¿Qué sucede entre sesión y sesión? El proceso de terapia

05/03/2018

Lucrecia García-Atance Villalonga

Hace unas semanas, estábamos reunidos varios terapeutas y comentábamos que estar en terapia no consiste en tener una sesión a la semana. Una terapia no es la suma de las horas que has estado en consulta. Es mucho más.

Es reduccionista pensar que los cambios que buscamos suceden exclusivamente cuando estamos en sesión. En consulta exploramos las vivencias del paciente, escuchamos y atendemos a sus necesidades, marcamos una dirección. De tal forma que el paciente pueda CAMBIAR dentro y fuera de la consulta, lo que le genera o mantiene su mal-estar.

Los pacientes acuden a terapia presentando un mal-estar y nosotros estando con ellos a lo largo de su proceso terapéutico les acompañamos a alcanzar su bien-estar. Sin proceso esto no es posible. En terapia ESTÁS. ESTAR no es una cuestión aislada. La terapia no funciona cuando es intermitente. Por eso en la psicoterapia humanista integrativa se establece una frecuencia semanal, para que el proceso arranque y se desarrolle al ritmo del paciente y finalicé cuando se hayan alcanzado los objetivos terapéuticos, que se cristalizan en la vida del paciente, fuera de la consulta. Gracias al trabajo del paciente estando en terapia.

Estar en terapia implica un proceso cuyo marco está estructurado por una relación terapéutica.

Pensar que solo estamos relación con nuestros pacientes o terapeutas cuando los vemos en cada sesión, es una ilusión. Si estamos haciendo terapia, entonces formamos parte de una relación y la sanación está en proceso.

Así que una persona VA a terapia: una vez a la semana acude a la consulta durante 50 minutos y ESTÁ en terapia: la persona vive un proceso que no se detiene, ni salta de una semana para otra, sino qué es continuo, donde los cambios se van gestando dentro y fuera de sesión.

Ahora, volvamos a la pregunta inicial: ¿Qué sucede entre sesión y sesión?

Echad la vista atrás y mirad que es lo que os pasa a vosotros mismos entre sesión y sesión. Muchas veces lo tratado en la consulta con el terapeuta no tiene un fruto inmediato, más bien se macera (cómo diría una compañera mía) de camino a casa o durante la semana y de pronto te encuentras viendo una película que te señala algo y ¡zas! “Esto es lo que quería decir mi terapeuta/ esto es lo que me está pasando a mi”

En algunas ocasiones les digo a mis pacientes “esta semana fíjate en que momentos te sientes de esta manera (por ejemplo: culpable)” y entonces mis pacientes se fijan en cómo se sienten fuera de mi consulta. Este ejercicio que promueve la atención en sí mismos TAMBIÉN ES PARTE DE LA TERAPIA, no es un extra ni es un plus.

Lo que sucede entre una sesión y otra es que pones en práctica el permiso que has recibido para ser de una manera más fiel a ti mismo. Durante la semana te atreves a salir de tu zona de confort porque sabes que hay una persona que está contigo acompañándote en esa prueba y error, que inevitablemente ocurre fuera de terapia.

Los cambios a nivel profundo se integran lentamente, van calando a nuestro ritmo en nuestros hábitos y en nuestra forma de ser. Para realizar estos cambios con éxito es necesario acudir a consulta y darle una oportunidad a distintas perspectivas de emoción, conducta, pensamiento y trascendencia. Así un día estando en sesión, te observas y ves que hay muchas pequeñas cosas que has ido moldeando en tu vida y en ti mismo que te acerquen más a la mejor versión de ti mismo.

Lo que sucede entre sesión y sesión es cómo lo pintado en un lienzo por un artista, se va secando y los colores se agarran a la tela. Cómo lo que el escultor ha esculpido va tomando consistencia y va surgiendo la forma deseada. Cómo la idea del escritor que se convierte en una novela. Así como en el arte hay un proceso creativo en la terapia hay un proceso de transformación.

O sea que, cuando nos digan que el precio de la sesión es caro, explicadles a vuestros amigos, familiares o posibles pacientes que en el precio va incluido el proceso, no solo los 50 minutos de sesión.

Quizá de esta manera empecemos todos a darle el valor real, que tiene la terapia, nuestra profesión.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies