No estamos solos

01/02/2011

jose zurita

José Zurita

Hola a tod@s:

“No estamos solos. Formamos parte de algo más grande. Además de nuestro paciente individual, cuando se sienta frente a nosotros en la sala de terapia alrededor flotan una serie de elementos que habrá que tener en cuenta para resolver el proceso terapéutico con éxito”

Cuando trabajamos en terapia individual con nuestro paciente, no estamos solos. La sala de trabajo se llena de personajes que salen de la cabeza de nuestro interlocutor (cliente). Como profesionales de la psicoterapia es importante aprender a lidiar con todos esos personajes que viven en su cabeza y que aparecen cada cierto tiempo en nuestras sesiones de trabajo.

Podemos sentar en una silla vacía al personaje que acaba de mostrarse y trabajar con él, y también utilizar otras técnicas de segregación de paciente y personaje para resolver aspectos importantes y propiciar más adelante su integración.

Resulta claro para todos los psicoterapeutas que no podemos cambiar a nadie, sólo cambiar nosotros mismos. Esto es una máxima fundamental en la enseñanza de esta profesión desde cualquier enfoque. Lo único que podemos hacer es acompañar a nuestro paciente en su cambio y, por lo tanto, cualquier problema relacionado con cualquiera de las personas que viven en su entorno afectivo y relacional, que éste nos traiga a terapia, tendremos que trabajarlo desde él, y nunca caer en el juego de “querer cambiar al otro”.

En Psicoterapia Humanista Integrativa (PHI) nosotros enfocamos el trabajo desde lo relacional, y exploraremos las relaciones de nuestro paciente con cada uno de los personajes que viven en su cabeza, y las relaciones que mantiene con las personas y demás objetos de su entorno. Si le acompañamos a cambiar su relación con algo o alguien, se generará un cambio real en su vida y el objeto de la relación; para mantener ésta tendrá que adaptarse al cambio, o la relación se romperá.

Otro universo que queremos tener en cuenta en Psicoterapia Humanista Integrativa es la interconexión entre cada persona con su entorno afectivo y, en general, con cada uno de los integrantes de los sistemas de los que forma parte, algo que denominamos enfoque sistémico, y que proviene de la terapia familiar sistémica.

La Terapia Familiar Sistémica nace en la década de los 50 del siglo pasado, nutriéndose principalmente de tres fuentes: La Teoría General de los Sistemas, el concepto de la Homeostasis y la Teoría de la Comunicación.

Por un lado, y de forma esquemática, la Teoría General de los Sistemas dice que un sistema es un conjunto organizado de cosas o partes interactuantes e interdependientes, que se relacionan formando un todo unitario y complejo. Cabe aclarar que las cosas o partes que componen al sistema no se refieren al campo físico (objetos), sino más bien al funcional. De este modo, las cosas o partes pasan a ser funciones básicas realizadas por el sistema. Podemos enumerarlas en: entradas, procesos y salidas.

La Homeostasis es el proceso de autorregulación de cualquier organismo vivo para mantener el equilibrio funcional.

Por último, la Teoría de la Comunicación de la Escuela de Palo Alto aporta un axioma fundamental: “Es imposible no comunicar”.

Con estos tres elementos podemos construir el enfoque sistémico que será crucial en nuestra manera de trabajar en Psicoterapia Humanista Integrativa con nuestros pacientes. No estamos solos. El enfoque sistémico demuestra que todos somos parte de uno o más sistemas en los que nos movemos, de los que formamos parte y de cuyas leyes de funcionamiento dependemos para nuestra actividad. Nuestros cambios inciden en el o los sistemas a los que pertenecemos y estos, para intentar recuperar el equilibrio funcional, actuarán oponiéndose al cambio, generando por tanto una resistencia sistémica con la que tendremos que contar si queremos tener éxito en nuestro trabajo terapéutico.

Espero que os guste el BONDING de este mes y lo difundáis entre vuestros amigos y colegas.

Un abrazo para tod@s,

José Zurita

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies