Saber empezar, no volver a empezar

01/09/2004

El final de las vacaciones y el principio de una nueva etapa me sirven para defender la habilidad de saber empezar en relación a volver a empezar, que podemos oír y ver con frecuencia en estas fechas.

Saber empezar es una habilidad importante para nuestra calidad de vida, que suena a saber estar en el presente, a disfrutar de lo que hacemos ahora, a añadir vida a nuestros años. Volver a empezar es una incapacidad para vivir en el presente, que suena a seguir en el pasado, a soportar las mismas cosas de siempre, a añadir años a una no-vida sin sentido.

Saber empezar es tener intención de hacer lo que hacemos ahora, es asumir la responsabilidad de hacerlo porque satisface algunas de nuestras necesidades actuales como seres humanos, ya sean físicas, mentales, sociales o transcendentes. Volver a empezar es no tener intención sino inercia, es simplemente seguir repitiendo las mismas rutinas impuestas por los roles aprendidos en el pasado, en función de lo que otros nos dijeron que eran nuestras necesidades y que ahora asumimos como obligaciones, gracias a una voluntad que empleamos para hacer lo que no queremos.

Saber empezar es tener nuestra atención y la de todos nuestros sentidos en lo que hacemos en el presente, ya que vivir como ser humano exige estar en alerta para protegernos de lo que nos daña y para aprovechar cualquier oportunidad de desarrollo personal. Volver a empezar es seguir con la atención puesta en ilusiones e irrealidades, que nos hacen estar siempre en alarma y a la defensiva, dando más importancia a los contenidos fosilizados de nuestra mente y memoria que a lo que realmente experimentamos.

Saber empezar es pensar y hacer lo que hacemos en armonía con lo que sentimos, utilizando nuestros afectos y nuestras emociones como el motor que nos orienta y nos motiva a invertir nuestra energía en crear contextos adecuados para mejorar continuamente. Volver a empezar es seguir repitiendo las mismas emociones aprendidas en la infancia o en el pasado, sin poder salirnos de los mismos círculos viciosos de relaciones manipuladoras y conductas no productivas.

Saber empezar es tener confianza en que podemos lograr lo que nos proponemos, si son metas realistas, porque somos capaces de mantener la disciplina y constancia que necesitan los proyectos en que nos implicamos. Volver a empezar es seguir esperando inútilmente que se cumplan en el futuro las expectativas que nunca se han cumplido en el pasado, porque utilizamos el pasado y el futuro como una forma de no vivir en el presente, que es donde único podemos responsabilizarnos de nuestros recuerdos y proyectos.

En pocas palabras, saber empezar es la habilidad de actualizar el uso adecuado de nuestra energía con la chispa de estar en contacto con la realidad de nuestra experiencia. Volver a empezar es seguir llenando de años sin vida esa carpeta mental de asuntos pendientes del pasado que nos impide vivir en el presente.

Juan Antonio Saavedra

Juan Antonio Saavedra

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies