Escuchando mi intuición te encontré

01/02/2014

Llevaba tiempo explorando modelos terapéuticos humanistas porque sentía, sin saber ponerlo en palabras, que una relación auténtica de amor y respeto era el camino para la psicoterapia y el crecimiento personal.

Cuando fue el momento para mí empecé a conectar con indicios que me iban llevando poco a poco a realizar esta formación. Enseguida conecté con la «crianza con apego» que apoyaba el ayuntamiento en el que trabajaba, me di cuenta de la importancia que tiene esta teoría del ciclo vital para la salud emocional y comprendí que la psicoterapia y la curación tendrían que ir enfocadas en este mismo camino.

Así fue como encontré a Galene y contacté con Pepe, en su primera entrevista me sentí gratamente acogida. Recuerdo la pregunta: ¿Para qué quieres hacer este máster? Vaya, qué inesperado, pues no lo había pensado, sabía por qué, porque creía en la calidad humana de la psicoterapia y era lo que llevaba años buscando sin saberlo pero no me había parado a pensar en la finalidad, me gustó porque implicaba conseguir un objetivo. Lo que yo quería era entender a las personas desde un aspecto más humano para ayudarlas a sanar y permitirme evolucionar personal y profesionalmente.

Recuerdo una llamada que le hice a Pepe, percibía hándicaps en mi camino para realizar el máster, y tras nuestra conversación comprendí que la formación significaba un cambio personal importante en mi vida y eso me daba miedo, así que me armé de valor y con su apoyo tomé la decisión de seguir adelante.

Los primeros contactos con Galene me sorprenden gratamente, el ambiente que se respira es terapéutico en sí mismo, el aprendizaje es teórico-práctico, significativo y vivencial, el trato del profesorado es de plena confianza y aceptación incondicional en todo momento. Este modelo de enseñanza ha sido una experiencia única como alumna, un modelo educativo que considero elemental para el adecuado aprendizaje y tan necesario en nuestro sistema educativo.

La relación con los compañer@s se va construyendo hacia un apego seguro y eso nos da fuerzas para evolucionar, recuerdo en un trabajo emocional la importancia de la aceptación y el aliento del grupo para llenarme de energía y atravesar con valor el gran muro del miedo. La supervisión de prácticas con el apoyo incondicional y la calidad humana y profesional de Jesús ha sido también para mí un pilar importante para evolucionar profesional y personalmente.

En mi experiencia con Galene puedo decir que el trato humano que he respirado me ha permitido sentir la fuerza y el poder dentro de mí, ahora puedo decir, porque además lo he experimentado, que creo en el cambio auténtico desde un entorno humanista de aceptación, respeto y amor.

Gracias.

EP

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies