Mi ser mamá

01/08/2017

Ser mamá, descubrir y descubrirme, sentir y emocionarme, confiar y dar confianza, aprender y enseñar, AMAR… Ser la mamá que quiero ser. Trasmitiros pensamientos, experiencias, sentimientos y emociones de algo más de un año de maternidad, quizá frases inconexas pero que en realidad son y han sido mi SER MADRE.

Porque la vida te cambia desde el momento en que decides ser madre y te permites serlo. Los nervios previos a la ausencia o no de la menstruación, la sorpresa, la alegría mezclada con el miedo, el latido de su corazón, maravilla del ser humano, los cuidados y la protección hacia ti misma y tú bebé, los cambios corporales, las dudas, los preparativos… Podría hablar también de las expectativas hacia el parto, el miedo al dolor, el deseo de un tierno piel con piel, la medicalización, la tristeza y la rabia porque no sea como tú deseabas, la cesárea, la separación… porque también eso forma parte de mi ser mamá. Pero de lo que más siento ganas de hablar es de ese descubrir y descubrirme, de ese ser la mamá que quiero ser.

Quizá y sólo quizá, cuando eres mamá te das cuenta de la madre que tus figuras parentales te han dicho que es bueno que seas, la que algunas personas de tú entorno quieren que seas, incluso la que está socialmente admitida. Entonces puede que entremos en una confusión o conflicto entre esa persona que creemos o debemos ser y lo que realmente somos. En mi caso, así pasó, me imaginé la madre que sería y me sorprendí al descubrir la que soy.

Me redefiní en un mundo adulto, en una familia, me di cuenta de lo que pesa la presión social, los grandes consejos sociales que pueden o no valerme, necesité pararme a pensar si realmente eso que hacía tenía sentido para mí o venía de un “no decepcionar” o de un Niño Rebelde que desea oposición, y necesité darme cuenta de que lo importante era dejarme ser.

Necesité poner límites, luchar por ser mamá sin invasiones, en un entorno y un momento donde estaba normalizado. A veces me acompañó el miedo y la inseguridad, ¿lo estaré haciendo bien? ¿seré una mamá responsiva? ¿favorezco la diferenciación de mi niña? ¿le trasmito permisos?… Aceptarme, aceptar que no lo sé todo, que me voy a equivocar y que no soy una mamá perfecta.

Descubrí la importancia de una pareja sólida, que te comprenda, te cuide, te proteja y te dé sostén. Sentí la felicidad y el agradecimiento por tenerla. Descubrirle como papá, disfrutar viéndole amar, amarle y llorar de alegría con él.

Sentí por primera vez el más puro amor incondicional, la felicidad infinita con sólo mirarla, la tranquilidad y la paz. Sentí que el tiempo no es tiempo, exigencias y obligaciones que se difuminan en ese espacio de protección y amor que sólo nos pertenece. Reflexioné acerca de la vida, las relaciones, el tiempo, los valores y lo que realmente importa.

Amamanté, momento íntimo de pura conexión y belleza, también incómodo y agotador a veces. Diferentes teorías, diferentes corrientes, diferentes opiniones, dejarme ser, descubrirme. Supe que nada sería igual, duelos de unas relaciones que he perdido, que nunca volverán como fueron entonces, con amigos, con familiares, con mi pareja y conmigo misma.

Entré en contacto con aquél bebé que fui y con aquellos padres que me cuidarón, proceso profundo, duro a veces, comprensivo y tierno otras. Momentos de alejamiento, afrontamiento y crecimiento. Tocar a mi Niño interior, cuidarlo, protegerlo y amarlo, del mismo modo que lo hago con mi hija. Oportunidad única de reparentalización.

Me lleno de felicidad al oírla reír, momentos únicos, sus primeros “mamá” y “papá”, ver como sus ojillos buscan mi mirada, su olor, el tacto suave, dulce, cuidadoso, sus besos, sus abrazos, la quietud de un sueño profundo, sentir placer observándola. El orgullo al verla lograr nuevas destrezas, logros motrices tan importante en ellos y tan insignificante en los adultos. El punto medio entre permitirla explorar y protegerla, que difícil a veces. Momentos también dolorosos, los chichones, sentir el miedo en los llantos desgarrados, la tensión contenida. Las primeras separaciones que se hacen eternas. El vértigo por el paso del tiempo en el primer cumpleaños. La vuelta a un mundo profesional nunca olvidado.

Y un sinfín de experiencias y emociones que estoy deseando compartir a su lado. Sigo descubriéndome y descubriéndote, te amo Maya.

 

Nuria Salvador y MayaNuria Salvador (Crianza con Apego Agosto 2014)

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies