El coleccionista de noes.

01/04/2014

El coleccionista de noes

Existe una realidad externa, pero no tenemos medio de que se nos revele de modo directo y total, y así cada persona, en base a lo que ha vivido, elabora su peculiar imagen de la realidad.

George Kelly

La baja frecuencia de relaciones eróticas o la pérdida del interés erótico, por ausencia o disminución del deseo, es uno de los desajustes más comunes en las consultas de los profesionales de la sexología y además, uno de los fantasmas más temidos en los dormitorios de las parejas, que rápidamente es traducido como una prueba de desamor o desinterés por el otro.

A nivel erótico, el deseo es el componente motivador de la actividad, la búsqueda, el interés y la curiosidad, es la estimulación para iniciar o querer estar en una relación erótica, sea del tipo que sea. Hace referencia a aquellas sensaciones subjetivas específicas que nos mueven bien a buscar o bien a mostrarnos receptivos. Es vivido como una experiencia y es expresado a través de la necesidad de relacionarnos eróticamente. Asimismo, irá variando y construyéndose a lo largo de nuestra vida junto a nuestro devenir diario. La búsqueda de experiencias eróticas dependerá de la valoración que cada uno hacemos de nuestras biografía, de cómo nos sentimos, vivimos y percibimos como sujetos sexuados. Qué, cuánto, cómo y cuándo dependerán de la historia particular de cada persona, de sus experiencias pasadas y presentes.

El origen de la pérdida del deseo erótico, tendrá más que ver con causas psicológicas como el estrés, la depresión, la vivencia de nuestras experiencias; con físicas como la ingesta de determinados medicamentos y enfermedades; con sociales como la acumulación de obligaciones, una educación demasiado prohibitiva sobre la sexualidad; con dificultades relacionales como la falta de comunicación en pareja; o con el simple paso del tiempo, que con el desamor o el desafecto. Sin embargo, una y otra vez, cuando la falta de deseo aparece en la vida de una pareja, el no deseado sentirá que le han dejado de querer y que ya no es suficiente para el que ha dejado de desear.

Frente a un deseo sexual inhibido, nos encontraremos un malestar emocional profundo (el del no deseado) expresado con: “ya no me quiere”, “no le gusto”, “lo hago mal”, “soy el culpable”… que, en muchas ocasiones, y erróneamente no es atendido. Pensamos que si logramos que el no deseante vuelva a demandar interacciones eróticas el malestar desaparecerá; pero no suele ser así. El miembro de la pareja que ha estado coleccionando rechazos, que ha percibido que su feminidad o masculinidad ha sido cuestionada y que además, ha sentido que le han dejado de querer porque no gusta o no sabe hacer, no se sentirá mejor por el hecho de que el otro “ayudado” por un profesional comience a desearle. Habrá que trabajar además de con sus pensamientos, con sus sentimientos. Con esas sensaciones, que a pesar de que el problema ya no existe, me siguen acompañando y parecen estar grabadas en mi interior. Si nos limitamos a atender la demanda relativa al deseo (a la conducta o al pensamiento), estaremos obviando uno de los principios básicos de la sexología: en las relaciones eróticas lo importante no es qué hacemos ni cuánto, sino como lo vivimos.

Según mi experiencia, ante una pareja que acude a un profesional para elevar el deseo, además de modificar la interacción erótica habrá que trabajar con el rechazo, la pérdida, la culpa y la sensación de no ser suficiente de aquel que siente que hay algo en él que ya no vale para el otro y que en ocasiones es una creencia que le acompaña desde siempre.

ana-adanAna Adán

Psicóloga- Sexóloga
Número de Colegiada: M-22757
www.tuyopsicologos.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies