguien… ¡maravilloso!. Con que tan solo una persona mueva algo en su interior con lo que aquí escribo, habrá merecido la pena.

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. Paola dice:

    Muy bonito sueño, eso de cambiar el mundo. Parece una empresa difícil, pero nunca debemos dejar de intentarlo. Buena suerte!

  2. Macarena Chias dice:

    Qué buena idea la de cambiar el mundo, o al menos lo que podamos cambiar !!

  3. Totalmente de acuerdo Pepe. Solo comentar algo que me ha venido a la cabeza, las estadísticas dicen que la falta de actividad/movimiento hoy en día ya supera en causa de muerte a lo que hace unos años fue el tabaco ! El Ser Humano está hecho para el cambio y para el movimiento, no para anclarse en la comodidad de lo conocido. Aunque cueste un esfuerzo, todos sabemos que es mucho más saludable estar en el cambio! Yo soy de las que me leeré tus 10 editoriales. Un fuerte abrazo

  4. Pepe Zurita dice:

    Muchas gracias por vuestros comentarios. Me encanta rescatar aquel movimiento que fue la campaña y a través de este medio, al menos dar a conocer la idea. Quizás el movimiento de unos lleven a moverse a otros y …
    Un abrazo fuerte

  5. Verónica González dice:

    Además, Pepe, el proyecto sigue vivo. En cada cambio que damos nosotros afectamos al otro, y si te pones a pensarlo es imparable ya solo con nuestro propio granito en cada día, con nosotros mismos. Así lo decías, cambio yo y esto produce un efecto en los demás. Asi que parece algo imparable. El otro aspecto bonito de tu proyecto, era el de poder compartirlo porque así aumentar nuestra consciencia en ese efecto y en ese movimiento. Era la manera de no olvidarnos de ese cambio y nutrirnos de las experiencias y el movimiento que los demás compartieran.
    Bello proyecto Pepe
    Un abrazo

    • Pepe dice:

      Muchas gracias Verónica, esa era la idea y en el proyecto original estaba crear una web para que todo el que quisiera aportase lo que creyese oportuno para incrementar la potencia de ese cambio. Por eso hemos decidido crear una seccion nueva en Bonding a modo de blog de la campaña para facilita esas aportaciones. A partir del próximo numero de Bonding abriremos esa nueva sección y …. a ver que pasa.
      Un abrazo y gracias

  6. Laura Samperio dice:

    Pepe me ha encantado y cautivado este proyecto, el cual a través de su lectura he encontrado resonancia en mis pensamientos que han estado revoloteando en mi cabeza desde hace un buen tiempo. Y yo con gusto me sumo a este gran proyecto desde mi individualidad para poder contagiar a los que están a mi alrededor en este gran mar energético en el que vivimos, ¿cuál sera su alcance? _ no lo sé, pero si no empiezo hoy mañana no se si podre.

  7. Pepe dice:

    Me encanta lo que dices Laura, «todos podemos hacer algo» ¡Manos a la obra! compartirlo estará muy bien y aportar en esta seccion tus reflexiones será maravilloso. Si todas las personas que quieres que el mundo cambie nos pusiéramos a actuar….lo lograríamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies