Mamá, ¿me lo compras?

01/12/2015

mama me lo compras

Hay días en los que entro a mi casa y me siento ahogada. Atacada por un exceso de objetos que parecieran perseguirme. Es un caos. Por supuesto esto tienen que ver en gran parte con mi desorden. Un desorden que suele reflejar mi estado mental, en el que ocurren un millón de cosas a la vez. Quizá también influye el hecho de que tenga dos niñas chiquitas, que saben mucho más de sacar que de guardar.

Pero sobretodo, tienen que ver con que tenemos mucho más de lo que usamos.

Aún así, casi todos los días, llega el:  Mamá, ¿Me lo compras?

No importa si vamos al parque, a la tienda, a la casa de alguien más o nos quedamos en la nuestra. Ni tampoco si ya hay tres versiones distintas de eso que quieren.

Viene el no.

-¿Por qué?

-Ya tenemos uno.

-No es mio

-Te lo presto

-Lo quiero para mi

-No lo necesitas

-Pero yo lo quiero. De este no tengo. Este es mas grande, mas rico, más bonito, mejor. Es el que tienen mi amiga. Nunca lo he probado.

Quizá insista en el no. Pero tarde o temprano el objeto deseado llegará por uno u otro lugar.

Es la vida que a mis hijas les tocó. Una vida de abundancia.

Creo que también de excesos.

Intento no ponerme en un lugar de juicio. ¡Es que estos niños de ahora que no valoran nada!. ¡Nada es suficiente!

Agradezco que tengan tanto.

Sin embargo esta sensación de ahogo permanece. Porque más allá de las creencias morales acerca del valor de las cosas, percibo mucha angustia, en ellas y en mi.

Me cuesta no caer en el discurso anti-consumista, en el que también me pongo en un lugar de desprecio, rechazo y a veces escasez.

Así que permanezco en esta sensación, que es mucho más real que cualquier ideal o postura filosófica y me doy cuenta de que este ahogo y angustia no es solo por el exceso de objetos.

Es un exceso de información, estímulos, deseos, metas, personas, noticias, ideas. Un exceso de todo.

Una oferta excesiva, imposible de digerir.

Las necesidades vienen de afuera. Por todos lados llega información de lo que no tengo. Los libros que no he leído, los cursos que no he hecho, las personas que aún no conozco, los países a los que no he viajado, la nueva colección de ropa que no tengo, los maravillosos productos que no he probado, los métodos de sanación que no he intentado.

El, «mamá ¿me lo compras?», es una voz interna mía que me dice ¡Lo quiero comprar! ¡Yo lo necesito!

El mundo dicta mis necesidades, y son muchas. Hay gigantescos equipos de personas dedicados a convencerme de eso. A seducirme. A crearme necesidades que no sabía que tenía.

Hacen bien su trabajo, sin duda.

Quizá este ahogo, se ha exacerbado desde que soy yo quién tiene que vender.

Así es el juego.

Convence, seduce, manipula, usa las palabras adecuadas, bombardea, presiona, engaña, destácate de los demás.

Si no, pierdes.

Y no tendrás como comprar todo eso que otros lograron convencerte de que necesitas.

Es un sin sentido,

del que no quiero salir radicalmente.

No quiero trabajar excesivamente y perderme de la vida. Ser esclava del consumo.

Tampoco quiero privarme de cosas maravillosas que el mundo tiene por ofrecer.

Sé que tengo una empresa, una familia y unas hijas con quienes intentar nuevas maneras. Probando. Danzando entre los extremos.

Por ahora tengo claro que quiero deshacerme de unos cuantos objetos

Decir que no a mis hijas varias veces al día

Salir más a la naturaleza

Preguntarme honestamente si necesito algo antes de comprarlo

Darnos gustos disfrutándolos con presencia

Aprender sobre marketing responsable

Compartir lo que tenemos

Limitar mi tiempo en el computador

Bailar más,

Hacer cosas que nos gustan y divierten

Sentirnos, atendernos y amarnos para no llenar vacíos inútilmente

Seguir en mi camino de conciencia

Y así no tener que comprar un falso bienestar.

Mi foto

 

Ana María Constain
http://crianzaygestalt.blogspot.com.co/

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies