Cómo guiarnos en psicoterapia

01/07/2011

jose zurita

José Zurita

Hola a tod@s:

¿Qué necesita con mayor intensidad alguien que comienza a realizar un trabajo de gran responsabilidad como es la psicoterapia?

En Psicoterapia Humanista Integrativa no valen las recetas, aprendemos teoría, psicopatología, psicodiagnóstico, estrategias y técnicas terapéuticas para, después de integrarlas, poder olvidarlas y actuar fluyendo dentro de la relación terapéutica. No es fácil, y mucho menos para alguien que empieza y le surgen dudas, carencias de experiencia y de conocimientos; sobre todo cuando esa voz interna (PC-) comienza a decirnos cosas descalificadoras y negativas.

Por eso cuando ayer me levanté ante mis queridos alumnos que han completado tan brillantemente su aprendizaje en nuestra Escuela de Psicoterapia, quería decirles algo que les sirviera. No lo había preparado y, por tanto, seguro que estuvo lleno de carencias. Eso me ha llevado a escribir este texto completando algo lo que anoche no dije.

Hablé de la necesidad de tener una guía para trabajar cada día, que cuando comienzas echas mucho de menos, y les mostré la importancia de que esa guía sea la honestidad y la ética, en todo momento de actuación profesional. Les hablé de la importancia del AMOR en nuestra labor profesional; lo que nos les dije fue que cuando hablo de AMOR estoy refiriéndome al Amor en todas sus perspectivas. Amar a tu paciente, amarte a ti mism@, amar tu profesión, amar la vida y trasmitírselo a tu paciente, amar el amor y hacerlo protagonista de tu lenguaje y de tus relaciones, y que el amor sea una forma de vivir la vida, tal como escribí en el libro “Me gusta hacer el amor”, en mi dedicatoria a Macarena:

…. “A Macarena mi amor, fue ella la que me enseñó que hacer el amor es una forma de vivir la vida”

Sed honestos en vuestro trabajo y en el resto de vuestra vida. Haced de la honestidad y de la ética profesional vuestra guía y, si alguna vez tenéis delante algo que os tiente a saltar por encima, pensadlo bien, seguramente no merece la pena. La vida es larga y, por muchos beneficios aparentes o a corto plazo que nos pudiera traer, la decisión que nos aparta de nuestra senda de honestidad seguro que perderemos mucho más en el recorrido posterior.

Tampoco dije anoche que cuando estoy frente a un psicoterapeuta que comienza su profesión el mensaje que deseo trasmitirle es: …mejora tu confianza en ti mism@, cree en ti, confía en tu intuición, fórmate lo más posible y no pares durante toda tu vida profesional, supervisa con regularidad con tu supervisor y aprovecha cualquier oportunidad para hacerlo con los buenos supervisores que se crucen en tu camino. Aprende de todos y de todo. No te duermas. No des las cosas por sabidas, duda y llega a nuevas conclusiones. No te resignes, acepta la realidad y desde ahí cambia. No te olvides de quién es tu paciente (no lo son sus padres, su pareja, sus hijos ni sus amigos), vela siempre por sus objetivos y por su bien. Hazlo con gusto y con AMOR. Busca la incondicionalidad, tu trabajo es para tu paciente. Cada decisión, cada intervención, debe ser para su bienestar, no para el tuyo. Sé un profesional en cada momento. La vía profesional nos permite trabajar y recibir una compensación económica por nuestra labor, deja que esto se desarrolle en paralelo a tu relación terapéutica, que la permita y no la interfiera. No cambies el contrato a no ser que las dos partes estéis de acuerdo. Recuerda que esta profesión requiere de supervisión, pues es fácil mezclar el material del paciente con el propio del psicoterapeuta. Debes estar atento a estos peligros, pues a veces vemos las cosas de forma distinta por la implicación personal en la que nos encontramos.

Y para terminar lo que se me quedó anoche por decir fue:

“Sed los mismos dentro y fuera de la consulta. Cuando estéis con un paciente o cuando estéis con amigos o solos. Sed vosotros mismos, no actuéis, quitaos la careta, sed humanos, imperfectos y vulnerables. Disfrutad con lo que hagáis y transmitidlo, de todas formas no ibais a evitar las envidias tan frecuentes en esta vida. Emocionaos ante el mundo, no ocultéis vuestros sentimientos, es lo que nos hace auténticos, creíbles y, sobre todo, lo que nos permite VIVIR, y no sobrevivir.

Enseñad a VIVIR y a ser honestos a vuestros pacientes. Seguro que así os convertís en magníficos profesionales de la psicoterapia”. Espero que os guste el BONDING de este mes y lo difundáis entre vuestros amigos y colegas (animarles a suscribirse y así les llegará cada mes), ya sabéis que estamos permanentemente en www.bonding.es.

Un abrazo para tod@s,

José Zurita

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies