Cojin Pisado. Una Técnica de Trabajo Emocional

01/02/2018

Esta Técnica de Trabajo Emocional se me ocurrió pensando en varios factores: primero, en el espacio y recursos limitados que algunos terapeutas tienen en sus consultas o lugares de trabajo. En segundo lugar, en que podría facilitar el trabajo con las emociones a la hora de realizar sesiones por videoconferencia, en los que el terapeuta y el paciente no están en el mismo espacio. Y por último, en el paciente y sus resistencias, edad y condiciones físicas que éste puede tener a la hora de trabajar emociones, incluso miedo o vergüenza a la hora de realizar ejercicios emocionales que supongan mucho contacto a nivel físico para él, y para lo que aún no esté preparado. Esto puede pasar en ambos sentidos, siendo a veces el terapeuta el que no está preparado para realizar ejercicios emocionales más avanzados en contacto e intensidad, y éste le sirve como transición para encontrase cómodo.

Mientras pensaba en este ejercicio me acordaba de los niños que van en la sillita de paseo y se enfadan, en cómo muestran su enfado golpeando enérgicamente el suelo con sus piernas, alternando una tras otra mientras van soltando gritos, lágrimas y quejidos. Y siempre estaba en mi mente mi formación en Psicoterapia Humanista Integrativa y el trabajo emocional que se realiza, como las “patadas boca arriba” o pintarse la suela de las zapatillas deportivas, que podemos encontrar en el libro Técnicas de Trabajo Emocional en Psicoterapia (Zurita y Chías, 2016), que me sirvió como base de este trabajo y del tratamiento del trabajo emocional con la rabia, el miedo y el poder.

La técnica del “Cojín Pisado” la empecé a utilizar para sacar la rabia, pero me di cuenta que también podía ser utilizada para trabajar miedo, poder e incluso como facilitadora de la expresión verbal de las emociones mencionadas gracias al movimiento. En mi experiencia y formación como psicomotricista está la premisa de que el movimiento  favorece el habla y el pensamiento entre otras cosas. Andar, hablar y pensar son actividades interdependientes y parece que se desarrollan paralelamente, aunque según sea la edad predomine una antes que la otra y haya un orden de adquisición y manifestación. El foniatra argentino Quirós admite que el cuerpo y el SNC están involucrados en el proceso de la palabra, de esta manera el SNC participa en el lenguaje. Dice J. Ayres (1998) que a los niños les gusta correr, saltar, jugar y que quieren moverse porque la sensación de movimiento nutre su cerebro.

Para llevar a cabo la técnica lo único que necesitamos es un cojín cuadrado o rectangular, lo suficientemente grande y grueso como para que el paciente pueda poner sus pies cómodamente en él mientras está sentado en su silla de terapia, y que no se haga daño a la hora de pisar de manera enérgica. De esta manera el cojín funciona como objeto contenedor de emoción, sabiendo el paciente que ahí es donde se van a quedar las diferentes cargas que no quiere llevarse.

TRABAJO CON EMOCIONES

“Cojín Pisado” para rabia

El “Cojín Pisado” es un recurso a la hora de trabajar rabia, cuando el paciente contacta con esta emoción u observamos que hay indicios. El terapeuta puede hacer consciente al paciente: “parece por tu voz, o tus manos, que estás sintiendo rabia, ¿es así? ¿Puedes conectar con esa rabia y dejar que se exprese?” Le podemos ofrecer al paciente el cojín: “¿para ti estaría bien quitarte los zapatos y dejar esa rabia en el cojín?” “¿Puedes mover tus piernas mientras le vas poniendo palabra a esa rabia?” Algunos pacientes pueden preguntarnos cómo se hace eso, pueden presentar resistencias e incluso vergüenza. La ventaja que tenemos con el “Cojín Pisado” es que podemos servir al paciente de modelo (a través del aprendizaje modelado de Bandura), de esta manera al estar sentados delante de él podemos comenzar a dar patadas contra el suelo, y éste ver la manera en que lo hace el terapeuta, rompiendo la resistencia al estar los dos en lo mismo, mientras le animamos a que ponga palabra a esa rabia y la deje en el cojín.

El terapeuta sirve como modelo para trabajar la rabia

 

Es importante también que sintonicemos con el ritmo del paciente, ya que no todos son iguales y no todos necesitan dejar la rabia con la misma intensidad. Así le podemos ir preguntando si ese ritmo está bien para él. Cuando conozca el ejercicio ya lo podrá realizar él solo, incluso pedirlo.

Para algunos pacientes el hecho de descalzarse puede resultar un problema, porque en ese momento no se sientan a gusto descubriendo esa parte de su cuerpo. Cuando empecé a realizar este ejercicio avisaba antes a los pacientes diciéndoles que, si para ellos estaba bien, igual realizábamos un ejercicio emocional donde teníamos que estar descalzos o en calcetines; aun así ellos decidían si querían realizarlo o no.

“Cojín Pisado” para miedo

Para esta emoción me he inspirado en la postura corporal que adquiere mi terapeuta cuando ha trabajado conmigo el miedo en consulta y no en sala de trabajo emocional. La diferencia es que aquí incluimos el cojín. Acompañamos al paciente a encontrar la sensación corporal sentida (técnica de Focusing), referida ésta a las sensaciones corporales que están conectadas a experiencias de vida, reales o imaginarias. De esta manera el paciente puede ir localizando el miedo en su cuerpo. El terapeuta está a su lado acompañándole.

Tenemos diferentes grados de contacto dependiendo del vínculo y de la decisión del paciente a la hora de entrar en contacto; así se puede acompañar acercando la silla, o coger las manos, o abrazar al paciente en su silla (el terapeuta se pone a un lado de la silla con un cojín en las rodillas abrazando al paciente, o cogiéndole las manos).

Mientras el paciente va elaborando el motivo de su miedo y dejando salir éste a través de sus pies, es muy importante que el terapeuta sostenga ese miedo desde una posición de Padre Nutritivo, dándole la seguridad de que nada malo va a ocurrir, para que vaya dejando salir esta emoción. Si la sesión se realiza por videoconferencia, el paciente puede autoabrazarse sintiendo la protección y energía del terapeuta, siempre que se haya establecido un vínculo fuerte.

Diferentes posiciones del terapeuta

para trabajar el miedo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta forma de trabajar el miedo puede ser satisfactoria para realizar un trabajo profundo de esta emoción. Este miedo se va quedando en el cojín y le decimos que ya no se lo lleva.

También se pueden trabajar así sensaciones que el paciente siente como negativas (ansiedad, angustia, nervios, etc.), de la misma manera y desde la sensación sentida. Además es un ejercicio bueno para personas de edad avanzada o con alguna limitación física, que no puedan realizar un ejercicio más enérgico, ya que esta técnica se mueve entre lo físico y lo simbólico de dejar en el cojín la carga que la persona lleva.

“Cojín Pisado” para poder

En la Psicoterapia Humanista Integrativa el poder es entendido como sentirse capaz de lograr algo que nos motiva y que nos mueve. Para trabajar con el “Cojín Pisado” partí de un adolescente que tenía en consulta, me contaba cómo su profesor y el jefe de estudios no creían que fuera a sacar el curso; éste tenía la sensación de que nunca habían creído en él. Le pregunté si se quería quitar los zapatos para hacer un ejercicio y me dijo que sí.

Le puse el cojín debajo de sus pies y le pregunté si podía dar pasos simulando a los militares cuando desfilan, con esa fuerza y esa decisión (los militares que marchan en un escenario público hacen ostentación de sus armas, disciplina, medallas y toda la parafernalia que comunica a los demás que son una fuerza temible e invencible). De esta forma, le dije a mi paciente adolescente que contactara con todo lo que había conseguido a lo largo de su vida académica, y que imaginara que detrás de mí estaban esas dos figuras a las que él les iba diciendo: “yo puedo”; así con cada patada les decía: “yo puedo”, y espontáneamente comenzó a decir también “no vais a poder conmigo” “lo voy a conseguir”.

En cuanto a la forma de visualizar las personas u objetos sobre los que el paciente quiere manifestar su poder, se puede realizar de diferentes maneras: imaginando, pintando, simbolizando, etc. convirtiéndose así en un trabajo de poder de menos a más elaborado.

El terapeuta sirve como modelo para trabajar poder

El “Cojín Pisado” es una técnica que se puede conjugar con otras, y ser un facilitador y contenedor de la emoción en un momento determinado que se necesite. Un paciente, después de realizar el ejercicio, me preguntaba qué hacía luego con el cojín, yo le decía que lo ponía al sol como fuente limpia de energía, para que así se transformara en energía renovada, y así lo hago.

Mi cojín renovando energía

 

Este trabajo está dedicado a mis maestros en trabajo emocional: José Zurita y Macarena Chías.

 

Alicia Gadea Vidal

Psicóloga-Psicoterapeuta y Educadora Social

 

 

 

Ilustradora: Raquel Ferro Fernández

BIBLIOGRAFÍA 

  • Ayres, J. (1998). La Integración Sensorial y el Niño. Trillas
  • Módulo 6: Los 5 niveles de Intervención. Relación Terapéutica y Técnicas Básicas. Madrid: Instituto Galene de Psicoterapia, 2016
  • Salvador, M. (2016). Más allá del yo: encontrar nuestra esencia en la curación del trauma. Eleftheria.
  • Santrock, John W. (2011). Psicología de la Educación. Mc Graw-Hill.
  • Zurita, J. y Chías, M. (2016) Técnicas de trabajo emocional en Psicoterapia. Madrid: Editorial Niño Libre

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Nelson dice:

    Muy bonito e interesante. Gracias Alicia por compartir esta ingeniosa técnica.

  2. Andrea dice:

    Se adapta muy bien a las limitaciones de espacio que muchos tenemos en nuestras consultas. ¡Gran idea! Muchas gracias Alicia por compartirla.

  3. Elena dice:

    Muchas gracias por compartir

  4. Alicia dice:

    Muchas gracias Elena por leer mi trabajo.

    Un fuerte abrazo
    Alicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies