Amor propio

01/07/2015

La semana pasada estuve escribiendo en mi blog sobre la autoestima y lo que podemos, como padres y madres, hacer para que nuestros hijos se sientan seguros, amados y tengan confianza en sí mismos. Y esa misma semana, un día después de mi despliegue literario, me equivoqué

La semana pasada estuve escribiendo sobre la autoestima y lo que podemos, como padres y madres, hacer para que nuestros hijos se sientan seguros, amados y tengan confianza en sí mismos.  Elocuentemente describí todas las maneras en las que podemos favorecer que los niños se sientan amados y puedan reconocer su valor esencial. Hablé sobre cómo acompañarlos en sus errores, amarlos en sus fracasos e imperfecciones.

Y esa misma semana, un día después de mi despliegue literario, me equivoqué

Olvidamos que no podíamos sacar el carro, y nos encontramos entonces sin una clara manera de transportarnos, muy cerca en tiempo y lejos en distancia, de la primera muestra de guitarra de Eloísa. Una muestra más importante en símbolo que cualquier cosa.

Se vino la avalancha de autocrítica. Una avalancha fuerte y poderosa. Arrasadora. Contundente.

¿Cómo soy tan bruta? ,¿Cómo puede olvidarse algo tan obvio? , ¿Cómo se nos hizo tan tarde? , ¡Le fallé! , ¡No vamos a llegar! He aquí un gran trauma de su vida.

No había espacio para nada más.

Todas las alertas se activaron para recibir semejante amenaza de destrucción.  El ambiente tenso y pesado se fue espesando, nublando cualquier posibilidad de claridad mental. Allí estábamos todos, ansiosos y angustiados, impacientes y afanados, emprendiendo una carrera que sabíamos ya perdida.

Yo, esperando el milagro de que el tráfico Bogotano nos abriera su paso, para que Eloísa pudiera llegar al escenario.

¿Ya vamos a llegar?,  ¡Estamos muy lejos!  – decía ella nerviosa, llorando por su frustrado evento. Por lo que, por supuesto, me sentía peor.

Al menos eso creía yo.

¡No te preocupes! Vamos a solucionarlo. Intentaba consolarla, mientras Nicolás me consolaba a mí, y  buscábamos, en medio de la imposible situación, soluciones.

De pronto algo pasó. No sé muy bien qué, pero todo empezó a moverse en cámara lenta y me vi.

Todo eso que había escrito apareció en mi mente como un regalo a mi misma y me di cuenta de lo poco amorosa que estaba siendo conmigo. En ese momento y siempre. Lo poco que me permito equivocarme. Las frases hirientes que me repito. La tensión y angustia a las que me someto. Como si de alguna manera tratarme así compensara el error, o disminuyera la culpa, porque si me siento suficientemente mal me señalarán menos y recibiré el castigo que merezco.

Algo así como, – mi mamá no alcanzó a llevarme, pero al menos se siente muy mal-.

Si me siento mal, le muestro (y me muestro)  que me importa.

¿Es eso lo que quiero enseñarle? ¿a demostrar amor lastimándose a sí misma?

Internamente algo cambió. Tal vez  me abrí al amor.

El espesor empezó a alivianarse, empezamos a cantar y vinieron frases más amables.

-¡Ya llegaremos y veremos qué solución encontramos!, Los abuelos ya nos están esperando y yo tengo muchas ganas de oírte tocar.

Creo que las frases fueron lo de menos. La que estaba cargando de gravedad la situación era yo. Las lágrimas de Eloísa no eran más que producto de un ambiente que yo estaba generando. Ella al final quería estar con nosotros y tocar su guitarra. Lo demás poco le importaba.

Eloísa, me equivoqué. Eso a veces me pasa. Estoy haciendo lo mejor para solucionar mi error. Lo siento.

Todas las excusas, las críticas a la ciudad, las justificaciones que nacen de la angustia por aceptar el error, todo se esfumó.

Quedó el momento presente. La aceptación. La honestidad, El reconocimiento.

El amor incondicional que tanto profeso.

Que se irradia y se contagia.

¿Puedo acaso enseñarles a mis hijas a amarse cuando ven en mi tanto maltrato hacia mi misma?

¿Pueden ellas permitirse el error cuando ven la manera en que me castigo?

¿O estar centradas en el presente cuando yo traigo constantemente la angustia del futuro?

¿Y acaso no merezco yo todo el amor que pretendo darles a ellas?

Llegamos… tarde… Y Eloísa llegó tranquila, segura, se presentó con otro grupo como si nada estuviera pasando.

Y yo aprendí algo muy grande:

El amor propio.

Puedes leer el artículo original aquí

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies