Palabras de Carmen Gómez-Pimpollo

01/07/2014

Carmen Gómez-Pimpollo
Carmen Gómez-Pimpollo
Qué alegría encontrarnos de nuevo, esta vez con el traje de los domingos y con tono de fiesta y de celebración, por el camino recorrido y los logros alcanzados. Bienvenidas y bienvenidos, alumnas y alumnos de este máster que hoy sois protagonistas.Bienvenidos también los familiares y amigos que hoy nos acompañáis, gracias por lo que suponéis en la vida de nuestros alumnos.

Queridos Pepe y Maca, Jesús y todos mis compañeros de ilusiones y fatigas, que con vuestro trabajo y dedicación habéis sido constructores de este momento.

Y no puede faltar un recuerdo especial para Nieves, Vicky, Rozika y Mavi que con su contribución desde secretaría, recepción y servicios, han hecho posible que todo estuviese a punto y que nuestro ecosistema fuese mucho más agradable.

Queridas amigas y amigos:

Llegado este momento me resulta difícil encontrar palabras que añadan algo de novedad. Son tantos los correos que os he hecho llegar a los largo de estos dos cursos de formación, que leerlos tendría que tener también nota.

Vuelvo hacia atrás, a ese primer correo en el que os daba la bienvenida al módulo previo, y a los más rezagados al máster, y me surge una pregunta existencial: pero ¿me queda algo que decir? Y despliego frente a mí un nuevo papel en blanco, con el deseo de que el espíritu de alguno de nuestros antecesores o antecesoras, me inspire una palabra al oído con la que empezar a dar vida a este mensaje.

Y por un momento siento que he tenido suerte, pues por casualidad llegan a mi unas palabras poco conocidas de Antoine de Saint Exupéry: “Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo, sino que primero has de evocar en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho”.

Y de pronto me entra un ligero escalofrío, me asalta una duda razonable: hemos construido un barco recio, con buenas maderas, de diferentes procedencias, hemos trabajado en equipo y estamos preparadas y preparados para navegar los mares y océanos del counselling y la psicoterapia, pero ¿hemos evocado en vosotras y vosotros ese anhelo de mar ancho y libre?

Os miro en la foto que tengo delante mientras escribo, vuelvo a pasar por el corazón vuestros deseos, inquietudes, luchas, todos los ejercicios que me ha tocado corregir… los momentos en que os he visto trabajaros y acompañar a otros a finalizar sus duelos, y entonces mi corazón se caldea, y nace una respuesta: ¡sí, tienen el anhelo de ese mar!. Y me siento en paz.

En estos dos cursos, no sólo habéis ampliado conocimientos sobre la realidad y sobre quienes sois, también habéis madurado como personas capaces de compromiso. El conocimiento no es neutro, la verdadera sabiduría nos implica y nos complica la vida, nos inspira una nueva forma de ser y estar en el mundo, que nos empuja a transmitir, como por contagio, los valores que nos son esenciales. Ojalá y nos convirtamos en nuestros contextos en virus de un amor sincero y profundo por el ser humano, artífices de una comunicación sana en la que haya espacio para un Yo y un Tu, que nos permita creer y crecer en un Nosotros que no anule ni excluya a nadie, y que respete y cuide el marco en el que vivimos.

Sois buenas y buenos en vuestro oficio, no me cabe duda. La competencia profesional que habéis ido adquiriendo es alta, aunque el miedo a veces no os deje disfrutar de ella todavía. El contexto laboral en el que nos movemos no es fácil y habrá que seguir luchando por hacerse un hueco, aunque contéis con herramientas y calidad como para poder ejercer con excelencia vuestro trabajo. Ahora os asaltan las dudas, los proyectos, las leyes que protegen o dificultan el ejercicio del counselling y la psicoterapia. Todo eso es una realidad que no podemos negar, y por eso os animo a que en los momentos de zozobra evoquéis la libertad del mar y su anchura.

Seguid abriendo las puertas y ventanas de vuestra vida, y leed este momento en perspectiva y con horizonte, desde el corazón de estas bonitas profesiones con las que nos hemos comprometido. Pensadlas y sentidlas con transcendencia, como algo que no se agota en nosotros sino que nos supera y que va más allá de nuestra consulta y también de nuestro tiempo.

Ser counsellor o psicoterapeuta es también un modo de comprender la historia y reconstruir una realidad donde no nos acostumbremos a convivir con tantos sufrimientos sociales que parecen escribir el guión de vida de la humanidad; aunque nos acompañen ya tantos siglos de historia, nadie ha dicho que tengan que quedarse para siempre.

Nuestra sociedad, nuestro entorno más privado y más amplio, necesita personas sanas y sanadoras, que faciliten en este momento histórico espacios para la felicidad y el amor profundos. Y ahí todas nosotras y todos vosotros tenemos una palabra que decir y un corazón que ofrecer.

Quiero finalizar con uno de esos cuentos que circulan por la red, aunque con una pequeña modificación, pues en este caso la protagonista va a ser Mariola, aquella mujer que sólo sabía trabajar y vino a terapia para complacer a su marido, y que después de los trabajos que le propusisteis en su terapia logró encontrarse consigo misma:

Cierto día, un sabio que caminaba por la playa, reparó en Mariola, quien se agachaba a cada momento, y parecía recoger algo de la arena que luego lanzaba al mar. Hacía lo mismo una y otra vez, (recordad que Mariola era bastante obsesiva…)Tan pronto como el sabio se aproximó, descubrió que lo que recogía eran estrellas de mar que las olas depositaban en la arena, y una a una las arrojaba de nuevo al mar.

Intrigado, le preguntó sobre lo que estaba haciendo, a lo que ella respondió:

– Devuelvo estas estrellas marinas al océano. Como ves, la marea es baja y éstas se han quedado en la orilla, si no las arrojo de nuevo al mar morirán aquí.

– Comprendo –dijo el sabio- pero debe haber miles de estrellas de mar sobre la playa. No puedes devolverlas todas, son demasiadas. ¿No estás perdiendo tu tiempo y haciendo algo que no tiene sentido?

Mariola sonrió, se inclinó y nos hizo un guiño, tomo una estrella marina y mientras la lanzaba de vuelta al mar, le respondió:

– ¡Para ésta si lo tiene!

La vida no necesita héroes sino personas honestas, responsables, enamoradas, congruentes, vulnerables, sensibles, valientes aún con miedo, que saben también de equivocaciones y de pedir perdón, y que viven su día a día con sentido.Vayamos pues a la playa y devolvamos al mar las estrellas que podamos. Y hoy sí, ya puedo deciros: ¡Hola compañeras! ¡Hola compañeros!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies