Reencuadre y el uso integrado de la redecisión y la Reparentalización

01/12/2007

Resumen

El reencuadre, diseñado para efectuar modificaciones en el marco de referencia del individuo, incorpora el acercamiento de la reparentalización de J. Schiff, y el acercamiento de la redecisión de los Goulding. Se identifican pasos específicos del acercamiento de la reparentalización y de la redecisión. Se incluyen líneas maestras para el empleo de la reparentalización y la redecisión dentro del contexto de reencuadre. Se dan ejemplos de tanto la aplicación efectiva como de la aplicación no efectiva del reencuadre.

Antecedentes

Como PTM tuve la fortuna de estar apoyado por Jacqui Schiff y Bob y Mary Goulding. En esta posición única, me beneficié enormemente de la exposición intensiva a la teoría y la práctica tanto de las escuelas de reparentalización como de redecisión. Y contrario a la creencia popular, me impresionó la consistencia de la filosofía entre las dos, y lo más importante, su complementariedad. Donde una parecía tener lagunas o la necesidad de ser reforzada o suavizada por un énfasis diferente, la otra llenaba las lagunas o tenía el énfasis que se necesitaba. Como resultado, naturalmente comencé a usar ambos sistemas en mi trabajo. El procedimiento de reencuadre presentado en este artículo es el resultado de esta mezcla de acercamientos y está basado en el concepto de marco de referencia y lo que considero como necesario para hacer un trabajo completo. Creo que se puede usar con muchos tipos de métodos, aunque en este articulo me concentro en el uso separado y combinado de los métodos de redecisión y reparentalización.

Una elección innecesaria

Desafortunadamente, en el clima actual dentro de los círculos de AT, la gente se inclina a pensar que necesitan hacer una elección entre las dos escuelas. Se les dice y a veces se les enseña que no pueden hacer uso de las dos orientaciones juntas. Sin embargo, mi experiencia me convence de que tal elección es innecesaria. Sé que separadamente cada orientación me permite ayudar a la gente a alcanzar nuevos marcos de referencia; también sé que hay mucha gente que no terminará el proceso de reencuadre si sólo encuentran disponible un sólo grupo de técnicas. El resultado de tales elecciones, por tanto, es que habrá mucha gente que no consiga tanta ayuda como podría.

Para mí este tema es importante y tan fundamentales son ambos grupos de técnicas para alcanzar el reencuadre con muchas personas, que las compararé antes de de señalar el procedimiento que he desarrollado.

Redecidiendo

Como fue descrito por Bob y Mary Goulding, el trabajo de redecisión implica cuatro pasos:

1. contrato

2. clarificación del impás

3. redecisión, y

4. reafirmación

En el paso 1 el tema al que nos dirigimos en el trabajo es identificado y se establece un objetivo para el cambio. En el paso 2 se identifican la decisión temprana, mandatos, juegos, modelos de caricia, e impases (primer, segundo y/o tercer grado) relevantes para alcanzar el contrato. Como parte de la clarificación del impas, las experiencias –escenas tempranas y fantasías-, se identifican y se diseña un método de re-vivenciación para que resulte una resolución. En el paso 3 se resuelven los impases necesarios tomando redecisiones deseables que deshacen las decisiones autolimitadoras tomadas en la vida temprana. En el paso 4 la persona recibe refuerzo de otros por los cambios hechos, especialmente la caricia positiva, y es animada a planear métodos de reforzarse a sí misma al mismo tiempo que identifica y trata con impulsos continuos para volver a modelos pasados.

Las técnicas tipicamente usadas incluyen la silla múltiple de Gestalt, la desensibilización de fantasía y el trabajo de sueños, y las ideas de la modificación de conducta usadas para reforzar las respuestas deseadas- especialmente las caricias positivas del Niño. Se hace mucho del trabajo del practicante desde los estados del yo del Niño y el Adulto; se da gran énfasis al “poder del Paciente ”, se valora altamente la introducción cognitiva usando muchos conceptos de AT; se propicia un ambiente protector; el modelamiento del practicante es considerado importante; y se da énfasis a ser breve y efectivo.

Se toman las redecisiones cuando la persona experimenta el impas en sus “entrañas” y, relacionando esto con la información actual y la experiencia, tiene una consciencia experiencial, no simplemente cognitiva, del valor del cambio. La redecisión es completa cuando los cambios deseados se hacen y se mantienen.

Reparentalización

Como fue practicada en el instituto Catexis mientras yo estaba en prácticas, como fue descrito en parte por Russel Osnes y practicado por mí, la reparentalización puede ser comprendida en cuatro partes tambien:

1. contrato

2. evaluación del desarrollo

3. reparentalización, y

4. adaptación.

La naturaleza real de los pasos varia de acuerdo con los objetivos de la reparentalización y los procedimientos a usar. Se realiza una orientación general, por ejemplo, cuando se contempla la sustitución sustancial del Padre viejo, especialmente a través del uso de la regresión total. Se hace una orientación muy específica, por ejemplo, cuando el objetivo es usar unas técnicas regresivas a corto plazo para tratar con temas específicos. Para el propósito de este artículo limitaré mis comentarios a la oreientación específica, aunque muchos de las puntualizaciones que hago son también válidas para la reparentalización “completa”.

En el paso 1 los temas de la persona se clarifican y sus objetivos de cambio se especifican. En el paso 2 la meta es identificar y especificar los mensajes del Padre necesitados para resolver los temas. Estos son discutidos dentro de un marco de referencia de desarrollo para identificar los tipos de experiencias infantiles que resultaron en las dificultades de la existencia de la persona y los tipos de situaciones que la persona necesita crear aquí y ahora para estimular respuestas “parentales” diferentes a lo través de indicaciones específicas de los cuidadores. Se especifica en el proceso una edad para hacer el trabajo regresivo y el momento para ser hecho. En el paso 3 la persona Catectiza al Niño a una edad específica y se le responde y se le cuida como si tuviera esa edad. Mientras “es pequeño” la persona en el Niño experimenta los temas sin resolver, estimula una respuesta “parental”, e incorpora esa respuesta como parte de la resolución de los asuntos en el Niño. La resolución implica el hacer una decisión explícita para actuar de acuerdo con la parentalizacion dada y la nueva conducta ensayada. En el paso 4 los resultados se discuten con la persona “siendo grande”. La necesidad posible para trabajo posterior y también se discuten, si se piensa que es útil, el uso selectivo tanto de las caricias positivas como negativas para apoyar el uso continuado de la experiencia .

Típicamente, las técnicas usadas incluyen la parentalización con un enfoque en el aquí y ahora centrada en el Niño catectizado comprendiendo sus realidades internas y externas. Cualquier cosa relevante para la parentalización efectiva es valorada. Los estados del yo usados por los “padres” varían de acuerdo con los temas con los cuales son confrontados por los “Niños”. Sin embargo, hay una tendencia a trabajar desde los estados del yo Padre y el Adulto, especialmente con Niños muy disgustados. Se enfatiza la importancia de dar mensajes paternales claros e información relevante. La parentalización se dirige específicamente a la resolución de los asuntos que el Niño está confrontando. Esta resolución va a ser experimentada y comprendida por el Niño. Se considera de gran importancia un ambiente sano y permisivo en el cual se consideran claras responsabilidades parentales y se establecen límites con los “Niños”. A los “padres” se les anima a ser modelos para los “Niños”. Se valora altamente el tomar responsabilidades personales y la adecuación. Finalmente, se estimula la integración subsecuente de la experiencia en una consciencia adulta.

La reparentalización es completa cuando la nueva parentalización ha sido probada y experimentada como relevante para el Niño y la persona ha hecho una decisión de Niño para usarla. La parentalización ha sido incorporada entonces.

Base común en la práctica

La base común en la orientación de ambas escuelas incluye el énfasis en el contrato, el cambio como un objetivo decisivo, la resolución de asuntos (rackets, juegos, guión) que provocan dificultades presentes, re-experimentar los asuntos como parte de resolución, el valor de la información y las estructuras cognitivas, la importancia del ambiente al promover el cambio, el modelado del practicante, y la decisión sacando el poder de la persona misma.

Un enfoque general del desarrollo es importante en la orientación de ambas escuelas, y, si se considera valiosa, puede ser usada como la base de una teoría del impas completamente alineada y del desarrollo del niño (Mellor, 1980,a). Hay también una apreciación común de que la resolución de asuntos a una edad puede revelar la necesidad de resolución de asuntos similares a otras edades. Se anima el uso de técnicas de otras escuelas de pensamiento tanto de dentro como de fuera del AT.

Errores de concepto comunes

Hay una cantidad de errores de concepto corrientes en Australia, Inglaterra y los EEUU que la gente usa para bloquear su consciencia y aceptación de la base común entre las dos orientaciones.

El primero, que no está restringido al AT, es que para que una escuela tenga razón la otra debe estar equivocada y ser por tanto diferente. Y hay ciertas diferencias, algunas de ellas importantes, ya que de otro modo tendrían poco que contribuir la una a la otra. En términos generales, sin embargo, pueden ser diferentes y tener razón, y creo que la tienen; o pueden ser diferentes y tener razón sustancialmente, incluso si aspectos específicos de cada acercamiento están equivocados, y no creo que haya muchos de estos. En lugar de poner una contra la otra y estar preocupados con las diferencias, creo que es mejor referirse a lo que cada una puede contribuir a mi efectividad al ayudar a gente.

El segundo error es que ningún Padre está implicado en el trabajo de redecisión. Los Goulding ciertamente enfatizan el valor de no usar el Padre mientras trabajan con otros (Goulding y Goulding, 1978), una razón importante siendo evitar la transferencia. Pero las posturas del Padre sobre, por ejemplo, lo que es valioso, OK y real están implícitas en una gran cantidad de intervenciones hechas desde el Adulto y /o Niño del practicante.

Ejemplos:

Mensaje paterno: “está bien sentir”

Expresión: “como experimento, ¿dirás a X lo que estás sintiendo?, ¿“estás dispuesto a decir a X lo que estás sintiendo?

Mensaje paterno: “eres responsable de lo que haces”

Expresión: “eso es escabullirse. “inclínate”. ¿Lo intentaste?

Mensaje paterno: “habla claramente”

Expresión: “puedo oirte”. “no quiero trabajar contigo cuando hablas así y no puedo oir”

Mensaje paterno: “estás bien”

Expresión: “eres estupendo”, “te quiero”

Simplemente porque el Padre no sea usado para expresar el mensaje explícitamente, no significa que el Padre no esté implicado. Más aun, el Padre es usado al formular reglas básicas y maneras de proporcionar protección.

El tercer error de concepción es que la reparentalización se hace desde el Padre del practicante y que la persona sólo incorpora a su Padre. La idea está completamente equivocada. Cuando se reparentaliza, el “padre” es animado a usar todos los tres estados del yo durante el proceso para evitar tanto reestablecer relaciones simbióticas insanas (Schiff y col. , 1975) como para resolver aquéllos aspectos de esas relaciones que permanecen establecidas. Esto significa realmente cathectizar al Padre, al Niño y al Adulto en el proceso, para que una gama amplia de respuestas de estados del yo sean incorporadas por el Niño. Si esto no se hace entonces la ausencia del Adulto y/o el Niño se incorpora como en muchas relaciones comparables padre-niño.

La gente que acepta estos dos últimos errores está pensando en la práctica de las dos escuelas como si estuvieran relacionadas simbióticamente.

Concepción equivocada de los estados del Yo activos en el Terapeuta en el Trabajo de Redecisión o Reparentalización

Creo que esta es quizás la base de la orientación tomada en el primer error de concepto.

Bastante contraria a los dos últimos errores de concepción, mi experiencia de los buenos practicantes de ambas escuelas es que tienen consciencia de los tres estados del yo y que los usan cuando piensan que es útil hacerlo.

El cuarto error de concepción es que la gente es víctima del proceso de reparentalización; las cosas se les hacen, no tienen control sobre ellas y no pueden tratarlas. Se cree que esto está en contraste con el proceso de redecidir en el cual el “poder del paciente” es afirmado y su expresión alentada. He notado el énfasis dado en ambas escuelas de pensamiento a la importancia de la responsabilidad personal, el desarrollo de la autonomía y a alentar la decisión sacando capacidades de la gente. Cuando se lleva a la práctica, la gente no es perseguida o violada por los practicantes que usan cada orientación. De hecho, he sido testigo de muchas violaciones de gente por practicantes de cada escuela. No me las tomé como un borrón contra las escuelas, sino como una indicación de que los practicantes mismos tenían más trabajo personal que hacer.

Líneas maestras a usar

La base común significa que no tengo dificultad al usar los dos acercamientos juntos. Aunque son las diferencias las que hacen que esto merezca la pena. Uso varias líneas maestras para tomar decisiones sobre cuando usar cada una.

Primero, uso las técnicas de redecisión con gente que ha sido “sobreparentalizada” y la reparentalización con aquellos que han sido “infraparentalizada”. Normalmente, la última cosa que una persona “sobreparentalizada” necesita es más parentalizacion, mientras que la estimulación a actuar en el Niño a través de las respuestas del Adulto o ser persuadido por el Niño del terapeuta es ideal -“merece la pena”, y “¡vamos, arriésgate, es divertido¡”. Inversamente, la última cosa que una persona “infraparentalizada” necesita es ser alentado a experimentar sentimientos y necesidades con más intensidad de lo que ya hace. Por el contrario, aprender a cuidar dando mensajes parentales claramente expresados con información relevante y estimular el experimentar usarlos es lo que estas personas necesitan –“Cálmate; cuando te exaltas como ahora, dejas de escucharme; OK, ahora piensa lo que te estoy diciendo e informame de tus reacciones”. (Para más orientaciones sobre cuando reparentalizar, ver Mellor y Andrewartha, 1980).

Segundo, cuando los impases identificados implican escenas tempranas específicas, especialmente las impactantes, son normalmente preferibles las técnicas de redecisión. En contraste, cuando los impases se han desarrollado a través de continuas experiencias cotidianas como niño –una tras otra en una sucesión aparentemente infinita- las técnicas de reparentalización en las cuales la gente cathectiza las edades implicadas son a menudo las de más éxito. El enfoque lo más difuso posible en la reparentalización parece más apropiado para las necesidades de la gente con estos últimos tipos de experiencias.

Ejemplo:

Andrew, un adicto al trabajo, de una familia de adictos al trabajo, inicialmente experimentaba las técnicas de redecisión como sin impacto e inefectivas. Por otra parte, experimentaba el trabajo regresivo de reparentalización como liberador- él solía darse el lujo de “no hacer nada mientras otros estaban ocupados”, una “experiencia completamente nueva”. Durante el proceso se volvió consciente de varias escenas específicas que eran muy significativas en el desarrollo de sus impases de segundo grado para actuar felizmente y agradar a otros en vez de sentirse enfadado y deprimido. Las técnicas de redecisión le ayudaron a tratar con estas escenas muy rápidamente.

Tercero, cuando la gente se resiste a usar técnicas de redecisión porque se sienten tan desesperados por el resultado (“nada cambiará”) las técnicas de reparentalización a menudo ayudan. El objetivo del trabajo de reparentalización es permitirles tener una experiencia positiva con los asuntos implicados, una experiencia que puedan usar para darse a sí mismos esperanza en el resultado de un trabajo de redecisión posterior.

Ejemplo:

Hector había tenido un nacimiento largo y traumático que resultó en problemas regulares de estómago y en una experiencia de sí mismo “soy fundamentalmente malo”. Pero cada vez que hacía la redecisión que el trabajo indicaba, se “congelaba” y no seguía con ello. Para resolver este impas sobre re-experimentar su nacimiento, se las arregló para nacer de nuevo, estilo Leboyer- a su propio ritmo, en una atmósfera cálida de aceptación. Continuó entonces con esa experiencia para darse la confianza de re-experimentar sus propias reacciones de nacimiento y liberarse de tomar una redecisión.

Cuarto, cuando la gente se resiste a la incorporación de importantes mensajes para su Padre, a menudo lo hacen así debido a una decisión temprana para no escuchar lo que mamá o papá les dicen. Las técnicas de redecisión son frecuentemente la manera más directa de abrir el camino para que esa gente incorpore la parentalización que necesitan.

Ejemplo:

Simón era extremadamente autodestructivo y se resistía persistentemente a mensajes del tipo “no te hagas daño, tienes que cuidar de ti mismo”. Identificaba una escena en la que su padre le castigaba por jurar, durante la cual él había decidido “nunca confiaré en lo que él (los hombres) diga otra vez.” Durante el trabajo cambió esto a “pensaré en lo que se me dice y tomaré mi propia decisión.”. Estuvo entonces abierto a la parentalización, lo cual tenía sentido para él, y la incorporó mientras “era pequeño.”

Quinto, cuando la gente parece atascada usando un grupo de técnicas, cambia al otro. El cambio de enfoque en sí mismo es a menudo suficiente para ayudar a la gente a empezar a moverse de nuevo. Especialmente en grupos continuos, algunas personas elaborar cómo parecer estar trabajando sin realmente estar cambiando. Un cambio de estilo de trabajo significa que tienen que ajustarse a algo nuevo y mientras lo hacen tienen más trabajo hecho.

Sexto, dentro del mismo trabajo, las otras directrices pueden ser usadas para ayudar a la gente a decidirse cuando parentalizar y cuando ir a por nuevas decisiones. Una gran cantidad de trabajo puede ser hecho usando una aproximación integrada en la cual se necesitan los mensajes paternos, se aporta la información relevante y se toman las nuevas decisiones sobre respuestas a necesidades, sentimientos y deseos.

(Nota: estas generalizaciones son una guía; no son prescripciones universales.)

Marco de referencia

El marco de referencia fue definido por primera vez dentro del AT (Schiff y col, 1975) como las conexiones estructurales entre y el grado de integración funcional del Padre, Adulto y Niño que son características de la persona en su totalidad. Para ser más simples, se refiere a la manera que la gente responde en los tres estados del yo como una totalidad dinámica, a las respuestas combinadas de cada estado del yo.

La idea es de gran valor cuando pensamos y tratamos con los temas cruciales implicados en el cambio general de personalidad (para ejemplos ver Schiff y col, 1975, cap. 6) porque se refiere a la estructura general y a los modelos de las respuestas de la gente.

Los marcos de referencia específicos son una adaptación de esta idea. Se refieren a la estructura y modelos de las respuestas de la gente a asuntos específicos: a las conexiones estructurales entre la integración funcional del Padre, Adulto, y las respuestas del Niño a temas específicos. Todo el mundo tiene tales marcos de referencia.

Ejemplo:

Asunto-violencia

Estructura

Padre: “malditos sean”

Madre: “sé educado y no hieras a la gente”

Ambos: “haz lo que se te dice”

Adulto: la gente violenta a veces consigue lo que quiere. Otros a menudo tienen miedo de ellos. A veces son heridos por otros (muy poca información sobre manejar los impulsos violentos.)

Niño: “no escucharé a menos que él me obligue“ (decisión para excluir al padre parcialmente.) “haré lo que pueda, mamá” (decisión para agradar a la madre.) “no puedo pararme cuando me asusto” (decisión grandiosa para incapacitarse)

Función

Esta persona, William, tenía impulsos violentos muy a menudo. Trataba de ignorarlos, usando una preocupación ingenua agradando a otros para hacerlo. Era violento, sin embargo, especialmente cuando estaba en conflicto con su jefe, esposa, y otros que se mostraban altivos. Se inclinaba hacia la violencia usando a su Padre (de su padre) y se justificaba a sí mismo con la grandiosa decisión de su Niño. Pasó un montón de tiempo sintiéndose herido o miedo de ser herido.

Reencuadre

El reencuadre es un procedimiento para ayudar a la gente a cambiar sus marcos de referencia específicos para que los tres estados del yo estén alineados e integrados (estructural y funcionalmente) en relación con los temas a tratar. Los nuevos marcos de referencia deben incluir maneras de resolver aquéllos asuntos y ser de auto-apoyo y regeneradores o el procedimiento no está completo. Los tres estados del yo pueden ser cambiados en el proceso.

Ejemplo: el resultado del trabajo de reencuadre hecho con William fue como sigue:

Estructura:

Padre: “no te pongas violento; trata con tu ira sin dañar a otros.”, “sé asertivo y negativo cuando necesites serlo”, “haz lo que se te dice cuando tengas buenas razones.”

Adulto: (vieja información compensada con nueva información sobre cómo manejar los impulsos violentos, cómo solucionar problemas con otros cuando la gente está enfadada y cómo actuar adecuadamente).

Niño: “escucharé a papá y pensaré en otras maneras de solucionar mis problemas; usaré su energía para motivarme.” (redecisión para pensar en agradar a otros y decidir cuándo y dónde hacerlo.) “no importa lo enfadado (asustado, etc.) que me sienta, tengo control de lo que hago.” (redecisión para tomar responsabilidad por la conducta.)

Función

William ya no tenía impulsos violentos al final de este trabajo. Era consciente de la información relevante, hacía sus propios juicios sobre qué hacer; y se volvió cómodo y efectivo al tratar con gente que intentaba dominarle, especialmente no poniéndose a sí mismo por encima intentando dominar o para acabar siendo o sintiéndose herido en el proceso.

El procedimiento

Pienso que el reencuadre implica cuatro pasos:

1. contrato

2. evaluación del marco de referencia

3. reencuadre (incluyendo la redecisión y/o la reparentalización), y

4. alineamiento e integración.

Cada paso tiene una parte importante que jugar en el proceso completo. El orden dado es indicativo de la manera usual en la que el trabajo funciona; sin embargo, como con la redecisión y la reparentalización, el orden no debería ser adoptado rígidamente.

Al final del paso 1 se hace una afirmación tanto de los asuntos a resolver como la naturaleza de su resolución, es decir, se define el objetivo del trabajo. En el proceso se tratan los asuntos de contrato usuales.

Al final del paso 2 se obtiene una clara comprensión del marco de referencia de la persona en relación con el asunto. Este necesita estar suficientemente claro para que ocurra el cambio. Hay muchas maneras de alcanzar esto incluyendo análisis estructural, transaccional, juego, de relación y de guión, clarificación del impass en maneras consistentes con la escuela de redecision o mi propio acercamiento (Mellor, 1980ª), y una identificación detallada de los asuntos de desarrollo y respuestas pasadas a aquéllos temas de maneras consistentes con la escuela de reparentalización.

Al final del paso 3 las viejas reacciones del Padre serán reforzadas o modificadas, y, si es necesario, se adquirirán algunas nuevas, información nueva y relevante y maneras de pensar en los asuntos que habrán sido adoptadas y usadas por el Adulto, y el Niño habrá tomado las redecisiones necesarias para modificar viejas respuestas y usar algunas nuevas si fuera necesario. Este trabajo puede implicar el uso selectivo e integrado de muchas técnicas diferentes. Desde el AT, las dos escuelas de pensamiento que aportan los fundamentos más comprehensivos del reencuadre son, en mi opinión, las escuelas de redecisión y reparentalización.

Al final del paso 4 lo viejo, lo nuevo y lo modificado estarán integrados para que el nuevo marco de referencia en relación con el asunto original sea de auto-apoyo y regenerativo. Ayudar a la gente a establecer contratos entre las diferentes partes de ellos mismos usando técnicas de silla múltiple es un instrumento muy útil para alcanzar la integración y alineación deseadas. La meta es conseguir cooperación interna y apoyo entre las diferentes partes.

“Cura”

Para mí, “cura” es resolver los temas que estimulan a la gente a buscar ayuda. La cura se alcanza cuando se han resuelto completamente, o se han resuelto en este momento y si aparecen de nuevo se pueden resolver sin ayuda profesional. Esto significa que la gente necesita un Padre, un Adulto, un Niño cada uno de los cuales identifica temas relevantes, sabe qué hacer con ellos, lo hará cuando sea necesario, apoyará a cada uno en el proceso, y estará abierto a cambios posteriores. En otras palabras, significa desarrollar un marco de refencia regenerativo en relación con los asuntos (para una exposición más detallada ver Mellor, 1980b, cap. 26 y secc.7).

Básicamente mi orientación es educacional. Ayudo a la gente a comprometerse en el aprendizaje, reaprendizaje y no aprendizaje. De acuerdo con esto, considero los procesos de cambio en los cuales soy un participante activo como completados cuando los objetivos del contrato hecho al comienzo del trabajo han sido alcanzados. Estos los negocio con una orientación de reencuadre en mi mente. Por ejemplo, normalmente no acepto un contrato para que la gente tome redecisiones, consiga nueva parentalización, o haga cualquier otro cambio específico sola, sin discutir primero el valor del reencuadre y asegurándome de lo que la otra persona está proponiendo resultará en un sistema de auto apoyo y regenerador.

Y mi experiencia de los practicantes de la mayoría de las escuelas de pensamiento es que las buenas consideran el trabajo que hacen imcompleto hasta que se ha alcanzado el reencuadre, ya usen la redecisión, la reparentalización o cualquier otra técnica. Son conscientes de la necesidad de resolver el conflicto interior destructivo en asuntos importantes y trabajan por la resolución hasta que la gente la alcanza, es decir, hasta que la gente ha alineado e integrado los tres estados del yo en relación con los temas que estimularon su trabajo.

Ejemplos comunes de cuando el reencuadre no se ha alcanzado son:

1. cuando una persona excluye al Padre por una redecisión- “no te escucharé más” (una entrevista al Padre prestando atención al valor existente en el Padre y a incorporar nuevos mensajes podría resultar en un apoyo parental y hacer innecesaria una decisión de exclusión (McNeel, 1976, Mellor y Andrewartha, 1980).

2. Cuando la gente toma una redecisión y luego decide abandonar los sentimientos “rackets”, cuando aquellos sentimientos necesitan ser sentidos para resolver un más alto grado de impas; (a menudo se requiere un trabajo de sentimiento más temprano, más profundo, y más largo para resolver impases de segundo y tercer grado);

3. Cuando una persona puede parentalizar a otras y hablar en confianza como Padre y Adulto usando nuevos mensajes parentales, pero muestra poca o ninguna evidencia de ser responsable en el Niño de maneras apoyadas por esos mensajes; ( a menudo es necesario más trabajo regresivo, reparentalización o redecisión, para que la persona experimente el valor de los nuevos mensajes en su Niño y así hacer un compromiso con ellos basado en los sentimientos); y

4. Cuando los temas tempranos se resuelven y no son integrados en posteriores estadios de desarrollo; ( se necesita más trabajo regresivo en edades mayores y más práctica aquí –ahora para alcanzar la integración).

El trabajo personal en un tema ha sido terminado, la gente se ha “curado” a sí misma, cuando pueden apartarse de una situación actual llevando una solución y métodos para futuras resoluciones del asunto. En términos generales, he descrito lo que quiero decir por “resolución” arriba.

Este artículo fue publicado por ITAA en su revista Transactional Analisys Journal y fue traducido de forma altruista, dentro del programa de las Asociaciones españolas de A.T., para la difusión del Análisis Transaccional en España.

Transactional Analisys Journal, Vol. 10, Nº 3; July 1980

Ken Moller

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies