Recordando y Celebrando a Claude Michel Steiner

01/06/2017

EN MEMORIA

Recordando y Celebrando a Claude Michel Steiner por Keith Tudor

Es con un corazón apesadumbrado que escribo esta contribución en The Script, ya que marca el fallecimiento de un gran anciano en nuestra comunidad, un exponente apasionado y proponente del análisis transaccional, y un amigo personal.

En los últimos años de la década de los setenta me presentaron al trabajo de Claude Steiner cuando estudiaba el trabajo social y, como trabajador social radical, apreciaba especialmente sus esfuerzos por ayudar a desarrollar la psiquiatría radical. Mi siguiente punto de contacto con sus ideas fue a mediados de los años ochenta cuando estaba trabajando en la alfabetización emocional, algo que apliqué tanto en mi trabajo con los clientes como en mi vida personal. Sólo cuando empecé a entrenar en análisis transaccional en 1987, me di cuenta de la enorme contribución que Claude había hecho al análisis transaccional, una contribución que él continuó haciendo hasta su muerte.

La bibliografía de Claude se encuentra en más de 150 trabajos escritos, incluyendo 14 libros, desde TA Made Simple (en 1969) a El Corazón del Asunto 40 años después en 2009. En una conversación que tuve con él en julio pasado sobre su legado, él mismo enumeró sus “10 Ideas Principales” como sigue:

  1. La Paranoia, es decir, el énfasis en esta como una mayor conciencia
  2. El Hambre de Caricias, una idea de su trabajo sobre la Economía de Caricias, por la que ganó el Premio Científico Memorial de Eric Berne 1980 (EBMSA)
  3. El Padre Cerdo, uno de los conceptos claves de la psiquiatría radical
  4. La Verdad Radical, que a menudo se enmarca en términos de una de las reglas de los contratos cooperativos, es decir, “No mentiras”
  5. Que las mentiras son absolutas, mientras que la verdad es relativa
  6. El concepto de la psicomecánica, es decir, que los psicólogos y los terapeutas realmente hacen cosas. Claude mismo era un mecánico y, según todos los testimonios, un gran mecánico. Cuando era un adolescente que vivía en México, aprendió inglés por sí mismo leyendo la revista Popular Mechanics de Estados Unidos y su primer trabajo como inmigrante, en Los Ángeles en la década de 1950, fue como mecánico en una
  7. El Poder, sobre el cual escribió una serie de artículos en las revistas que él cofundó y ayudó a producir, llamadas Issues in Radical Psychiatry y Issues in Cooperation and Power, y más adelante en su libro de 1980 El Otro Lado del Poder
  8. Cooperación, que a menudo se expresa como otra regla de los contratos de cooperación, es decir, “No juegos de poder”.
  9. La Alfabetización Emocional, un concepto que precedió el trabajo de otras personas sobre este tema y a la inteligencia emocional.
  10. Cyborgs. En lo que quizás sea el aspecto menos conocido de su trabajo, Claude argumentó que todos somos cyborgs o seres que procesan información.

Después de su interés por la mecánica, Claude se adaptó temprano y con entusiasmo por la nueva tecnología. Tenía una computadora personal desde su disponibilidad más temprana, y dominaba continuamente esta tecnología en evolución. Era un adicto a las noticias   y,   a   medida   que   la  tecnología evolucionaba, sus reflexiones sobre la propaganda también evolucionaron. Donald Trump fue elegido 3 meses antes de que Claude muriera y, según su hija, Mimi, Claude habló a menudo sobre ser optimista sobre democracia en los Estados Unidos y que Trump era una manifestación de la nueva tecnología y el autoritarismo. Claude también estaba fascinado por la Generación Milenial y su interdigitación con la tecnología.

A la lista que acabo de describir, añadiría el trabajo de Claude sobre (1) La Matriz del Guion, por la que fue galardonado con el primer EBMSA en 1971; (2) La Psiquiatría Radical, sobre la cual fue influenciado enormemente por su compañera Hogie Wyckoff y otros radicales en el área de la bahía de San Francisco (incluyendo Becky Jenkins, Beth Roy, y Bob Schweibel) y en 1978 Stan Woollams y Michael Brown reconocieron como una de las “escuelas” de análisis transaccional; y, por último, (3) su obra más reciente Sobre el Amor.

Este es un legado notable, y aunque Claude fue honrado por la ITAA, hubo momentos en que se sintió y fue pasado por alto y / o ignorado.

Dicho esto, la mayoría de sus libros fueron traducidos a varios idiomas, y él tenía un buen seguimiento, especialmente en el mundo de habla hispana. Lo recuerdo en el Congreso Mundial de la ITAA en Bilbao en 2011; Él fue algo así como una figura marginal, pero cuando fue organizado un lanzamiento de uno de sus libros por su editor español, acudieron alrededor de 300 personas. (¡Algunos no pueden darse cuenta de que, como un  judío vienés  nacido en París  y  que creció primero en Madrid y luego en México, el inglés era el cuarto idioma de Claude!). En el contexto de su relación con el AT, fue particularmente bueno para él -y para nosotros- que presentara un taller (AT y política) en el Congreso Mundial de AT de 2014 en San Francisco. Atrajo a un cuarto de los delegados del Congreso y recibió muchas caricias que lo impulsaron durante algún tiempo después.

Claude se presentaba a menudo a sí mismo diciendo: “Soy un discípulo de Eric Berne”, y ciertamente fue un firme defensor del legado de Berne. Algunos de nosotros podemos atestiguar algunas cicatrices de las discusiones con Claude, ya que defendía a su mentor de lo que él consideraba como una injustificada interpretación errónea de la obra de Berne. A veces esto lo llevó a peleas feroces con colegas y a preocuparse (quizás excesivamente) por definir los Conceptos Básicos del análisis transaccional.

Claude era una figura polémica. Durante muchos años dirigió lo que podría ser razonablemente descrito como un estilo de vida bohemio, lo que molestó a varias personas en AT. Se metió en peleas con la gente y, como me admitió en una de nuestras últimas conversaciones (en julio de 2016), jugó juegos que más tarde identificó como juegos de poder. Pero, como también lo demuestra este comentario, estaba comprometido con la honesta autorreflexión y colaboración cooperativa. Él y yo tuvimos muchas diferencias y desacuerdos: sobre la naturaleza y definición de los estados del ego y la integración; sobre la importancia de las inconsistencias en los escritos de Berne; sobre la insistencia de Claude en que la tradición oral (incluyendo su conocimiento personal de Berne) tenía precedencia sobre la tradición escrita (es decir, lo que Berne realmente escribió); sobre los aspectos organizacionales del análisis transaccional; sobre algunas de sus conductas personales y profesionales; y sobre su política social. Pero sobre todo esto -y, en verdad, en gran parte precisamente porque pudimos hacerlo y estuvimos tan en desacuerdo- seguimos adelante juntos. Si estábamos molesto el uno con el otro, usamos el método de la alfabetización emocional para resolver las cosas. Experimenté el poder de esto, lo vi enseñarlo a otros, y lo vi vivirlo con otros. No importa lo que la gente pensaba de él, él caminó su discurso y lo vivió hasta el final de su vida.

Su nota necrológica, que Claude dictó a su hija, Mimi, la noche anterior a su muerte, dice lo siguiente:

Claude Michel Steiner, PhD, Psicólogo Clínico, nació judío en París, Francia, el 6 de enero de 1935. Murió, en enero 9 de 2017, en confort y dignidad, en la orilla del lago Pennyroyal en su rancho Round Mountain en Ukiah, California, rodeado de la de la familia y la belleza de la naturaleza. Durante más de una década luchó con la sutil y brutalmente implacable discapacidad de la enfermedad de Parkinson. Sus últimas palabras antes de morir pacíficamente fueron: “El amor es la respuesta” y “Tengo tanta suerte”. Es autor de The Warm Fuzzy Tale y Achieving Emotional Literacy, entre muchos otros libros. Estos dos libros encarnan sus teorías de la inteligencia emocional, sobre las cuales dio conferencias y dio talleres alrededor del mundo. Le sobreviven sus hijos Noemi Mimi Doohan, Eric Steiner y Denali Nicholson Lumma; Su esposa Jude Steiner Hall; Sus nietos Matthew Doohan, Bella Doohan, Alex Steiner, Mariel Steiner, Adric Lumma y Dylan Lumma; Sus hermanos Miguel Steiner y Kati Quibell; Y sus sobrinas Allyson Quibell Wilinsky, Valeska Steiner, Cecilia Steiner, y su sobrino Julian Quibell. Sus cenizas serán enterradas en una ceremonia privada en el lago Pennyroyal.

La mayoría de los lectores del The Script serán conscientes de la disminución de la salud de Claude durante los últimos 10 años, ya que luchó con el cáncer de próstata y la enfermedad de Parkinson, así como con el tratamiento debilitante para ambos. Al ser ferozmente estoico e independiente, pocas personas sabían lo enfermo que estaba y por cuánto tiempo. A pesar de esto, todavía se las arregló para realizar talleres, incluyendo uno en su rancho de Ukiah en julio pasado, al que se refirió como “Mi último hurra”. En él, aunque por períodos cortos debido al agotamiento severo y la debilidad física, estuvo tan agudo como siempre. En el último año de su vida, habló más de querer morir con dignidad, y gracias a la ley estatal de California, fue capaz de hacerlo con medicación oral líquida autoadministrada, médicamente prescrita. Murió como vivió: con autoconciencia, honestidad, valentía y sin mentiras. Después de haber bebido sin temor el medicamento “Ayuda en la muerte”, seguido de un trago de tequila, y en el abrazo de su familia, sus últimas palabras, pronunciadas mientras miraba el agua de su lago, eran “El amor es la respuesta.”

Mimi informa que, en el último día de Claude, él dio el regalo de algunas enseñanzas a su familia. En sus palabras, éstas incluían:

  1. No rescates. Al final de la vida, la persona que muere no debe participar en rescates, a pesar de que el triángulo del rescate puede ser como una trampa pegajosa y puede sentirse como imposible escapar. Sin embargo, uno debe liberarse de estas trampas pegajosas para morir en paz.
  2. Humildad. Claude estaba genuinamente perplejo e incrédulo de que la gente parecía preocuparse tanto por él y sus ideas e ideales. Dijo repetidamente: “No puedo dejar de preguntarme si realmente se están refiriendo a mí”. Nosotros (su familia) no teníamos ni idea de lo ampliamente influyente e importante que era su trabajo profesional porque rara vez hablaba de sus conexiones con el mundo de esta manera. Presentó su posición en el mundo de la psicología como igual a todos los que lo rodeaban. En sus últimos días no tenía ego y era extremadamente humilde, y esto era una enseñanza para sus hijos.
  1. Disculpas. Él pidió tener tiempo privado con cada miembro de la familia y pidió ser perdonado por el daño específico y único que sentía que había causado a cada uno (sobre el cual él estaba en lo cierto y en el lugar). Él nos pidió compartir nuestros sentimientos con él, y él hizo terapia de alfabetización emocional para la familia en su último día con
  2. Música. A Claude le encantaba la música, y teníamos mucha música en su último día. Él lloraba y cantaba las palabras. Nos recordó que la belleza más dulce de la vida está justo delante de nosotros: simplemente escucha …

El 29 de enero, las cenizas de Claude fueron enterradas al lado del lago en su rancho. Varios eventos conmemorativos están planeados para honrar a Claude: en Berkeley (el domingo 18 de junio a las 11 am), donde vivió la mayor parte de su vida; En Ukiah y San Francisco (a confirmar); Y en el Congreso Mundial de la ITAA en Berlín, Alemania, en julio. Además, se está planeando un libro sobre la vida y el trabajo de Claude.

Aquellos que deseen pueden contactar con la familia de Claude a través de su hija, Mimi Doohan, en drmidrmi@earthlink.net.

Keith Tudor es un Analista Transaccional Docente y Supervisor (en psicoterapia) y puede ser contactado en keith.tudor@aut.ac.nz

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies