Pautas para ser un poquito más feliz

03/05/2017

Generalmente leemos en muchos sitios u oímos a muchas personas sobre lo que hay que hacer para ser feliz, como si éstos supieran qué es lo mejor para nosotros. Considero que este tipo de pautas pueden llevarnos a todo lo contrario: a la frustración, a la tristeza, a la impotencia de exigirnos hacer todo eso que los expertos conocen sobre el alcance de la felicidad. Nos dicen cosas como: “para ser feliz hay que viajar”, “trabaja en algo que te apasione”, “refuerza tus lazos de amistad y familiares”, entre muchas otras cosas. Y creo que, aunque estas pautas tienen mucho sentido, si lo interiorizamos como norma o deber pueden causarnos un problema. Podemos llegar a la desilusión si no conseguimos realizar esas pautas o desilusionarnos creyendo que otros son más felices que nosotros porque vemos que las hacen.

Mi objetivo con pacientes y personas que buscan mi ayuda para ser un poco más felices en sus vidas es simple y a la vez complicado. Parte de la base de que cada uno de nosotros nos conocemos mejor que nadie y podemos ser capaces de buscar en nuestro interior qué es lo que queremos. Buscamos crear un lazo esencial entre lo que pensamos, sentimos y hacemos, y que todo ello actúe en congruencia y sintonía.

Observamos que la a no-felicidad llega cuando, por ejemplo, hacemos algo que no sentimos. Cuando dejamos de lado nuestra voz interior y respondemos a lo que deberíamos hacer más que a lo que queremos hacer. Es muy importante, tomar conciencia sobre nosotros mismos, saber que hay veces en que actuamos condicionados, sin ser conscientes sobre lo qu nos podría hacer felices o sobre lo que es mejor para nosotros.

Tomar conciencia y entrar en contacto con nosotros mismos para ver qué es lo que nos haría feliz desde un punto genuino y sin juicio, no siempre es fácil. Muchas veces me encuentro con que no sabemos identificar lo que sentimos y mucho menos ubicarlo en el cuerpo.

¿Qué quiero decir con esto? Que lo intentemos, que probemos, que seamos pacientes y cariñosos con nosotros mismos. La toma de conciencia nos ayudará a darnos cuenta poco a poco de qué es lo que queremos y qué es lo que realmente nos hace felices.

Quiero ahora proponeros algo, un ejercicio sencillo que os ayude a escucharos y acercaros un poco más a vosotros/as mimos/as. Recuerda un momento feliz, imagina todas las circunstancias que te rodeaban, las personas que estaban contigo, todo lo que estaba pasando, y detente un momento a ver cómo se siente esa felicidad. Si puedes, mira en qué parte del cuerpo la sientes. Imagina que pudiste parar en ese momento y observar para darte cuenta (tomar conciencia) de que estás feliz y date permiso de disfrutarlo.

Reconocer lo que se siente, te ayudará a identificar esos momentos en tu vida, disfrutarlos y poco a poco ir buscando más momentos como ese La única persona que tiene la clave para tu felicidad eres tú mismo/a. Escucha lo que  puede ser mejor para ti, elige las cosas que te generan satisfacción. Párate un momento y pregúntate ¿qué siento al verme en esta situación? ¿Qué le genera a mi cuerpo? ¿Hay tensión o relajación? Y lo más importante ¿lo hago por y para mí o lo hago para complacer a otros o a las expectativas y los juicios que tengo yo sobre lo que debo hacer para ser feliz?

Marina Manchón BarriusoMarina Manchón Barriuso
Psicóloga-Psicoterapeuta Humanista Integrativa
marinamanchon@galenevizcaya.es

671793452
www.galenevizcaya.es

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies