La felicidad y cómo influye en el cerebro

03/09/2018

Podríamos decir que vivimos en una auténtica moda del ser FELICES. Hace unos años quizás lidiábamos con otras tendencias como la idea del ÉXITO, de la FAMÍLIA IDEAL, y ahora parece que estamos entrando en la era de la FELICIDAD.

¿Es una moda o es algo auténtico?

La verdad es que la idea de ser felices es tan antigua como las primeras civilizaciones. Ya los antiguos griegos se reunían en sus plazas para debatir acerca de términos tan abstractos como la alegría, la buena vida o la felicidad (eudaimonia, tal como ellos la concebían).

Ahora en el siglo XXI, tenemos herramientas y técnicas para poder descubrir más acerca de este estado. Concretamente, disponemos de la ayuda de las Neurociencias, que son las ciencias que estudian el cerebro y su relación con nuestras conductas y con nuestros pensamientos. El hecho de saber mejor como funcionamos también nos lleva a preguntarnos en que parte de nosotros reside.

¿Está la felicidad encerrada en nuestro cerebro?

Técnicamente podemos afirmar que sí, aunque no es una respuesta sencilla, ni tampoco podemos dar una respuesta categórica.

La Neurociencia ha demostrado que tenemos una serie de estados emocionales como son la alegría, el amor, la satisfacción y el placer, por poner algunos ejemplos, que nosotros/as etiquetamos como felicidad (de manera combinada o de manera individual).

Estos estados se generan a base de unas reacciones neuroquímicas que generan cambios estructurales en nuestro propio cerebro y en todo el conjunto de nuestro organismo.

Por ejemplo, cuando estamos enamorados se elevan los niveles de algunas de estas hormonas, como es el caso de la oxitocina; cuando comemos chocolate, nuestra dopamina aumenta; cuando recibimos un cumplido de un compañero/a podemos obtener un mayor nivel de serotonina; y cuando volvemos a casa después de una sesión de gimnasio nuestras endorfinas invaden nuestro cuerpo.

Todas estas hormonas generan una serie de cambios en nuestro cuerpo a nivel biológico y acaban también originando cambios en nuestras emociones y en nuestros pensamientos. El hecho de disponer de un incremento en nuestra oxitocina hará que nos sintamos mucho más cómodos/as con la presencia de la persona o personas queridas, sentiremos más confianza, tranquilidad y alegría y tendremos pensamientos o ideas más optimistas y positiva.

Lo importante es tener presente como estos estados pueden acercarnos a la felicidad de una manera más funcional. Podemos practicar conductas como la ingesta compulsiva, el hacernos fotos y videos obsesivamente para colgarlos en las redes, el practicar deporte de manera insana o mantener relaciones tóxicas como una forma de obtener esta supuesta felicidad, pero a un precio muy elevado.

Todas las anteriores conductas mencionadas acabarán por generar las mismas sustancias, pero a un precio muy elevado. Y con el añadido de que la persona se puede volver adicta a estas rutinas o hábitos negativos.

Este es el problema de buscar la FELICIDAD FÁCIL, la supuesta vía corta para llegar a esos estados mentales y emocionales que nos hacen sentir bien a un elevado coste.

En lugar de buscar la FELICIDAD por estos senderos quizás podemos explorar otras rutas. En estos casos es cuando un psicólogo/a, un terapeuta, o un coach podría ayudarte para que pudieras conocerte mejor, saber realmente tus necesidades, tus deseos, cambiar tus hábitos, tus pautas… Y para que pudieras así llegar a un nivel de FELICIDAD más auténtica.

También el conocimiento que nos aportan las Neurociencias es de gran utilidad ya que comprendemos mejor nuestro cerebro, como funcionamos y cómo podemos así sacarle un máximo provecho.

No son decisiones fáciles, pero paso a paso lo podemos lograr. Estar cada vez más cercas del sendero de una FELICIDAD más real y más verídica.

Tú puedes iniciar este nuevo camino, quizás pidiendo ayuda y marcándote pequeños pasos a diario.

 

 ORIOL LUGO

 

 

 

 

 

ANA FARRÉ

 

 

 

 

Psicólogos e investigadores de la Universidad Ramon Llull de Barcelona.

Co-directores del OWL INSTITUTE, centro pionero en el trabajo con las Neurociencias aplicadas a las terapias psicológicas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies