por Isabel Rubio | January 2013

Entrevista a José Luis Lledó Sandoval

Entrevista a José Luis Lledó Sandoval

Este mes queremos presentaros al Dr. José Luis Lledó Sandoval, nuevo presidente de la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas (FEAP). El Dr. Lledó es médico especialista en psiquiatría y ha sido fundador del Centro Psicoanalítico de Madrid (CPM), de la Sociedad Española de Psicoterapia y Técnicas de Grupo (SEPTG) y de la Sociedad Castellana de Psicoanálisis (SCP).

En primer lugar, queremos felicitarte por tu nombramiento como Presidente de FEAP, pero también tenemos mucho interés en conocer cuál ha sido tu motivación para presentar tu candidatura  al cargo y también queremos pedirte que describas para nuestros lectores, de la manera más breve posible, qué es FEAP y cuáles son sus principales objetivos.

He estado en FEAP desde su creación, en 1992, y he formado parte de su Junta Directiva, desde su inicio hasta el año 2005, en que no podía contar con el tiempo que requería mi dedicación a ella, y por eso lo dejé. Al volver a disponer de tiempo, ha surgido la oportunidad de poder terminar mi vida profesional dirigiendo FEAP y he aceptado el reto porque amo la institución y creo en sus objetivos, y la verdad es que lo hago con auténtica ilusión.

La razón de ser de FEAP y el motivo más importante para su concepción y fundación, fue la inexistencia de un marco legal que regulase de forma explícita aquellos requisitos que se consideraban necesarios para la práctica profesional de la psicoterapia. A partir de ese vacío legal y con la pretensión de llenarlo, empezamos a reunirnos representantes de distintas Asociaciones que teníamos los mismos y diferentes modelos teórico-técnicos de entender la psicoterapia, para explorar las bases de un consenso. Tras toda una serie de encuentros que no estuvieron exentos de dificultades, logramos el acuerdo suficiente y necesario para poner en marcha la fundación de FEAP, que tuvo lugar en el año 1992.

FEAP define actualmente los requisitos de formación y acredita la necesaria experiencia de los psicoterapeutas para que puedan desarrollar una práctica profesional altamente cualificada, con lo que ofrece una garantía de rigor y seriedad científica, tanto a las instituciones donde se dispensa asistencia psicoterapéutica, como a los receptores de la misma. Continuamos muy preocupados por investigar y evaluar adecuadamente la calidad de la práctica de la psicoterapia, pero también de la formación, tanto inicial, como continuada, de los psicoterapeutas y no dejamos de lado, ni mucho menos, una mayor y mejor difusión del conocimiento de la psicoterapia dirigida a los profesionales de la salud y a los beneficiarios de la misma.

Ya vemos que tienes unos objetivos concretos y ambiciosos para esta nueva etapa de FEAP, pero nos gustaría saber cuáles de ellos consideras más importantes y, sobre todo, cómo vas a ponerlos en práctica.

Para mí continúa siendo prioritario defender el estatuto y los estándares del psicoterapeuta aprobados en nuestro artículo 21, intentando consensuarlos y armonizarlos con otras instituciones: AEN, Colegios profesionales, etc., sin disminuir para nada la calidad, tanto en la formación de acceso, como en la formación continuada.

Para tratar de alcanzar los anteriores objetivos planteo una actitud y un talante que es básicamente de continuidad con la magnífica labor llevada a cabo por mi antecesora Begoña Olabarría, manteniendo los canales abiertos que hayan demostrado su utilidad, y mejorándolos en la medida de lo posible, aunque sin renunciar a la apertura de nuevas vías y  caminos por los que transitar. He tratado de que en la J.D. los cargos representen al máximo todas la orientaciones teóricas  presentes en FEAP, sin olvidar en ningún momento le eficacia y la economía. Trato de mantener y mejorar la comunicación existente entre las Asociaciones (Presidentes y Delegados), las diferentes Secciones y la propia Junta Directiva. Trato de tomar, o retomar, y, en su caso, mantener y mejorar la comunicación con Colegios Profesionales (médicos y psicólogos); Ministerio; Autonomías; Asociaciones de enfermos; familiares de los mismos, etc. y centros de salud. Incrementar la comunicación con instituciones internacionales, tanto europeas, como americanas y especialmente latinoamericanas, me parece esencial. Finalmente, pienso plantear una comunicación con el público interesado a nivel de difusión, información y divulgación de la psicoterapia, especialmente en la línea de internet (Wikipedia, página Web, etc).

Sabemos que varias de las Asociaciones que pertenecieron a FEAP casi desde sus orígenes, han dejado de pertenecer a FEAP, y no vemos en el proyecto para la nueva etapa que se plantee un nuevo acercamiento para que vuelvan a pertenecer. ¿No consideras que esto pueda ser importante para FEAP?

Todas las Asociaciones que han pertenecido, pertenecen y puedan en el futuro pertenecer a FEAP son, sin lugar a ninguna duda, importantes para la misma; pero también conviene recordar que ninguna por sí sola es indispensable, pues lo verdaderamente importante en la Federación es el conjunto de las Asociaciones. Por supuesto que lamentamos profundamente que alguna de las Asociaciones que iniciaron con nosotros el recorrido, hayan abandonado el proyecto de inicio y tomado una dirección paralela, pues no deja de ser una pérdida importante; pero por la información que yo tengo, no creo que FEAP haya sido culpable, ni haya  tenido demasiada responsabilidad en el cambio de dirección que se ha producido en esas Asociaciones que nos han abandonado. Considero que FEAP sigue fiel a sus principios y objetivos, y creo que así debería continuar. Si alguna de las Asociaciones quisiera volverse a unir a nosotros y sigue cumpliendo los requisitos que requerimos, no debería haber mayor problema en que eso se llevase a cabo.

En las facultades de medicina o de psicología, si preguntas a un estudiante ¿conoces lo que es FEAP?, lo más probable es que nos diga que no. También hay muchos psicoterapeutas que están trabajando sin pertenecer a ninguna Asociación y por lo tanto tampoco a FEAP. ¿Qué les dirías a estas personas?

Lamentablemente creo que es cierta tu suposición y me temo que somos muy poco conocidos en el ámbito universitario general y, lo que es más triste, también en el de nuestras Facultades de Medicina y Psicología. Este es un problema que deberíamos de resolver y de hecho es uno de los que figuran en nuestra agenda para tratar de resolverlo. Respecto a los psicoterapeutas que estén trabajando como francotiradores sin pertenencia alguna, estoy convencido de que están desarrollando adecuadamente su función en el caso de que tengan la formación correcta, pero creo que se pierden la faceta asociativa, que enriquece notablemente el conocimiento y la información, lo que es una auténtica lástima.

¿De verdad merece la pena asociarse? ¿Cuál es la contraprestación?

El ser humano adulto es un individuo capaz de pensar, de sentir, de esforzarse y de trabajar por sí mismo, pero también depende en mayor o menor grado de los demás y le conviene asociarse con otros, ya sea para proveerse de alimento, fabricar cosas de utilidad, o criar la descendencia. Así, aún cuando el hombre puede funcionar como un ser solitario y de ese modo procurar satisfacer sus deseos personales y proteger su intimidad, es también en gran medida un ser social, no sólo para mejorar sus condiciones de vida, sino para compartir y/o confrontarse con otros. La independencia es algo bueno, sin embargo el aislamiento no lo es; lo mejor es la interdependencia en la que caminamos hacia la autosuficiencia, pero sin negar la necesidad de una cierta dependencia, evitando en todo momento caer en el aislamiento.

Debemos tener muy presente que en la formación de la identidad de un psicoterapeuta entran en juego un alto número de factores, entre los que figuran desde el clima cultural de la época en que se forma, pasando por la personalidad de los maestros y compañeros, hasta los seminarios teóricos y las lecturas que le han sido recomendadas, o que por sí mismo encontró. En el proceso de la formación profesional del psicoterapeuta debemos de aspirar a liberar al candidato de aquellas identificaciones profesionales que lo dotan de una excesiva rigidez, así como del aferramiento irracional de las mismas a su personalidad, despejando de esa manera el camino para que se puedan producir nuevos componentes identificativos, así como la reorganización y maduración de las identificaciones primitivas. La pluralidad de vivencias experimentadas a través de los diferentes requisitos formativos, se debe conseguir integrar en un sistema en el que se va generando la significación de uno mismo como profesional, cuya significación debe  trascender la múltiple cadena de identificaciones del yo, para dar como resultado una operación de composición interna, de mitopoyesis, que produce la evidencia de  uno mismo como profesional, y que nos permite compartir opiniones con unos y contraponernos a los otros. La mayor parte de esos múltiples factores se transmiten a través de la institución en la que el candidato realiza su entrenamiento, razón por la cual la estructuración y organización de esas instituciones formativas, adquiere una trascendental importancia en el logro de la identidad psicoterapéutica.

Mira y López dice que “la necesidad de pertenecer a un grupo básico de identidad es universal y los psicoterapeutas no escapamos a ello, por lo tanto buscamos formar agrupaciones que, como toda agrupación humana, a la vez que  va adaptándose a su medio, lo va modificando y se lo va representando, mientras que simultáneamente intenta controlarlo de forma tal que pueda servir a sus intereses. Las agrupaciones necesitan compartir una mínima homogeneidad y en nuestro caso también principios teóricos comunes, pero en mi opinión, la identidad como psicoterapeuta es algo más trascendente y global que la mera identidad profesional, es algo que va mucho más allá que una forma de trabajo, siendo más bien un talante, una forma de ser y de ver. Creo que el deseo de comprender en general, y en particular el deseo de comprender a los demás a través de uno, y de comprenderse a uno mismo a través de los otros, es consustancial con la identidad psicoterapéutica. Las agrupaciones de psicoterapeutas deberían de tener entonces muy en cuenta que, si bien es necesaria una cierta homogeneidad, un exceso de la misma puede dejar muy poco espacio para la individualidad, la originalidad y la creatividad; y no es menos cierto que un exceso de la heterogeneidad puede plantear una amenaza de la identidad psicoterapéutica, pero que esta necesita una dosis no excesiva de la misma.

Sin olvidar que el psicoterapeuta necesita para identificarse como tal, adoptar unos principios teóricos básicos con los que debe mantener un grado de afinidad que permita una participación fundamental de los mismos en su quehacer terapéutico, debemos de evitar el peligro de que ello lo encasille en un fanatismo teórico y lo mantenga en una actitud acrítica, escayolándolo funcionalmente, e impidiéndole que emerja su autonomía y creatividad en el ejercicio de la actividad profesional, así como que aflore su individualidad en el terreno de lo personal.

Pero volviendo a tu pregunta, que me estoy enrollando mucho, la mejor contraprestación que puede ofrecer el asociacionismo es precisamente la de compartir puntos de vista, aficiones o profesión, pero también la de confrontarte con lo diferente, con lo distinto y así ayudar a tener una mejor conciencia de sí mismo. Decía Galileo Galilei: “Nada puedes enseñarle a un hombre: sólo puedes ayudarlo a que se descubra dentro de sí mismo” y en esa ayuda el otro resulta fundamental.No conozco en el ámbito de la psicoterapia una institución que resulte más útil para los psicoterapeutas en este aspecto, que lo es FEAP, por su equilibrada mezcla de homogeneidad y heterogeneidad.

Te deseamos que consigas  todos tus objetivos y que FEAP siga creciendo, avalando los criterios de calidad de la Psicoterapia en España y que cada vez sean más las personas que acudan a ella cuando deseen iniciar un proceso de formación en Psicoterapia.

 

Muchas gracias

Comparte

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Nº 146 Abril de 2014 - Año IX

ISSN 1989-2101

 
Enlaces de Interés
Suscribete a Bonding
Conoces también a...
Busca en Bonding