Bonding

01/02/2018

Bonding es amor vida y presente, es lo que ocurre entre lamento y lamento, es lo que anhelan los que viven en la queja y huyen del contacto.

Yo lo tengo claro, prefiero tenerlo cerca y que haga de vivir algo cotidianamente intenso.

Crecí conociendo el término, en mi casa se hablaba del Bonding y no me creaba dudas…

Era el sonido del abrazo, eso que se escucha únicamente cuando hay silencio y el abrazo es intenso, de esos que querrías que fuesen eternos… Mismo sonido al soñar despierto, cuando cierras los ojos, sabes lo que quieres y sientes que puedes. Ilusión y sueños. Amor que dar y recibir, a ti mismo o al otro…Ahí hay Bonding!

Ya de adulto descubrí que ese sonido era el aire pasando por las trompas de Eustaquio al hacer un valsalva… Datos técnicos totalmente innecesarios cuando de lo que estamos hablando es de sentir plenamente, al contactar estando en el presente.

Ruido producido por energía, intensidad, abrazar y ser abrazado, tocar y ser tocado… Bonito vicio del que abusar sin culpa. Seguir en la austeridad de Bonding es una opción válida y respetable como pueda ser el aislamiento como forma de gestionar la fobia social, pero desde mi experiencia no es la opción que más recomendaría.

Abracémonos, toquémonos, besémonos y amémonos mientras mi libertad y la del otro nos lo permitan… A partir de ahí, respeto absoluto para no dar o recibir.

 

 

Guillermo Zurita

Médico y Psicoterapeuta Humanista Integrativo.
www.galene.es

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies