Pedro Fernández Vicente

01/11/2013

Pedro Fernández Vicente

Este mes entrevistamos a Pedro Fernández Vicente, Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Además, ha hecho cursos de técnico de marketing y de realizador de cine, entre otros.

Su carrera profesional en el mundo de la comunicación comenzó en Grupo Zeta como redactor Jefe. En 1979 pasó a Radiocadena Española en informativos y programas.

En 1985 pasó a Onda Madrid como director de la información de la Mañana y el programa de la Tarde y a Telemadrid como director del programa sobre Seguridad Vial. Dos años más tarde se incorporó a la DGT como jefe de prensa.

En 1989 se incorpora a RNE siendo el director del programa Crónica de Madrid, Hora Punta y del Informativo Nacional de la noche. En 1996 pasa a TVE como director del Centro de Madrid y director y subdirector del programa Parlamento, entre otras funciones. Ha compaginado su profesión con la de profesor en la Universidad Carlos III.

En 2009 pasó a asumir la dirección del periódico digital diarioexterior.com y es articulista de madridiario.es y de noticiasdigital.com

Buscando en el diccionario de la rae el significado de comunicar he encontrado «Descubrir, manifestar o hacer saber a alguien algo» Llevas muchos años dedicándote a la comunicación ¿Cómo la definirías tu?

Yo diría que comunicar es hacer participe a otro u otros de la idea que queremos contar y hacerlo de la forma más completa posible. Que aquellos a los que quiero contarles algo reciban el contenido completo de lo que les quiero decir

Aunque no eres profesional de la psicoterapia me consta que ya tienes bastantes conocimientos de nuestra profesión, ¿en qué crees que podría beneficiar a los psicoterapeutas mejorar en comunicación, tanto en la intimidad de la consulta como en los foros amplios: congresos, conferencias, asociaciones, medios de comunicación, etc.?

Quizá no soy una persona objetiva para relatar los beneficios de la buena comunicación en cualquier actividad. Para mi la comunicación ha sido y es mi vida.

Imaginar por un momento que un ciudadano acude a la consulta de un terapeuta porque tiene un problema y, ni el paciente es capaz de transmitirle al terapeuta sus temores o sus deseos de forma que el sicólogo pueda hacer un diseño de terapia, ni el terapeuta es capaz de conectar con su paciente para indicarle el proceso y tratamiento a seguir. Sería un desastre.

Pues sin ser tan radicales y dentro de la consulta el experto está obligado a hacerse entender en todo y cada una de las recomendaciones que observe a su paciente. Hay que evitar malas interpretaciones y errores que le puedan perjudicar.

En lo plural, cualquier profesional que quiere transmitir sus ideas a un auditorio necesita hacerse entender para tener éxito. De lo contrario su capacidad de comunicación será nula.

Muchas veces se dice que un proyecto de ingeniería, por ejemplo, ha fracasado porque no se ha contado adecuadamente. ¿No os parece un fracaso imperdonable que por no haberlo contado bien se pierda un proyecto que puede tener una trascendencia capital? Pues eso es culpa de la comunicación. Con este punto podría estar todo el día y no me cansaría

¿Qué consideras que es necesario para que se de una buena comunicación?

Una técnica apropiada y algunas dosis de arte. El comunicador ha de moverse entre el arte de que disponga de forma natural y la aplicación de esa técnica que le permitirá ir avanzando en su capacidad de seducción. Sin seducción la conexión pierde mucha calidad y el interés por lo que se ha querido transmitir pierde importancia.

Si el receptor no tiene interés en lo que le contamos será el final de la comunicación.

¿Comunicación verbal y no verbal, cuál de las dos es más importante y por qué?

Las dos tienen su importancia pero la no verbal abarca un espectro más amplio y tiene más recorrido que la verbal.

La no verbal empieza por la imagen que destilamos a lo largo de todo el día, de la semana, del mes. La ropa que usamos, el peinado, la forma de nuestro despacho, lo que vemos, lo que nos llama la atención. La comunicación no verbal nos precede, nos acompaña e influye como una losa sobre nuestro comportamiento.

Claro que luego llega la palabra y convierte en verdad o en mentira la imagen que hemos transmitido en silencio. Nuestra cara había dicho muchas cosas con las cejas, la nariz, los gestos, la sonrisa pero las palabras serán la confirmación o el rechazo de todo ello. Una imagen es importante pero una palabra puede ser definitiva.

De todas formas las palabras son como las cadenas, una vez dichas condicionan para siempre nuestra imagen.

Creo que me has hecho una pregunta sobre la que se puede alargar la conversación durante más de un día y no creo que el espacio de tu revista sea tan amplio

¿Cuáles son los principales problemas en la comunicación entre dos personas?

El Idioma, las experiencias personales, las diferencias culturales, pero entre dos personas que han crecido en ambientes de similar formación hay muchos motivos por los que se puede producir una distorsión y no entenderse.

El primero de ellos es la distracción. En el mundo en que vivimos hay un montón de detalles a lo largo de la jornada que nos distraen y manipulan nuestra atención. El Estrés es uno de ellos.

Fíjate si hay elementos a nuestro alrededor que nos distraen. El teléfono que suena, la hora de la comida, del café, el ruido de los coches, las preocupaciones, aquello que tenemos que hacer y que nos agobia, el dinero, las facturas que llegan y las que no llegan.

Pero lo peor de todo es no conocer bien a nuestro interlocutor, no disponer de la información necesaria.

Para comunicar hay que ser convincente y para eso es necesario que nuestro interlocutor nos de la oportunidad de serlo. Antes de iniciar un proceso de comunicación debo tener en cuenta mi momento, el momento de mi interlocutor, el escenario en el que se lo voy a contar y el entorno.

¿Qué puede haber detrás en cada persona para que no haya una buena comunicación?

Interés de que no lo haya. Dice un refrán que no hay peor sordo que el que no quiere oír.

En la actualidad cada vez tenemos menos contactos personales y nos comunicamos más a través de chats, WhastApp,  twitter, mails, ¿qué opinas de esta nuevas maneras de comunicarnos?

Yo creo que las redes sociales son una buena forma de comunicarnos. Nos han cambiado el mundo en general. Considero que deben ser un elemento más pero nunca sustituto de las relaciones humanas. El hombre quiere mirar a la cara, a los ojos, a la boca a su interlocutor. El contenido de mi relato necesita mis ojos, mis labios, mis gestos, mis manos para hacer llegar mis palabras, el tono de esas palabras, el volumen y el gesto particular de mi ADN para decirlo. Si no es así, el mensaje puede ser mío o de cualquier otro.

Nos gustaría que trasmitieras a nuestros lectores por qué es importante mejorar nuestra comunicación en general.

No creo que se pueda tomar a broma una disciplina como esta que puede tirar por tierra tantas y tantas aspiraciones, tantos proyectos, tantas ilusiones. Fíjense si es importante que la primera vez que alguien gana unas elecciones no es por madurez, inteligencia o su valía para ser el Presidente del Gobierno. No. Gana porque ha sido capaz de convencernos de que lo hará bien, pero realmente no lo sabemos.

Ocurre con todos los trabajos. Vamos a una entrevista y nos darán el trabajo en la medida que nuestro entrevistador considere que somos o no los mejores.

Os voy a contar una historia que podría estar representada por una psicoterapeuta y su paciente. Claro que en ese caso hubiese sido un desastre. La falta de información y la existencia de una comunicación deficiente entre Enriqueta y Alicia ha provocado una ruptura, la de su amistad. Lo mismo que podría ocurrir con cualquier otra relación, incluida la de un terapeuta y su paciente.

Desconozco la relación que se produce en el interior de una sala de tratamiento pero si miramos las consecuencias tan negativas que nos enseña la vida constantemente por mantener una comunicación deficiente o errónea, nos podemos imaginar el final que se puede producir entre un sicólogo y su paciente.

Historia:

A Enriqueta le gustan los animales, especialmente los perros. De hecho ella convive con Chimo, de mediana estatura, sin raza reconocida pero muy querido por Enriqueta al que le dedica cuidados y atenciones.

Alicia es la mejor amiga de Enriqueta. Desde hace años salen juntas y disfrutan de ambientes en común. Ambas conocen todos o casi todos los secretos de la otra, aunque es verdad que hay aspectos de los que nunca han hablado.

Comparten multitud de experiencias, de amistades, de salidas y aventuras con otras personas. Alicia sabe de la existencia de Chimo. De hecho siempre que entra en casa de su amiga le dedica alguna caricia y pequeñas atenciones sin ser excesivas porque ella no tiene gran tendencia a los animales.

Enriqueta y Alicia nunca han hablado del perro. Ninguna de las dos conoce en profundidad los sentimientos de la otra sobre Chimo. Mejor dicho Alicia desconoce lo que el perro representa para Enriqueta. No es algo que se hubieran planteado porque no era necesario. Entre ambas hay una falta de información sobre los sentimientos que las dos tienen hacia el perro de Alicia.

Un día Chimo se muere y Enriqueta resulta muy afectada por la desaparición de su perro. Un escenario al que Alicia no es sensible. Llama a su amiga que atiende la llamada de Alicia con desgana. Le anuncia la muerte del perro y la falta de ganas de salir por ese motivo, se encuentra desanimada.

Alicia no se siente preocupada por ese hecho, no capta exactamente el daño que siente su amiga por la pérdida del animal, considera una situación pasajera y se comporta con normalidad. Algo que Enriqueta no termina de entender, pero no se lo hace saber. Piensa que a esa que decía ser su mejor amiga no le importa su dolor. Ni siquiera le ha preguntado como se encuentra, ni si desea su compañía.

Alicia, por su parte, no le da importancia a la muerte del perro y por una falta de comunicación entre ambas, por no mantener una conversación informativa de los valores que cada una tiene acerca de los animales, se deteriora levemente la amistad. Poco a poco se enfría y lo que era una relación afectiva de confianza se convierte en una serie de contactos irregulares.

La importancia de la comunicación es real. Aquí os he contado un caso real y particular, pero de la vida privada se extiende a la profesional. La mala interpretación, la explicación errónea, el discurso sin confianza, sin fe, pueden convertir un hecho insignificante en extremadamente influyente y un trabajo de calidad en un asunto intrascendente.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies