¡Acéptate y cambia el mundo!

01/11/2016

José Zurita

José Zurita

Si de verdad quieres cambiar el mundo, tendrás que empezar por cambiar tu mismo. El primer paso será aceptarte y para esto previamente deberás conocerte, descubrirte en profundidad y asumir que eres cómo eres. Aceptarte para después decidir qué quieres cambiar de ti y qué quieres que mantener.

Llevas toda tu vida contigo pero … ¿te conoces bien? Para cambiar necesitarás conocerte y después decidir qué es lo querrías modificar de ti mismo. Los investigadores Joseph Luft y Harry Ingham, crearon un concepto esquemático al que llamaron “La ventana de Johari” (juntando las primeras letras de sus nombres de pila) en el que muestran cuatro espacios de conocimiento en función de quien sea el observador: el Yo o los demás.

Como ves en el gráfico quedan cuatro cuadrantes en función del enfrentamiento de lo que es conocido por el yo y por los demás.

Ventana de Johari

Área libre o abierta: El primer cuadrante (espacio superior izquierdo) incluye todo lo que conocemos de nosotros mismos y lo que los demás conocen de nosotros. Las cosas que son evidentes (género, raza, color de piel, color de ojos, todos los datos externos físicos y comportamentales). También estará todo lo que comunicamos abiertamente a los demás tanto directamente como a través de las redes sociales y otros medios.

Área oculta o privada: Es la parte inferior izquierda. Incluye todo lo que yo conozco de  mi y que los demás ignoran de mi. Emociones, experiencias personales íntimas, mis vivencias, mis secretos,… Aquí estará todo lo que yo conscientemente no comunico a los demás. Quizás en esta área se alojen los contenidos que más pueden dificultar la propia aceptación.

Área ciega: En la parte superior derecha. Aquí se refleja lo que es desconocido para mi y que los demás si conocen. Es lo que nuestros amigos saben de nosotros. Todos comunicamos a los demás de forma inconsciente datos que los otros registran y que no nos comunican.

Área desconocida: En el cuadrante inferior derecho, incluye todo lo que cada uno ignoramos de nosotros y que los demás también desconocen. Aquí estará todo el mundo inconsciente. Todo el entramado de contenidos inexplorados que son tan importantes para la vida y que desconocemos. Para descubrir al menos una parte, nos puede ayudar una psicoterapia profunda ya que de la mano de un buen profesional, podremos acceder a descubrir material personal tremendamente importante.

Si la tarea es conocerte, “la ventana de Johari” puede ser una herramienta para ampliar tu propio conocimiento de ti mismo. Aún así, como ves, siempre quedarán ciertos contenidos ocultos a la vista de todos y que solo a través de una psicoterapia profunda podrás descubrir.

De todo lo que forma parte de ti, habrá muchas cosas que te gustan y no querrás reemplazar. Te identificas con ellas y no quieres dejarlas fuera. Sin embargo habrá otras que si que podrás cambiar, al menos enfrentarte a ellas y hacer una toma de conciencia de lo que sí quieres eliminar.

En esa búsqueda de ti mismo, te encontrarás con material no resuelto que forma parte de la “mochila” que cada uno llevamos a nuestra espalda y que interfiere con nuestra percepción de la realidad. Será bueno identificarlo pues con toda probabilidad formará parte de “eso” que querrás cambiar.

Pongamos que ya has conseguido una buena idea de quién y de cómo eres, también  de lo que no te gusta de ti y por tanto quieres cambiar. Ahora viene el paso más importante antes del cambio: Aceptarte. Sí, reconocer que así eres y que aunque no te guste todo lo que ves, asumes que esa es la realidad o mejor dicho tu realidad personal. El reto es aceptarte tal y como eres. Poder quererte así, con tus defectos y tus virtudes. El pack completo es tu “YO” y como tal debe ser aceptado para poder cambiarlo.

Parece una chorrada pero tiene su miga. Piensa que si no te aceptas, en una parte estarás negándote o negando parte de la realidad. Tu eres el que eres. Eres como eres. Para dar el paso del cambio tendrás que admitir que eso es así. Entonces y solo entonces podrás comenzar el proceso de cambio. Fritz Perls, el padre de la Gestalt decía que la sola toma de conciencia ya es terapéutica. Con la aceptación, el cambio estará en marcha.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies