Un nuevo horizonte para Galene

01/12/2016

José Zurita y Edgar

Recuerdo hace algún tiempo, una frase que escuché durante un encuentro de profesionales en mi ciudad: “Volar no es solo extender las alas y decir… ¡estoy volando!, es saber que volar es extenderse a nuevos horizontes y reconocer que siempre que vuelas hay algo nuevo por conocer”. Creo expresamente en lo que cada una de ellas expresa; no solamente es sentir que te transportas de un lugar a otro, sino sentir de verdad que hay cosas nuevas en ese horizonte inexplorado, como si fuese una aventura, y experimentar la incertidumbre de lo novedoso.

Mi deseo desde que inicié el Máster en Psicoterapia Humanista Integrativa hasta que lo terminé, era el de llevar un poco de ese sentimiento de amor, protección y formación a otros que no conocen de Galene; si bien se hallaban representados de corazón en cada uno de los estudiantes que han pasado por su interesante y novedoso aprendizaje experiencial y académico, se queda allí…solo en el sentimiento íntimo y de las personas que compartieron ese tiempo.

Sin embargo, también creo que es necesario hacer visible a los ojos de los demás, que existe un lugar donde puedes ser tú mismo y realizar transformaciones tan interesantes desde dentro, que influencian lo externo. Y es así como Galene viaja hacia la ciudad de Pasto, una pequeña pero poderosa ciudad al suroccidente de Colombia, hacia un nuevo horizonte lleno de posibilidades, de contactos, de nuevas relaciones, pero conservando el espíritu que tanto ha caracterizado a la Institución en España y entre las personas que le conocen.

Me siento orgulloso de ser el primer representante delegado de esta Institución en mi país. Será una hermosa experiencia que quiero experimentar en cada cosa que haga de ahora en adelante; será un duro trabajo, pero tengo el empeño, la alegría y la paz en mi corazón para continuar cultivándolo y cuidándolo. Galene me ha dado mucho en este tiempo de formación en el Máster y tengo la sensación y la emoción de devolver con mucha gratitud y sin obligación todo lo aprendido y experimentado.

Quiero agradecer a José Zurita y Macarena Chías por confiar en que puedo llevar y ser un abanderado de su trabajo en esta parte del mundo, que tanto lo necesita. Gracias a su amor y protección, he podido sentirme respaldado y con la esperanza de hacer el mejor trabajo para todos los que acudan a esta nueva delegación. De la misma manera, quiero agradecer a mi esposa Pamela, quien es mi motivante de haber vivido esta experiencia e iniciar esta nueva etapa de Galene en Colombia y más exactamente en la ciudad de Pasto.

Me despido con una frase que siempre me ha gustado mucho y que representa la aventura de conocer al otro y de ser también un océano insondable, como el mismo universo: “No conozco a la mitad de ustedes, ni la mitad de lo que querría, y lo que yo querría es menos de la mitad de lo que la mitad de ustedes se merece.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies