Amadas Hijas: Somos magia

03/01/2018

Amadas Hijas,

Esta carta les llegará este año a través de Papá Noel.

Me he preguntado si eso es mentirles. Saben bien que me gusta hablarles con la verdad.

Sin embargo, comprendí que Papá Noel no es una mentira. Es simplemente la voz de un aspecto nuestro que es profundamente verdadero.

Es la voz de nuestra magia.

Y Amadas Hijas,

Somos magia.

En Navidad, fecha con la que tanto me peleo a veces, ésta magia cobra vida, y nuestra luz interior renace, (o lo que es lo mismo,  la recordamos)

Es una celebración de los niños sobretodo, porque  ustedes comprenden naturalmente esta verdad. Y jugar este juego nos permite a los adultos entrar en un mundo tantas veces olvidado.

Lejos de mentirles, es abrir la puerta a verdades ocultas, que se abren espacio a través de símbolos, historias, imágenes, maestros, tradiciones y seres de todas las culturas para seguir transmitiendo un mensaje que todos han sabido siempre.

Así que acá están estas letras, desde mi Papá Noel interno.

Eloísa y Matilde,

Isabela, la Elfa que vive en su casa, cada noche de diciembre ha venido a contarme de ustedes, su familia, su manera de vivir y sus gustos.  Ha estado muy feliz haciendo travesuras y haciéndolos reir.

Ella me contó que les gusta mucho la magia. Las hadas, los unicornios, alicornios y pegasos. También los magos. Me contó que muchas veces se preguntan si es que existen de verdad.

Ha visto que están felices viendo Harry Potter y que intentan hacer trucos todo el día. ¡Me dijo que quieren ir a una escuela de magia, de las de verdad!

Todo esto me hizo pensar que es hora de que tengan su propia caja de magia, para que empiecen a practicar la magia que habita en ustedes.

Asi es, Eloisa y Matlde, la magia no la tienen estos objetos y criaturas de la caja. La magia son ustedes y está en todas partes.

Miren a su alrededor y se darán cuenta. Observen las plantas crecer o a un bebé creado en la barriga de su mamá. El calor del sol, la belleza de la luna, el sonido del mar. Ustedes conocen el poder del abrazo de un amigo, de un beso de mamá o de un baile matutino con papá.

Todos somos magia. La magia está en todas partes.

Cuando lo recordamos y hacemos uso de esa magia todos podemos hacer cosas impresionantes.

Presten atención y verán personas que han llegado hasta la cima de las montañas, el fondo del mar, han encontrado la manera de volar por los aires y de ir al espacio, a cuevas, desiertos y los más recónditos lugares.

Cada año se superan los limites impensables, se inventan lo que se creía imposible, superan obstáculos invencibles.

Magia pura.

Contemplen el mundo y maravíllense con los millones de variados objetos, construcciones y obras de arte. Todas creaciones que salen del mundo de la imaginación al mundo material gracias a los poderes que todos tenemos.

Se han preguntado tantas veces si es que algo es real o es de la imaginación.

Amadas niñas,

Real no significa que se pueda tocar o percibir con los sentidos físicos. Eso es solo una pequeña parte de la realidad.

La realidad la crean ustedes, de tantas, tantas maneras! Lo que es real es eso que existe para ustedes y la manera en como lo experimentan.

Por eso cada persona vive su propia realidad. Así estén en el mismo lugar.

Esa es la razón niñas, de que aunque las dos vean la misma película en cine, ambas cuenten historias tan diferentes. O que con los mismos materiales las dos puedan hacer algo tan distinto.

O que cuando pasa algo, así ambas lo vivan no se sienten igual.

Asi es. La realidad de cada uno es una mezcla de sus pensamientos, emociones, percepciones y sensaciones.

No hace falta que se preocupen tanto por si algo es real o no.

¡Simplemente vivan! Y vayan transformando esa realidad según necesiten.

El universo es magia. La existencia misma es mágica.

Basta con hacer una pausa y quedarse quietecitas con su corazón abierto y plena atención para experimentarla y recordar sus poderes.

La verdad es que no necesitan ninguna caja de magia. En ustedes está la magia. Ustedes son la magia.

De todas maneras como esta vida es juego, los objetos mágicos nos ayudan a potenciar esa magia, es decir a hacerla mas evidente y poderosa.

Aprender a ser mago es recordar esto que les cuento y lo más importante: aprender a ser mago es saber usar esos poderes.

Necesitan saber bien para que quieren usarlos y que es eso que van a crear o trasformar, porque son ustedes mismas quienes tendrán que hacerse responsables de sus creaciones. Es su propia vida la que está en sus manos, así que un buen mago debe usar su inteligencia, sabiduría , intuición y sobretodo su corazón.

Ya irán aprendiendo a sentir su poder interior y usarlo para todo tipo de creaciones. Ya lo hacen de muchas maneras, solo que ahora sabrán como es que funciona ese poder.

Los objetos y elementos del mago son como sus ayudantes.

La varita les ayuda a enfocar su poder en un solo lado

Las palabras mágicas, potencian la energía de su interior.

Los polvitos mágicos llenan de amor lo que tocan

Los amuletos activan nuestro corazón.

Las hierbas traen la magia de las plantas

Y las estatuillas el poder de todos los seres

Las velas, nos recuerdan el poder del fuego y la luz que nos habita

El incienso el poder del viento

Las piedras y cristales el poder de la tierra

Los rocíos mágicos el poder del agua.

Los mandalas nos llevan a nuestro centro, lugar donde habitan los poderes

Amadas niñas,

Que en esta Navidad experimenten esa luz infinita que son y recuerden la magia del universo que vive en ustedes. Llévenla a su corazón y disfruten de todas sus creaciones.

Las amo

Papá Noel

Ana Maria Constain
Publicado en Blog: Crianza y Gestalt

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies