Aprovechad el verano para acercaros a vuestros hijos

01/08/2017

Las vacaciones son un momento ideal para que la vida familiar sea más relajada y encontremos momentos para el diálogo y la comunicación entre todos. Es un buen momento para que los niños aprendan cosas cotidianas como por ejemplo, a muchos niños les gusta cocinar. Si junto a su mamá preparan una tarta u otra receta que implique seguir pasos en cierto orden, entienden y retienen secuencias, es decir, que primero se hacen determinadas cosas para luego poder hacer otras.

En verano podemos hacer una vida de familia más tranquila, buscar momentos para el diálogo y promover la comunicación, ahora que el trabajo y el colegio o el instituto no son el principal centro de atención. Esto ayudará a crear unos vínculos afectivos más estrechos así y un clima más relajado y fácil que durante el resto del año, cuando las obligaciones de chicos y mayores dejan menos tiempo libre para ello.

Cualquier actividad familiar puede servir para aprender algo. Lo importante a la hora de enseñar es adaptarla al nivel del niño. Ir al supermercado es algo que todas las familias hacemos. Los preescolares pueden ensayar ayudando a buscar cada producto. Por ejemplo, chocolate, leche, la fruta. Los adolescentes por su parte, podrían hacer la compra solos Y así refuerzan su responsabilidad a la vez de estar solos un rato (que también puede ser bueno para ellos). Harán la compra tratando de ajustarla a un presupuesto determinado, lo que les puede ayudar a manejar el dinero de una manera adecuada y a darse cuenta de lo que en realidad cuestan las cosas.

Los padres pueden ser modelos del empleo del tiempo libre. Por ello, tener formas saludables de ocupar el tiempo y permitir a nuestros hijos participar en ellas, es una buena forma de iniciar aficiones en el hijo, que quizá después retome cuando sea mayor. Poder iniciarse en un deporte con los hijos aprovechando el verano es una forma maravillosa de compartir con ellos momentos, experiencias y algo mas…

El juego es un instrumento privilegiado de expresión para el niño, a través del cual podemos tener el “contacto profundo” tan necesario para mantener una buena relación con los hijos. Podemos diseñar juegos “a medida” para que en este verano nuestra relación padres-hijos salga mas estrecha, mas profunda. Dependiendo de la edad de nuestros hijos los juegos serán unos u otros (existen muchos libros de juegos que nos pueden ayudar) pero lo importante es que sirvan para contactar con ellos, para unirnos.

Para todos los niños es de gran importancia sentirse exclusivos en algún momento determinado para alguien. En verano podemos buscar esos momentos para que cada uno de nuestros hijos sean “hijo único”, para uno de los padres. Una actividad bien pensada para que encaje con la personalidad de nuestro hijo, que él o ella puedan sentirse el “único”. Desde acompañarles a un recado para es que su ayuda sea “imprescindible”, ayudar a una reparación doméstica, irse los dos a una película “especial”, etc.

ORIENTACIONES

Utilizar actividades cotidianas para que tus hijos aprendan y que vuestro vínculo se fortalezca.

Fomentar el diálogo en la familia. Hablando de temas cotidianos, de temas importantes, contándoles anécdotas, chistes, historias, etc.

Mantener un diálogo sincero y cercano, en el que padres e hijos puedan expresar sus opiniones, sus sentimientos positivos o negativos, sus críticas… favoreciendo el intercambio de sentimientos, emociones y experiencias.

Darles autonomía e independencia crecientes, permitiéndoles asumir progresivamente responsabilidades (hacer la compra, poner la mesa, organizar un día de ocio).

Crear espacios de exclusividad donde cada hijo se sienta único e importante para vosotros y que la relación de tu a tu se fortalezca.

Disfrutar juntos del ocio y tiempo libre os ayudará también a vosotros a sentir que este verano si habéis descansado.

Potenciar el gusto por la lectura, la expresión artística (adecuada para expresar sus vivencias), las manualidades, la fotografía, talleres de crecimiento personal…

Lograr que amplíe sus relaciones sociales y que estas sean satisfactorias. Realizando voluntariados, practicando deportes.

… y lo más importante: recordad que para que vuestros hijos crezcan saludablemente lo más importante es que vuestro modelo sea real, sano y positivo.

Instituto Galene (Mayo 2007)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies